CINE

"¡Huye!", un terror racial y moderno que vuelve a los cines uruguayos

La película que sacudió a Hollywood vuelve a Uruguay con el sello de los Oscar

Huye
Tráiler de ¡Huye!

Cada tanto, una película de Hollywood logra sacudir a la industria en la que nació. Puede hacerlo con una historia original, una ejecución audiovisual inventiva o un mensaje socialmente relevante para los tiempos de su estreno. En 2017, la película que reunió esas cualidades fue ¡Huye!, dirigida y concebida por el estadounidense Jordan Peele.

Desde mañana y por un tiempo limitado, ¡Huye! regresa los cines uruguayos en dos funciones respectivas en las noches del viernes y sábado, a las 00.35 en Movie Montevideo.

La reposición de la película, cuyo título original es Get Out, se debe a que compite por cuatro premios Oscar, entre ellos el de Mejor película.
Es probable que ¡Huye! no gane el premio más importante en la ceremonia del 4 de marzo, pero su participación representa el final de un camino más que victorioso.

Es un proyecto que surgió como un emprendimiento autoral respaldado por Blumhouse, una productora grande (pero no gigante, al menos para el marco de Hollywood) y tras un pasaje muy rentable por la taquilla -costó 4.5 millones de dólares y ganó 245) y una recolección imparables de críticas positivas, ¡Huye! ya se había convertido en una candidata asegurada para los Oscar, incluso antes del anuncio de las nominaciones.

¡Huye! narra el primer encuentro del fotógrafo negro Chris Washington (Daniel Kaluuya) con la familia de su novia blanca Rose Armitage (Allison Wiliams). La distinción de las razas de los personajes es relevante porque ¡Huye! es una película con una fuerte denuncia sobre el racismo contemporáneo en Estados Unidos, contada dentro en el marco de un relato de terror.

El miedo propuesto en el guion de Peel empieza con una reunión entre Chris y la clase alta y liberal a la que pertenece los padres de Rose, interpretados por Bradley Whitford y Catherine Keener.

Lo que empieza como una incomodidad tradicional en cualquier primera interacción entre unos suegros y un yerno, luego se convierte en el escape de una amenaza paranormal motivada por el deseo de sacarle provecho a una cualidad específica del protagonista: su raza.

¡Huye! es la primera película como director de Jordan Peele, un comediante de 38 años que, tras su debut, es una figura codiciadas entre los grandes estudios y alguien quien no es ningún extraño al mundo del entretenimiento.

Uno de sus primeros trabajos fue como actor de la serie Mad TV, una propuesta que competía con Saturday Night Live y que fue emitida entre 1995 y 2006 y revivida recientemente. Peele figuró en la serie desde 2003 y hasta 2009. Allí conoció a Keegan-Michael Key, otro actor y comediante con quien demostró una química instantánea.

Tras la salida de ambos amigos y colegas del programa, decidieron crear su propio show de sketches y la señal estadounidense Comedy Central compró la idea. Key & Peele se estrenó en 2012 y los comediantes demostraron que habían tomado la decisión correcta al lanzarse por su cuenta.

Key & Peele se volvió un éxito viral (al aprovechar los contenidos del programa en YouTube) y logró ganar premios tan diversos como los Emmy y el Peabody, un reconocimiento entregado a la excelencia en trabajos de ficción y periodísticos de los medios estadounidenses.

El fallo detrás del premio Peabody, resumía gran parte de la genialidad detrás de la creación de Key y Peele, al mismo tiempo que adelantaba el camino creativo que el director de ¡Huye! iba a tomando como narrador.

Como creadores, Key y Peel fueron premiados por su capacidad en “abordar cuestiones e ideas racialmente cargadas como ninguna otra persona en la televisión.”, según lo explicó la organización del Peabody.

Lo excepcional del show, que fue terminado en lo más alto de su juego por los propios creadores, les abrió el camino para probarse en otros medios. Tras estrenar Keanu, una comedia satírica sobre las películas de acción con pandilleros, Key tomó un camino concentrado en la actuación y Peele decidió que era hora de perseguir el proyecto que deseaba desde hace tiempo: dirigir su primera película.

En "¡Huye!" se amalgaman varios géneros, desde el terror, el suspenso y hasta la comedia, una gen infaltable de su creador. Hay referencias a Hitchcock y e influencias de El bebé de Rosemary y Las mujeres perfectas.

Hay una recorrido clásico en la desafortunada aventura de Chris, un héroe con un pasado trágico, y también varias sorpresas narrativas: una estética bien definida y actuaciones valiosas de Kaluuya y Keener.

Sin embargo, la mayor proeza de ¡Huye! —y la que la puso en su viaje a los Oscar, una organización que no suele celebrar al género del terror— es que promovió la conversación sobre el racismo, un tema problemático hasta hoy en Estados Unidos.

Mientras que las audiencias negras se veían reflejados en la incomodidad y peligro vivido por Chris, los blancos veían sus propios errores dentro de los papeles de los antagonistas.

Hoy es difícil medir el legado que ¡Huye! tendrá en la cultura cinematográfica de Estados Unidos, pero si algunos hechos sirven como pista (ya hay varios cursos universitarios enfocados en la película) es probable que no estemos muy lejos de una película similar a la del director estadounidense.

Lo que si es seguro es que Peele encontró, en sus primeros pasos como cineasta, una obra invaluable. Y a eso siempre vale la pena premiarlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)