RESEÑA (★★★★☆)

En "Las dos Irenes" la misma sangre se esconde de a dos

Desde hoy se puede ver el debut como director de Fabio Meira en Sala B del Auditorio Neilly Goitiño

Imagen promocional de "Las dos Irenes"
Tráiler de "Las dos Irenes"

Con Las dos Irenes, el brasileño Fabio Meira logró un debut como director que impresiona por la originalidad de su historia y la sensibilidad de su relato. Es uno de esos casos en los que un artista parece haber concretado su obra de la mejor forma posible. Las dos Irenes son dos adolescentes interpretadas por Priscila Bittencourt e Isabela Torres. Viven en una región árida de Brasil y comparten el mismo padre, pero pertenecen a familias diferentes. Cada una desconoce la existencia de la otra.

Sin embargo, Meira comienza su película en plena acción, con la primera Irene que aparece en pantalla (Bittencourt) conocedora de la vida paralela de su padre e intrigada por la de su media hermana (Torres), quien porta su mismo nombre pero es completamente opuesta a ella.

La primera Irene es introvertida y se siente incómoda con los cambios que atraviesa su cuerpo en la pubertad. La segunda lleva mejor su incipiente sexualidad y se divierte yendo al cine en citas donde priman los besuqueos imprevistos más que la película en exhibición.

Las escenas que se muestran en Las dos Irenes son cotidianas. Hace calor y las hermanas conversan, pasean, hablan sobre el amor y claro, los chicos. La primera Irene esconde su verdadera identidad y eso se vuelve un problema, porque la cercana amistad entre las extrañas es espontánea y la mentira crece al mismo tiempo que su vínculo.

Meira y su directora de fotografía Daniela Cajías aprovechan los espacios rudimentarios de un región casi campestre para potenciar la idea de los dobles. Las Irenes son separadas por paredes en niveles diferentes o enmarcadas en espacios que dejan a una como el espejo de la otra.

Las dos Irenes juega con un espionaje juvenil que e convierte en una exploración más dolorosa sobre lo que significa el desmoronamiento de un ser tan idealizado como puede ser un padre.

La película se puede ver desde hoy y hasta el 1° de abril en Sala B del Auditorio Neilly Goitiño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º