Festival de Punta del Este

En “João, el maestro”, el precio del talento tiene un costo alto

El director Mauro Lima reconstruye la vida del pianista y director de orquesta brasileño João Carlos Martins

Alex Nero en “João: O Maestro”.
Alex Nero en “João: O Maestro”. Foto: Difusión

Al igual que en su edición anterior, el Festival Internacional de Cine de Punta del Este —que inició el domingo a la noche— optó por la biografía dramática de un artista brasileño reconocido, como la película de apertura del certamen. Mientras que en 2017 la encargada de esa inauguración fue Elis Regina, una de las mayores representantes de la música popular brasileña, en 2018 el festival decidió por poner la mirada sobre un ícono contemporáneo de la música académica de brasil: João Carlos Martins.

El director y guionista Mauro Lima narra la vida de Martins —quien nació en 1940 en San Pablo— desde su infancia hasta la actualidad, en una película de una reconstrucción de época impecable que se adentra, con menor elegancia, en los demonios personales del pianista.

La obsesión por alcanzar la grandeza y el afán por crear un legado, al igual que el costo personal que tiene lograr ambos, impulsan el relato, en el que cuatro actores interpretan a Martins en diferentes puntos de su vida: su niñez, juventud, adultez y en la última década. Hoy, Martins tiene 77 años y hasta hace una aparición como sí mismo sobre el final la película.

Martins, quien es presentado como un intérprete de Bach de un talento inigualable, sufrió. No solo desde un sentido emocional, al ser criado con los sacrificios que un niño prodigio debe hacer para sobresalir en una disciplina física; sino también en un sentido físico.

Durante una carrera exitosa que lo llevó a instalarse en Nueva York, entre otros lugares, el pianista sufrió una serie de accidentes y enfermedades. Primero le imposibilitaron tocar el piano con una de sus manos y luego lo detuvieron de tocar el instrumento por completo por un tiempo, por lo que Martins decidió reinventarse como director de orquesta y promotor musical. La capacidad de sobresalir esos padecimientos son algunos de los momentos más interesantes de la película de Lima, pero la superposición consecutivas de esos momentos trágicos hacen que la voluntad de Martins, aunque verdadera, se sienta por momentos artificial.

João, el maestro tiene un primer acto con un ritmo tradicional para una biografía dramática, con una narrativa lineal sobre el crecimiento del músico.

Joao: el maestro
Tráiler de Joao: el maestro

Uno de los momentos más divertidos de la película se da durante una estadía del pianista en Montevideo. Es la capital uruguaya el músico visita un burdel, y en ese pasaje hay pequeñas pero entretenidas apariciones de actores como Roberto Suárez, Néstor Guzzini y Gabriela Freire, entre otros. A Martins se lo presenta como un artista inicialmente carente de un sentido sobre cómo comportarse frente a otras personas. Durante su su punto máximo de popularidad entre las décadas de 1960 y 1970, el artista retraído ya era un músico talentoso y arrogante con problemas con el abuso de sustancias como el alcohol, y hasta tendencias suicidas.

Luego de su ascenso a la fama y una muestra ineludible de su dominio de las teclas —las escenas de los actores Alexandre Nero y Rodrigo Pandolfo tocando el piano son geniales gracias a un montaje ágil—, el relato pierde un poco su ritmo, especialmente cuando da un salto temporal que omite el retiro de Martins de la música durante varios años.

Sus relaciones familiares no tienen el tiempo necesario para sentirse como un problema real en su vida. El piano, entonces, se vuelve el verdadero centro de la película, como el aliado y el enemigo de Martins: el responsable de sus alegrías y sus dolores; el instrumento que lo ayudó, interpretando la obra de otros, a ser el objeto de atención de millones de oyentes y espectadores.

Y si bien algunas problemáticas del personaje se repiten en la parte final de la película, la trama recobra su brillo inicial gracias a un último acto que narra el regreso del maestro a los escenarios, como si fuera la gran conclusión de una sinfonía.

Martins tocaba como poseído. Era ególatra y carismático y resulta difícil no sentirse atraído a su historia, que Lima muestra como un recorrido heroico que traza un ascenso, una caída y redención.

Para ello el director cuenta especialmente con un gran despliegue técnico que lleva a su película por varias ciudades del mundo. Hay locaciones de Montevideo como el Teatro Solís o el Auditorio Nacional del Sodre que simulan ser establecimientos musicales de Nueva York y Argentina, pero ese es un detalle que solo los ojos uruguayos notarán.

João, el maestro es una atractiva biografía dramática con actuaciones sentidas y recreaciones espectaculares sobre el costo alto que tiene para un artista demostrar su talento y sobre todo, mantenerlo. El festival la volverá a exhibir el jueves a las 20.00 en el Centro Cultural Maldonado Nuevo.

Ficha

João, el maestro [***]

Brasil, 2017. Dirección: Mauro Lima. Guión: Mauro Lima. Producción: Paula Barreto y Rômulo Marinho Jr. Fotografia: Paulo Vainer. Edición: Bruno Lasevicius. Elenco: Alexandre Nero, Alinne Moraes, Rodrigo Pandolfo, Giulio Lopes, Ondina Clais, Castilho, Fernanda Nobre y Caco Ciocler.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º