Estreno

Cómo interpretar a un ídolo del rock y poder superar la prueba

Este jueves llega "Bohemian Rhapsody", la película en la que Rami Malek interpreta a Freddie Mercury

Rami Malek como Freddie Mercury. Foto: Entertainment Weekly
Rami Malek como Freddie Mercury

En las primeras reacciones a Bohemian Rhapsody, la biopic sobre Freddie Mercury que se estrena este jueves en Uruguay, hay unamidad: la actuación de Rami Malek en el papel del malogrado cantante de Queen es soberbia.

Malek, que tiene 37 años y se hizo mundialmente famoso por su Elliot Anderson en la serie Mr Robot, ya es mencionado como un posible candidato al Oscar por su composición de Mercury, el frontman grandilocuente y desvergonzadamente sexual del grupo de rock Queen, quien murió por una neumonía relacionada con el SIDA en 1991.

Bohemian Rhapsody llega al cine después de una década de falsos arranques, con muchas riñas internas y un reparto alternante de intérpretes clave.

La reacción a los primeros avances del filme confirmó que el drama no se acabará aún. Los vistazos a la interpretación sinuosa de Malek junto con la voz sublime de Mercury les sacaron lágrimas a algunos fanáticos; otros se mostraron preocupados de que la excentricidad del cantante —quien no reveló su homosexualidad— pudiera haber sido ignorada a favor de una óptica más heterosexual.

“No es algo que no abordemos”, dijo Malek. “Ese es otro punto positivo de la película. No creo que explote el tema ni sea lasciva al respecto”.

De cualquier manera, el filme llega en medio de una gran anticipación, y gran parte de ese peso recaerá en Malek, quien tuvo que resolver algunos conflictos propios antes de adentrarse en el papel.

Rami Malek en "Bohemian Rhapsody". Foto: Captura de YouTube
Vea el tráiler de "Bohemian Rhapsody", la biografía de Freddie Mercury

La idea de interpretar a Mercury deleitó a Malek, pero también lo puso nervioso. Dijo pensar que quienes se creían capaces de representar a una persona real en la pantalla eran muy ingenuos. “¿Por qué querrías alterar la percepción que la gente tiene de su héroe?”, recordó haberse preguntado.

El motivo, decidió, sería contar partes de la historia de Mercury que no se conocían -su timidez, su lucha por encontrar su identidad, su dolorosa soledad- y hacer que los jóvenes conozcan a ese hombre, y a su banda.

—Interpretar a un personaje real es riegoso.

—Me queda claro que esto podría salir muy mal y que eso podría afectar muchísimo mi carrera si no tiene éxito.

Pero esta es una oportunidad de ensueño para cualquier actor. Supo que debía aprovecharla y dar todo de sí.

Para lograrlo, tenía que ponerse dientes nuevos, por ejemplo.

El nombre de pila de Mercury era Farrokh Bulsara, nació dentro de una familia parsi en Zanzíbar, y fue a un internado privado en India. Sus compañeros lo llamaban Bucky: tenía cuatro dientes adicionales en la parte posterior de su boca que empujaban sus dientes frontales y le daban una sobremordida impresionante y también una gran resonancia a su voz.

Para adoptar el físico de Mercury, un diseñador de vestuario creó una dentadura que Malek llevaba consigo en un contenedor de plástico negro y se ponía todas las noches para practicar. También voló a Londres y convenció al productor para que le pagara un tutor de dialecto y un entrenador físico, que lo puso a estudiar a los personajes que inspiraron la forma de moverse de Mercury: Jimi Hendrix, David Bowie, Aretha Franklin y Liza Minnelli en Cabaret.

—¿Cabaret?

—A veces era mucho más útil observar a Liza que a Freddie. Ahí se encontraba la inspiración y el origen de esos movimientos.

Todo esto sucedió antes de que le dieran luz verde al proyecto. Malek quería estar preparado. La primera escena que filmó fue una recreación de la presentación de Queen en Live Aid en 1985, uno de los grandes momentos del rock. Para cantar, mezclaron la voz de Malek con la de Mercury y la del cantante canadiense Marc Martel. “Nadie querría escucharme cantar”, dijo. Pero lo hizo a todo pulmón.

Filmar primero la parte de Live Aid ayudó a que todo el reparto se adentrara en sus papeles. La actuación de Malek sorprendió sobre todo a los otros miembros de Queen, quienes sintieron que el actor no solo estaba interpretando a Mercury, sino encarnándolo. “A veces se nos olvidaba que era Rami”, escribió May, el guitarrista, en un correo electrónico.

Malek dijo que jamás se había dedicado con tanta intensidad a ningún proyecto como lo hizo con este papel. “Pero no puedo ser Freddie cuando me lo pidan por el resto de mi vida, ¿o sí?”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)