TELEVISIÓN

Algo huele mal en el poder mexicano

La serie Ingobernable ya está disponible en Netflix.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Del Castillo: la actriz interpreta a la primera dama de México. Foto: Difusión

Para su segunda producción en México (Club de cuervos fue la primera), Netflix prueba con un drama político al estilo de otras realizaciones como House of Cards, donde los personajes están en una constante falsa armonía. Y al igual que Frank y Claire Underwood, los Nava (otra pareja presidencial) tienen cosas que prefieren ocultar.

En Ingobernable se mezcla la crítica política con algo de telenovela, un género importante en ese país, aunque la temporada consta de 15 capítulos de 40 minutos de duración.

Escrita por Natassja Ybarra, dirigida por Pedro Pablo Ibarra (de Capadocia) y protagonizada por Kate del Castillo, Ingobernable retrata las altas esferas del poder en México, donde la corrupción y los acomodos políticos parecen ser parte del paisaje cotidiano de lo político.

Este drama comienza con una pelea matrimonial. No se trata de una pareja cualquiera, sino la del presidente Diego Nava (un Erik Hayser muy parecido al actual mandatario, Enrique Peña Nieto) y su esposa, la primera dama Emilia Urquiza (del Castillo).

Una acalorada pelea de ribetes shakespeareanos por temas que se irán comprendiendo a medida que avance la historia, terminará con la muerte del mandatario.

La reacción más previsible es inculpar a la primera dama. Así comienza la carrera de Urquiza por limpiar su nombre, y de paso, encontrar al (o los) responsables del magnicidio.

Todo esto sucede bajo las narices de la policía, el ejército y vaya a saber cuántas organizaciones gubernamentales más involucradas, en una historia que se hace ágil y entretenida, aunque por momentos se atora, como una telenovela.

Pese a este aspecto, Ingobernable es efectiva (como también lo es House of Cards) al mostrar el lado oscuro de la política mexicana y utilizar temas urgentes de ese país, como las violaciones a los derechos humanos, las organizaciones criminales y la corrupción.

En un momento, durante una manifestación, aparecen carteles con la frase "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!" que recuerda el caso de Ayotzinapa. Si bien la serie no se sitúa en Iguala, no deja de mostrar la cara cruel que puede tener la política.

Del Castillo, quien no ha vuelto a pisar México luego de su reunión con el traficante Joaquín "El Chapo" Guzmán (filmó sus escenas en Estados Unidos), ya adelantó que Ingobernable tendrá una segunda temporada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)