Los incentivos fiscales le dan nuevo impulso a los rodajes

Italia atrae nuevamente al cine internacional

Las ventajas fiscales a producciones cinematográficas extranjeras aprobadas en Italia en 2014 beneficiaron a películas como Zoolander 2, cuyo rodaje llegó a Roma, ciudad que también fue uno de los escenarios de la última aventura de James Bond y de la nueva adaptación de Ben Hur.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Zoolander" estará de regreso.

Las rebajas del "Tax Credit cinematográfico" benefician a las productoras y las industrias técnicas, que ven reducido en un 25% el coste de producción de los rodajes, con un límite de 5 millones de euros (5,2 millones de dólares), informó la Dirección General de Cine, dependiente del Ministerio de Bienes Culturales.

La nueva versión de Ben Hur, protagonizada por Jack Huston y Morgan Freeman, que ya terminó su filmación en Roma, comenzó a rodarse en Italia el pasado 3 de febrero en los estudios de Cinecittà y llegará a los cines el 26 de febrero de 2016.

También pasó por la capital italiana Daniel Craig, quien se mete por cuarta vez en la piel de James Bond en Spectre, rodada entre el 19 de febrero y el 12 de marzo, periodo en el que las calles romanas se llenaron de explosiones, tiroteos en mitad de la noche y persecuciones a alta velocidad.

El último rodaje es el de Zoolander 2, una parodia del mundo de la moda dirigida por el estadounidense Ben Stiller, quien la protagoniza junto al también estadounidense Owen Wilson. Stiller anunció el martes pasado el primer día de rodaje con un "selfie" tomado en Cinecittà y que colgó en su cuenta de Facebook con la frase "First day of shooting down!" ("¡Primer día de rodaje!").

El director general de Cinecittà, Giuseppe Basso, celebró en declaraciones la aprobación de los incentivos fiscales, una política que "confirma que Roma y toda Italia son todavía extremadamente competitivas a nivel internacional en un sector estratégico".

"Hemos esperado mucho tiempo que los incentivos fiscales cumplieran las exigencias de las grandes producciones internacionales", añadió Basso.

Cinecittà afirmó a que "los incentivos fiscales italianos son simples de comprender y muy eficaces" y añadió que "representan un atractivo importante para fomentar las producciones en Italia".

Los estudios romanos entienden que con esta fiscalidad las productoras extranjeras pueden beneficiarse de una reducción de hasta 20 millones de euros , que podrían atraer proyectos de hasta 90 millones.

En este sentido, el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini, aseguró que en 2014 Italia recaudó 167 millones de euros de 53 películas extranjeras, según recogieron los medios locales, una cifra que esperó que crezca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º