Estreno

"Hombres de negro: MIB Internacional", el viejo arte de perseguir marcianos se renueva

Con Chris Hemsworth y Tessa Thomspon, o sea Thor y Valikiria, hoy se estrena lo nuevo de una saga iniciada en la década de 1990

hombres de negro
Chris Hemsworth y Tessa Thompson, una nueva pareja para combatir a los extraterrestres sin papeles

La idea está buena y surgió de un cómic que, a su vez, se aprovechaba de una leyenda popular: la de una organización con un severo código de vestimenta que impide que los mortales nos enteremos que los extraterrestres ya están entre nosotros. Como teoría de conspiración tuvo su auge en la década de 1960 (cuando todo el mundo miraba a las estrellas buscando respuestas), como historieta apareció en 1990 y siete años después Barry Sonnenfeld dirigiría la primera adaptación al cine con Will Smith y Tommy Lee Jones.

Ese mismo equipo estaría al frente de dos secuelas (en 2002 y 2012) que fueron agotando las posibilidades de la idea y, claramante, bajando del standard de calidad de la primera entrega. Hombres de Negro: MIB Internacional, con nuevos actores y nuevo director, es un intento de adaptar aquello a estos tiempos.

El nuevo director es F. Gary Gray, quien demostró corrección y poca personalidad en películas como El negociador, La estafa maestra, la reciente Letras explícitas, o sea Straight Outta Compton y la octava de Rápido y furioso; es lo que se solía llamarse un artesano de los que entregan un producto terminado en los estándares requeridos.

Las estrellas esta vez son Chris Hemsworth y Tessa Thompson o sea Thor y Valkiria, en el mundo de los Avengers, por lo que son una parte fundamental en la actualización de la franquicia a medida de las nuevas generaciones.

Men in black international
Vea el tráiler de "Hombres de negro: MIB internacional"

“Nunca imaginé que íbamos a volver a trabajar juntos tan pronto,” dijo Thompson en algún reportaje. “Pensé que probablemente estaríamos los dos con capas pero de pronto fue “‘¡Vamos a estar de traje ?’”.

La nueva historia repite varias ideas que ya se habían explotado en las anteriores y mantiene la misma tendencia a no tomarse demasiado en serio. Ahora la novata es Molly (Thompson), quien desde que vio a sus padres siendo “neuralizados” (la aplicación que tienen los hombres de negro para hacernos olvidar que vimos cosas raras), está obsesionada con la vida extraterrestre y con la actividad de estos agentes internacionales de lucha contra alienígenas sin papeles. Tanto insiste que al final consigue entrar (y pasa a ser la agente M) y se le asigna como compañero al agente H (Hemsworth), el héroe de la oficina desde que consiguió detener a La Colmena -una invasión masiva del espacio exterior desde la torre Eiffel- y es todo lo rebelde y arrogante que suelen ser los héroes. Al mando está Liam Neeson haciendo cara de Liam Neeson. Y por ahí anda Emma Thompson.

La película tiene un tono de película de intriga internacional de la década de 1960 pero lo usa solo como una referencia; en ese sentido se parece a La estafa maestra que dirigió Gray y era una remake de Faena a la italiana de 1969. Algunos chistes están buenos; otros no tanto. El guion es de Matt Holloway y Art Marcum quienes, entre otras cosas, escribieron Iron Man y una de los Transformers.

Esta vez la misión incluye escenarios en Marruecos, Italia, Londres y París, entre otros, lo que es un ángulo distinto: las otras transcurrían exclusivamente en Nueva York) se cruzan con un montón de personajes de aspecto estrambótico y origen de los que mejor no preguntar, entre ellos el temerario y divertido peón de un ajedrez rarísimo. Está la misma imaginación de siempre para las armas y los medios de transporte incluyendo un vagón de metro que se transforma en una nave.

El final deja claro que se intentará extender la franquicia más allá aunque eso, seguro, depende la taquilla global de este primer fin de semana. Así eran las cosas cuando se estrenó la primera Hombres de negro y así son las cosas ahora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)