BREXIT

James Graham, el guionista de "Brexit" habla sobre la intimidad de una solución muy polémica

El guionista de la película Brexit habló con El País sobre su película

James Graham habló con El País sobre la película Brexit. Foto: Difusión
James Graham habló con El País sobre la película Brexit. Foto: Difusión

La película Brexit (está en HBOGo) es una valiosa oportunidad para conocer los pormenores del plebiscito de 2016 que llevaría a la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La película tiene a Benedict Cumberbatch como Dominic Cummings, el hombre que le vendió a los británicos esa solución que aún tiene en vilo a la política de su país.

Sobre la experiencia de hacer de esa historia política, una película para HBO, El País charló con su guionista James Graham, quien ha ganado varios premios, incluyendo el Olivier, por sus obras estrenadas en el circuito de teatros londinese.

—¿Cómo fue el trabajo de traducir la campaña del Brexit a una película?

—Todo lo relacionado con la política británica desde la Segunda Guerra Mundial es un drama. Cuando escribí el guion, el desafío era ser comprensivo con el público británico, porque es un tema muy emocional para los británicos que además está cambiando a un ritmo muy acelerado. Me entusiasmaba la idea de encontrar un terreno en común con la audiencia y tratar de generar empatía con la gente que votó diferente.

Imagen de la película Brexit
Tráiler de la película "Brexit"

—¿Por qué centrar la historia en Dominic Cummings?

—Creo que la gente detrás de escena es la que tuvo más impacto en nuestra política. Y él fue quien ideó el eslogan y la estrategia, y sin embargo, era invisible para la mayoría de los ingleses. Además, es un personaje muy atractivo de filmar, es muy impredecible, puede ser agresivo y mal educado. Piensa diferente a otras personas.

—Cummings no dio entrevistas pero se reunió con usted.

—Creo que es porque no soy periodista y busco un nivel de entendimiento diferente. Se sintió más a salvo conmigo.

—La película recuerda a La gran apuesta por sus diálogos rápidos para un tema profundo. ¿Cómo logró crear una trama ágil sin dejar de explicar los pormenores de la elección?

—Fue un gran reto. Creo que El vicepresidente, la película de Adam McKay, es un ejemplo de cómo el cine insinúa lo que sucede detrás de las puertas de la política. Y El vicepresidente, como La gran apuesta son películas sobre la política que están contadas desde el pasado. Brexit es una película sobre el futuro, así que los desafíos fueron entrevistar a las personas involucradas, muy controversiales, que permiten ver distintos puntos de vista sobre el tema. Hubo que negociar cómo navegar en la historia. Eso fue algo muy entretenido de hacer.

—Me preguntaba por su próxima película, 1984. ¿Qué puede decir del proyecto?

—Es un proyecto en desarrollo que dirigirá Paul Greengrass, y no puedo estar más feliz que el director de Vuelo 93 y 22 July se haya sumado a este difícil proyecto. Es uno de los grandes libros de todos los tiempos pero es un desafío llevarlo a la pantalla. Lo genial del libro es lo que uno puede reconocer de nuestra historia y más hoy en día con las nuevas formas de vigilancia y tecnología. Creo que es una obra, hoy, muy relevante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)