Estreno

La historia de una rivalidad legendaria y de película: Godzilla contra King Kong

La película que enfrenta al gorila y al reptil gigantes es la que abrió los cines en Uruguay, se puede ver en Rivera y está llegando a Montevideo

Godzilla vs Kong
Godzilla vs Kong

En 1962, el estudio japonés Toho lanzó King Kong vs. Godzilla, una ambiciosa película de monstruos que enfrentó a dos de las criaturas más populares de la historia del cine en un (supuestamente) combate mortal. La película presentaba un Kong borracho; actores japoneses pintándose sus rostros para interpretar a los “nativos” del Pacífico Sur y una pelea con un pulpo gigante, interpretado por pulpos reales.

Con eso le alcanzó para ser la película de Godzilla más vista en Japón hasta hoy, revivió la franquicia y preparó el escenario para decenas de películas de monstruos por venir.

“A finales de la década de 1950, Toho estaba creando todos estos nuevos monstruos, Mothra, Rodan, para cada nueva película”, dijo William M. Tsutsui, autor de Godzilla en mi mente: Cincuenta años del rey de los monstruos. “Pero realmente fue King Kong vs. Godzilla lo que consolidó a Godzilla como la estrella de la franquicia de monstruos de Toho”.

Desde entonces, los dos titanes lucharon contra calamares y arácnidos gigantes y todo tipo de bestias mecanizadas, pero nunca entre ellos. Aquí hay dos estrellas de cine enormemente populares de dos países e industrias cinematográficas obsesionadas con las franquicias, las secuelas y las películas “versus”. ¿Por qué se necesitaron seis décadas para una revancha? Esa es la pregunta que surge ahora cuando los dos finalmente se reencuentran en Godzilla vs. Kong, una película de gran presupuesto y cargada de efectos que se estrenó en Uruguay el lunes, en Rivera, y que llega al sur del país, el jueves con el regreso de los cines.

En esta última aparición, Godzilla emerge de una pausa y misteriosamente se vuelve loco, lo que lleva a batallas reales con Kong bajo el mar, a bordo de buques de la Armada y en las calles iluminadas de neón de Hong Kong.

Mucho cambió desde 1962. Los actores japoneses con trajes de látex se reemplazaron por efectos CGI hiperrealistas; las criaturas son aún más enormes (desde su debut cinematográfico, Kong creció de siete metros en 1933 a más de 91 metros, hoy) y las luchas se escenifican en la escala más grandiosa. Y a diferencia de aquella primera película, cuando Kong puede o no haber sido el ganador, solo él se levanta de su choque bajo el agua, pero Godzilla es un bicho acuático así que quién sabe.

El camino hacia Godzilla vs. Kong está lleno de giros y vueltas y accidentes. Cuando Godzilla pisoteó por primera vez los cines japoneses en 1954, el monstruo fue un éxito. Pero a una secuela al año siguiente no le fue tan bien, y pronto, otras criaturas Toho como Mothra y Rodan se robaron su lugar en la taquilla. De hecho, la película de 1962 fue originalmente imaginada por Willis O’Brien, quien animó el Kong de 1933, como un enfrentamiento entre el simio y el monstruo de Frankenstein, pero las preocupaciones sobre los derechos de Frankenstein echaron a perder esos planes. Toho intervino y ofreció su célebre reptil como suplente.

En su primer encuentro, las dos estrellas no se peleaban hasta casi una hora de película, e incluso de forma poco entusiasta, con muchos bramidos y golpes en el pecho, pero no muchas peleas. “Las escenas de lucha están destinadas a ser divertidas”, dijo Tsutsui. “Esto fue cuando los creadores de Godzilla intentaban copiar la lucha libre profesional, por lo que se supone que deben ser divertidos y teatrales, y no tenían la seriedad de las películas japonesas o lo que hemos visto recientemente”.

El final ambiguo de la película, con Kong saliendo del océano, llevó a la popular teoría de los fans de que se creó un final alternativo para el público japonés, en el que ganaba Godzilla. “Si está vendiendo esto como Japón contra Estados Unidos, ningún banda se debe ver mal”, dijo Tsutsui. “Pero lo que es más importante, creo que estaban pensan do en un King Kong vs. Godzilla II”.

Los planes para Godzilla vs. Kong se anunciaron en 2015 como parte de MonsterVerse de Legendary, la franquicia multimedia que comenzó el año anterior con Godzilla del director Gareth Edwards. Después de las salidas en solitario en 2017 en Kong: Skull Island y Godzilla: King of the Monsters, la reunión del dúo es promocionada como una “batalla espectacular para todas las edades” por Legendary y Warner Bros.

A diferencia de 1962, no hay que esperar a que aparezcan los monstruos. A un tercio del camino, ya hemos visto a Kong usar el lenguaje de señas, ducharse y rascarse; Godzilla arrasó una franja de Pensacola, Florida; y los dos libran una pelea en el mar, con la cola de Godzilla atravesando barcos y Kong, sin gran experiencia como nadador.

“Vi a Kong en las escenas de acción como una especie de John McClane, el arquetipo de acción de los 80 (el héroe de Duro de matar), donde es un tipo con la espalda contra la pared, y sigues arrojándole más y más cosas”, dijo Wingard.

Hay mucho que lanzar, desde partes de edificios y aviones de combate hasta un hacha creada con la punta de la espalda de uno de los antepasados lejanos de Godzilla. Incluso hay un huevo de Pascua en homenaje a una escena del original de 1962, en la que Kong golpea el tronco de un árbol en la garganta de Godzilla.

Al final, los realizadores tuvieron que lidiar con las expectativas acumuladas durante una espera de seis décadas. Solo en los últimos meses, los fanáticos impacientes han presentado numerosas teorías sobre el enfrentamiento basadas en noticias filtradas y fragmentos de los propios avances de la película, incluida una conjetura particularmente imaginativa, en la que el Godzilla inexplicablemente devastador es en realidad Mechagodzilla, la mecánica rival del lagarto, vistiendo la piel de Godzilla.

“Sí, vi ese”, dijo García, riendo. “De hecho tuvo mucha repercusión. Y es por eso que amo tanto a los fanáticos de Godzilla. Me encanta que la gente vaya allí con eso”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error