CINE

James Bond es disputado desde varios frentes

Cinco estudios van detrás de la exitosa franquicia de 007.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Daniel Craig

James Bond, un personaje acostumbrado al combate, está en el medio de una batalla inédita: cinco estudios se lo disputan.

Por más de 10 años, desde Casino Royale en 2006, el agente con licencia para matar ha sido de Sony Pictures. Han sido años de prosperidad, estabilidad y mucho dinero: las cuatro películas de Bond recaudaron 3.500 millones de dólares.

El contrato terminó en 2015 con Spectre por lo que las dos compañías que controlan la franquicia pero no distribuyen sus películas —Metro-Goldwyn-Mayer y la familiar Eon Productions— son cortejadas por los grandes estudios.

El martes, informó The New York Times, Kazuo Hirai, el CEO de Sony, dedicó una hora a presentar su oferta. Habló de su conocimiento de la franquicia y de sus planes para expandirla. La reunión fue en una recreación del set de El satánico Dr. No, la piedra fundacional de la saga en 1963.

También están detrás de Bond, Warner Bros., Universal Pictures, 20th Century Fox y Annapurna, un ambiciosa start up financiada por la heredera de Oracle, Megan Ellison.

MGM y Eon (la sigla quiere decir "Todo o Nada") están ofreciendo un contrato por una sola película; el de Sony había sido por cuatro.

En las reuniones de ejecutivos no se consideró el nombre del actor que encarnará al agente creado por Ian Fleming. Los productores, igual, esperan que Daniel Craig se sume por lo menos por una película más.

La pelea por conseguir a Bond, demuestra el vigente poder de la serie y la realidad del negocio moderno del cine. A medida que el tiempo de ocio aumenta, los estudios se enfocan en éxitos globales que no abundan. La saga de Bond, de hecho, fue la primera en alcanzar una audiencia mundial.

Igual el negocio, dicen, no es tan rentable. El contrato anterior obligaba a Sony a pagar el 50% de los costos de producción (unos 250 millones de dólares) pero recibía solo el 25% de ciertas ganancias, una vez que se recuperaban los costos. Además Sony debe inventir decenas de millones de dólares en marketing.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados