El actor de 47 años se ha ganado un lugar en el cine como conductor designado

Jason Statham: un actor que va a toda velocidad

Jason Statham no es ajeno a la vida detrás del volante. En los años que ha pasado conduciendo en películas de acción y llevando la velocidad al máximo en sus actos de acrobacia, el actor británico de 47 años de edad ha quemado una buena dosis de caucho.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Me encantan las escenas en las que hay autos, pero más si hay patadas"

Y ahora está de regreso en Rápidos y Furiosos 7, que se estrena este jueves en Uruguay, Contra lo que cabría creer, Statham reprobó el examen de manejo cuando era adolescente, y no solo una vez. "Me reprobaron dos o tres veces. Iba en auto a hacer el examen, lo reprobaba y me regresaba en auto a la casa. ¡Ya se descubrió mi secreto!".

En la séptima entrega de la saga de autos, un despiadado asesino británico especializado en operaciones encubiertas llamado Deckard Shaw (Statham) juró acabar con todas las personas involucradas en la muerte de su hermano menor, Owen (Luke Evans), ocurrida en la película anterior. De hecho, el personaje de Statham fue introducido en una escena de esa película después de los créditos. "Escuché a mucha gente decir que los fans estaban absolutamente enloquecidos por esa breve aparición", afirma Statham con su voz profunda y grave durante la entrevista telefónica. "Es bueno que enloquezcan, ¿verdad? Como actor, me hizo muy feliz el hecho de que los espectadores se emocionaran por verme aparecer en una escena final de la película de uno o dos minutos".

Consecuentemente, él tuvo mucho cuidado todo el año pasado de no hacer demasiadas revelaciones. "Había mucha gente que quería hablarme de esta película," señala, "pues es una de las favoritas de los fans. Pero yo pude mantener a mi personaje en secreto". "Yo estoy aquí para hacer lo que hago," agrega Statham con cautela. "Yo hago lo mío. Pero simplemente no le voy a decir qué es lo que voy a hacer. No voy a soltar la sopa, pues eso estropea la diversión".

Por fortuna, Universal Pictures está más dispuesta a revelar un poco más que Statham. Como ya lo saben los fans, Shaw hace estallar la casa Toretto, lo que hace que Dom, en su búsqueda de venganza, involucre a un agente del gobierno (Kurt Russell). La cuadrilla de Rápidos da vuelta a la llave de ignición una vez más al tratar de conseguir el prototipo de un dispositivo de rastreo para el gobierno de Estados Unidos. El acuerdo es que, si lo encuentran, podrán usarlo para localizar a Shaw antes de que éste vuelva a atacar. "Ésta es la cosa: aborrezco que me estropeen una película," explica Statham. "Yo no quiero saber la trama. Todos los involucrados básicamente coinciden en que es importante que yo mantenga cerrado el pico pues en esta franquicia nunca se sabe lo que va a ocurrir".

Se emocionó mucho cuando le dieron el papel. Eso sí lo revela Statham. "Para empezar, James Wan es un magnífico director y un tipo talentoso," asegura el actor. "También soy de los que se les queman las habas por empezar el siguiente trabajo," continúa, "en tanto sea adecuado para mí. No soy de los que solo les gusta quedarse sentados por ahí, así que cuando recibí la llamada para venir a trabajar en Rápidos y Furiosos 7 fue muy emocionante. Hubiera sido una locura no hacerlo. Supe que habría acción muy avanzada y desquiciante, que para mí es un buen día de trabajo. Además, me encantan los coches y nunca había visto ninguna película que hiciera lo que hace ésta con los autos."

Statham domina las artes marciales mixtas, el kickboxing y el jiujitsu y afirma que las películas de acción son de sus preferidas. "Hay algo sencillamente primordial en las buenas películas de acción. Es cuestión de sobrevivir a toda costa. Me encantan las escenas en las que hay autos y helicópteros, pero más aún cuando hay puñetazos y patadas. Me encanta regresar a lo básico".

Muchos de los integrantes del elenco y del equipo técnico de Rápidos y Furiosos 7 han estado trabajando juntos desde hace más de diez años, pero Statham dijo que no tuvo problemas para encajar. "Todos fueron muy cálidos", recuerda. "Esa gente sabe lo que está haciendo. Es un gran conjunto. Es también un conjunto en continua expansión que da la bienvenida a los recién llegados como si fueran miembros de la familia".

La franquicia perdió a un actor clave cuando Walker murió en un accidente automovilístico durante un descanso de la filmación. Pero hubo suficientes escenas de Walker que pudieron usarse en la película, además de que sus hermanos Cody y Caleb trabajaron de dobles en las escenas que todavía no se habían rodado. "Yo tengo muchos recuerdos muy buenos de Paul", asegura Statham. "Él era un tipo maravilloso. Íbamos a la pista de carreras y la pasábamos a lo grande".

Statham creció en Shirebrook, Derbyshire, donde su padre trabajaba de subastador y cantante y su madre, de cantante. De adolescente fue uno de los mejores conductores de Gran Bretaña, compitió en los Juegos de la Mancomunidad y en varias pruebas olímpicas, colocándose en el duodécimo lugar de los campeonatos mundiales.


Si no puede ver el video haga click aquí

Cuando se eclipsó su carrera deportiva empezó a vender perfumes, joyería y otros artículos en las calles de Londres. Eso es lo que estaba haciendo cuando un agente de talentos lo detectó y le ofreció trabajo de modelo, que lo llevó a firmas como Tommy Hilfiger, Levis y French Connection. El video que hizo para el grupo Erasure le consiguió un comercial británico para Kit-Kat.

Después el director Guy Richie lo seleccionó para que fuera el tipo rudo en Juegos, trampas y dos armas humeantes (1998), que lanzó la carrera de Statham en la pantalla grande. Asumió papeles de acción en Snatch: cerdos y diamantes (2000) y la extensa saga El transportador. A continuación vendrá la comedia de Paul Feig Spy, estelarizada por Melissa McCarthy y programada para estrenarse a mediados de este año. McCarthy la interpreta como una analista de escritorio de la CIA que emprende una misión encubierta para infiltrar un grupo de traficantes de armas. Statham interpreta a un espía cuyos motivos pueden ser turbios o quizá no. "Me quito el sombrero ante Paul, pues es capaz de hacer que uno haga cualquier cosa", afirma.

Aunque está acostumbrado a papeles estelares, Statham insiste en que no le importa tener un papel de reparto con alguien como McCarthy y como Sylvester Stallone, el principal protagonista de la serie Los indestructibles.

"Para mí es una gran emoción, pues simplemente estar con esa gente hace que sea un buen día para mí. Además, hay menos presiones cuando soy parte de un equipo. Permite muy buenas decisiones actorales pues no existe el estrés de que la película se estrene basada solamente en mi nombre".

En su tiempo libre, Statham vive en Hollywood Hills y en Londres. No suelta prenda sobre su vida con su novia, la actriz Rosie Huntington-Whiteley, conocida por su aparición en Transformers: El lado oscuro de la luna (2011).

"Me encanta estar en casa," asegura. "Es una forma de conectarme con mis amigos y mis seres amados. Yo convivo con ellos, salgo a surfear, a esquiar. Como buenos alimentos".

La rutina de ejercicios de un hombre de acción.


Statham trabaja duro para mantener su cuerpo. "Mis días buenos son cuando como arroz integral, salmón y brócoli, o verduras con pollo.

Jamás verá una caja de pizza afuera de mi casa, y sé que el azúcar es lo peor del mundo para mí. Causa adicción y nos agota. Mi azúcar proviene de las pasas, las manzanas y otras frutas". Statham quema esas calorías en el gimnasio. "En un mundo perfecto, yo estaría en el gimnasio seis días a la semana", afirma el actor, "con un día libre de vez en cuando en los fines de semana. Pero es difícil, pues viajo y trabajo mucho".

Su rutina de ejercicios no está enfocada en los cardiovasculares. "Nunca hago nada de caminadora," revela Statham. "Siempre estoy levantando pesas o entrenando combate con mi sparring. Tratamos de pasarla bien para que queramos regresar al gimnasio". Los resultados se pueden ver en el cine.

TRES PERSONAJES AL VOLANTE.


El transportador - 2002, 2005, 2008.


La saga por excelencia de Statham. Misiones que dependen de manejar a alta velocidad, piñas, patadas y finales de alta tensión. El actor estuvo al frente de las tres entregas de la exitosa franquicia.

La estafa maestra - 2003.


Todo empieza con un robo finamente calculado y ejecutado en Venecia. Pero cuando todo parece haber salido a la perfección, ocurre un imprevisto. Statham conduce un Mini Cooper a muy alta velocidad.

Carrera mortal - 2008.


En medio de la crisis un hombre es despedido de su trabajo y encarcelado injustamente. Pero encuentra una posible salida al hacerse pasar por un difunto campeón de "carreras de la muerte".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º