Crítica

Un James Bond a la medida de la generación Harry Potter

Kingsman: El círculo dorado tiene su gracia aunque se estira demasiado

Kingsman
Channing Tatum y Taron Egort, dúo contra villanos

La primera, Kingsman: el servicio secreto era original, la verdad, en su combinación de estética de swinging London con modernidad visual de novela gráfica. Era también divertida la propuesta: la de un grupo ultrasecreto que se cobijaba bajo la tapadera de una sastrería elegantísima. La segunda parte, que se estrenó ayer, pierde en el rubro sorpresa aunque mantiene algo de la vivacidad de la original.

En Kingsman: el círculo dorado, Eggsy (Taron Egerton) ya no es un aprendiz sino que es un agente hecho y derecho. Echa de menos a Harry Hart (Colin Firth), su mentor que terminó la primera parte con un disparo en un ojo. Así que debe enfrentar solo a una organización criminal liderada por Poppy (Julianne Moore), una narcotraficante con delirios de dominar el mundo y gustos retro y antropófagos. Como para demostrar su maldad tiene de rehén al mismísmo Elton John.

Un primer paso de Poppy es destruir, las bases de los Kingsman, por que Eggsy debe recurrir a una organización similar estadounidense encubierta en una destilería de bourbon de Kentucky liderada por Champ (Jeff Bridges) y con un equipo con nombre de bebidas: Tequila (Channing Tatum), Ginger (Hale Berry) y Whiskey (Pedro Pascal).

Pedro Pascal en Kingsman. Foto: Difusión
Trailer de "Kingsman: el círculo dorado"

El tono es de comedia, claro, y el director Matthew Vaughn (que dirigió la primera, además de Kick Ass y una de los X-Men) no será el más cineasta más inspirado de su generación pero sus limitaciones le juegan a su favor: no se va por las ramas y se concentra en las escenas de acción.

En el fondo, Kingsman: el círculo dorado es 007 para la generación que se crió viendo las películas de Harry Potter. Parte de la imaginería (por ejemplo, un auto submarino del comienzo) parece sacado del parking de Hogwarts. ¡Si hasta está el profesor Albus Dumbledore!

En ese contexto, Taron Egerton, el héroe adolescente, funciona bárbaro para la fórmula: es simpático y lo incómodo que parece enfundado en su traje a medida es gracioso. Lo mismo el choque cultural entre británicos y americanos y las graciosas apariciones de Elton John.

El problema es que el chiste dura casi dos horas y media. Y ante eso, lo poco bueno pierde su gracia.

Ficha
Kingsman: El circulo dorado [***]
DirectorMatthew Vaughn
ConTaron Egerton, Channing Tatum, Hale Berry, Pedro Pascal
Duración141 minutos

La segunda parte de una saga que tiene larga vida

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)