CINE

Jorge Nasser repasa su vida y su carrera en un documental

El camino de siempre recorre la historia del músico de Miami hasta Nashville.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nashville: el circuito transcurrió en "la ciudad de la música y Montevideo. Foto: Difusión.

Afines de 2016 se estrenará en las salas de cine el documental protagonizado por Jorge Nasser El camino de siempre, una obra que nació como un regalo entre amigos.

A cargo de la dirección está Julio Sonino, actual vicepresidente de producción del canal de fútbol Gol TV. Sonino comenzó su carrera como camarógrafo de Monte Carlo TV, y desde ese lugar se vinculó a las bandas protagonistas de la explosión del rock posdictadura. Fue, junto a Guillermo Peluffo, uno de los primeros realizadores de video- clips en Uruguay, entre ellos el del tema Avril, de Los Estómagos, No me rompas más los cocos, del Cuarteto de Nos, y Lluvia de amor, de Níquel.

Con Níquel afianzó una relación laboral. Dirigió varios de sus videos (el más recordado tal vez sea el de Candombe de la aduana), y después de un tiempo siguió trabajando con Nasser, citándolo como compositor para distintas cortinas de programas televisivos. "En el plano profesional, nosotros nacimos juntos. Y con Jorge empezamos a los tiros", dice entre risas: "Siempre cuento la anécdota de que el primer video lo editamos juntos, y en la isla de edición estábamos solos y afuera cada uno llevó a sus escuderos. Tuvimos muchas discusiones, incluso te digo que esa primera jornada duró ocho horas de trabajo y editamos solo 10 segundos".

Sonino cuenta, con buen sentido del humor, que en otras oportunidades llegó a abandonar los proyectos por no ponerse de acuerdo con la visión de Nasser. "Pero la tensión entre ambos fue cediendo y un día nos dimos cuenta de que nos queríamos mucho. Ahora nuestra amistad es de hermanos", asegura.

Caminos cruzados.

A comienzos de los años 2000 la vida de estos amigos cambió: uno se mudó a Miami y el otro decidió lanzar su carrera solista. "Desde ese momento tuvimos un contacto permanente, charlábamos mucho sobre su viraje hacia la milonga, y le conté que en Estados Unidos la música country es un imperio mucho más grande de lo que podíamos suponer: es la mayor industria musical local, y fuimos quedando enganchados con eso".

En las llamadas telefónicas empezó a sonar cada vez más seguido el nombre de Nashville, la capital de Tennessee, conocida como "la ciudad de la música". "Entonces sucedió algo inesperado, que fue la enfermedad de Jorge. A raíz de un dolor de espalda le descubrieron una malformación congénita en la columna que le trajo un grave problema de salud. Llegó un punto en que si no se operaba corría el riesgo de quedar paralítico; imaginate lo que es para un músico no poder mover los brazos. Yo lo acompañé mucho en esos momentos, cuando le estaba empezando a costar incluso levantar la guitarra, y cuando te enfrentás a esos golpes, la vida te sacude".

Sonino le prometió a su amigo que si todo salía bien, lo llevaba a Nashville. Nasser le retrucó: "Me dijo que sí, pero que íbamos por carretera y en un auto descapotable". Un año después, en noviembre de 2014, cumplió la promesa.

En la ruta.

El punto de reunión fue Miami, y desde allí el plan era manejar hasta Nashville, recorriendo distintas ciudades que quedan por el camino. "Pero yo sentía que a raíz de la enfermedad lo había conocido todavía más, y pensaba este es un artista con muchos demonios, pero también es un gran hombre, un tipo inteligente, honesto, un gran padre, un hombre con ideales y con valores fundamentales, y le propuse filmar ese viaje y que me fuera contando su vida en el camino".

—Entonces querías que sus seguidores conocieran otras facetas menos populares de tu amigo

—Sí. Me planteé hacerle una especie de exorcismo de sus demonios.

Luego de 27 años de amistad, Julio Sonino cree que su primera película es en realidad un homenaje a uno de sus más viejos amigos. "Es mi punto de vista sobre la historia de Jorge Nasser, porque hablamos de todos sus quiebres. Por ejemplo, de la época en que vivió en Buenos Aires como periodista e ilustrador de revistas, de la formación de Níquel y luego de su carrera solista".

Podría decirse que la idea que resume el guión del film es la de "un camino desde la aduana hasta Nashville", porque la obra combina una parte filmada en Montevideo (producida por Clever y posproducida por U Films, que además se hará cargo de la distribución), con entrevistas a varios colegas que fueron claves para su carrera —como Jaime Roos y Ruben Rada—, con un registro al estilo road movie, en el que Nasser maneja en la ruta, se cruza con tributos a sus ídolos e incluso les canta (entre ellos a Otis Redding y a Hoagy Carmichael). Sonino opina que este viaje simbolizó para el protagonista una peregrinación hacia la música, pero también hacia su centro espiritual y su memoria.

"El equipo de filmación era numeroso, pero nos encerrábamos solos para hablar de las cuestiones más íntimas", explica mientras se encuentra terminando el primer corte del documental. "Teníamos un guión armado, pero las entrevistas y los imprevistos del rodaje (como la visita a una gran estrella, que prefiere mantener en secreto por ahora) fueron modificando el material".

—¿Esta vez no se pelearon por el contenido?

—Para nada. Cambiamos. Yo estoy muy contento y estoy convencido de que es un material que le va a gustar a sus seguidores, pero que también será atractivo para ojos que estén por fuera del "universo Nasser".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)