Entrevista

Jason Statham, un hombre de acción que siempre anda a las carreras

El jueves se estrena Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw, en la que también está Dwayne "The Rock" Johnson

Jason Statham
Jason Statham, en "Hobbs y Shaw"

"No estudié profesionalmente para ser actor”, dijo Jason Statham. “No he pasado décadas trabajando en mi arte. Ni siquiera uso palabras como ‘mi arte’. Soy el tipo que solía robar joyas en la calle, y no un intérprete que puede transformarse en cualquier papel”.

“Podría decirse que salí de la nada y llegué a la industria del cine”.

Habiendo dicho eso, no le va nada mal: el británico de 51 años es una de las principales estrellas de acción de Hollywood, y colaborará con otra estrella de acción —Dwayne Johnson— en Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw, que se estrena este jueves.

No esperes que Statham haga algo muy distinto a lo de siempre, pavoneándose en una comedia romántica o un drama histórico. Como otra estrella de acción alguna vez lo dijo, debemos conocer cuáles son nuestros límites.

“Al final del día, nadie se pelea para darme el papel de un tierno y sensible veterinario que se enamora y cita versos”, dijo riendo. “No estoy seguro de querer hacer eso en pantalla, amigo. A todos nos conviene que mi cuerpo esté colgando de una camioneta que está a punto de salir volando por un acantilado. Eso es lo que sé hacer”.

"Al final del día, nadie se pelea para darme el papel de un tierno y sensible veterinario que se enamora y cita versos"

Jason StathamActor

Statham será un héroe de acción al cien por ciento en Hobbs & Shaw, una película en la que se unirá de nuevo a su compañero de la pantalla grande Johnson en los papeles que nacieron en las secuelas de Rápido y furioso.

La nueva película es protagonizada por Johnson como el policía Luke Hobbs y Statham como el asesino reformado Deckard Shaw. Ambos se ven obligados a formar una alianza improbable cuando un villano mejorado cibergenéticamente llamado Brixton (Idris Elba) amenaza a la humanidad.

Su colaboración en la pantalla grande prácticamente era de esperarse.

“Habíamos filmado un par de películas del universo de Rápido y furioso”, comentó Statham. “Y disfrutamos hacernos la vida difícil, además de que Dwayne y yo nos volvimos buenos amigos fuera de escena. Pensamos que, si pudiéramos hacer un poco más de eso y pasar un buen rato en el proceso, entonces ¿por qué no?”.

El desafío era hacer una película de Rápidos y furiosos sin todos los personajes que las audiencias están acostumbradas a ver en ese mundo.

“Es un film distinto” dice el actor. “Al mismo tiempo, tenemos el máximo respeto por el universo original. Nos fijamos en el ADN de ese primer universo e intentamos mantener eso que lo hace tan especial”.

La idea de hacer un film derivado de Hobbs y Shaw fue evidente después de las películas en las que aparecieron juntos, discutiendo y charlando.

Hasta Statham quería ver más de ellos. “Nunca sabes si la química estará presente en una buddy movie, pero en este caso ya lo sabíamos”, dice. “No había visto este tipo de química ni charlas tan divertidas en mucho tiempo. Y ambos sabíamos que sería perfecto para una gran película de acción”.

Statham creció en Derbyshire, Inglaterra; su madre era bailarina y su padre, vendedor callejero y cantante de bares. Statham era atleta: integró el Equipo Nacional Británico de Clavadistas, y salió decimosegundo  en el campeonato mundial de 1992.

Sin embargo, después de pasar 12 años en el equipo, se encontró sin nada que hacer. Al principio encontró trabajo como modelo y vendedor callejero. “Yo era de esos tipos que te piden que compres un reloj o un collar con tu perfume de imitación”, dijo.

Statham decidió darle una oportunidad a la actuación, y el director Guy Ritchie lo descubrió y lo eligió para aparecer en Juegos trampas y dos armas humeantes (1998) y -como un vendedor callejero que vende joyas falsas- en “Cerdos y diamantes (2000).

Sus películas subsecuentes incluyen Turn It Up, Fantasmas de Marte, El único, El transportador y sus dos secuelas, La estafa maestra, Colateral, Celular, Crank y su secuela, El gran golpe, Los indestructibles y sus dos secuelas, El mecánico y su secuela, la comedia Spy y Megalodón.

No todas fueron un éxito, pero a Statham no le importa.

“No me paro a pensar en lo que no funciona con las audiencias”, dice. “Esa solo es negatividad, y mi mamá solía decir: ‘Si no tienes nada bueno que decir, entonces no digas nada en absoluto’. Soy el tipo menos negativo de este planeta. Espero que las cosas difíciles vayan de la mano con las buenas, y no escucharás que me queje cuando a veces enfrento dificultades”.

Lo próximo para él es la comedia de acción Spy 2. "Soy conocido por golpear personas en la cabeza y por hacer reír", dijo, y "hacer las dos cosas es buen territorio. Además, me gusta burlarme de mí mismo".

"Soy el tipo menos negativo de este planeta. Espero que las cosas difíciles vayan de la mano con las buenas"

Jason StathamActor

Dada su afición por las secuelas, a nadie le sorprendería que lanzaran Hobbs & Shaw 2 más adelante. “Estamos abiertos a ir donde nos lleve el viento”, dijo Statham. “¿Acaso la gente querrá vernos juntos de nuevo? Solo Dios sabe”.

Su plan para el futuro es sencillo.

“Solo quiero trabajar con gente inteligente y con visión, porque esa es tu mejor oportunidad de hacer una buena película”, dijo el actor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)