CRÍTICA

Una historia juvenil en una densa trama

Eugenia Suárez está asociada desde sus comienzos televisivos al público de niños y adolescentes, por su participación en series como Chiquititas o Casi Ángeles. Pero eso y el hecho de que Cielo, el personaje que interpreta en Abzurdah (2015), sea una colegiala, no transforman a esta película en la mejor opción para flamantes adolescentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Suárez y Lamothe funcionan muy bien en la correcta adaptación cinematográfica.

Con desnudos, sugerentes escenas de sexo y de violencia (aunque moderada), la película flaquea en varios momentos y se vuelve tediosa, lo mismo que ocurre con el libro que sirvió de inspiración (Abzurdah, 2006), por su falta de giros. El sustento final está en el protagónico de la actriz que hace su debut en cine.

Abzurdah, la versión cinematográfica, está basada en la novela autobiográfica homónima que publicara Cielo Latini hace casi una década, en la que la autora cuenta su dramática experiencia como anoréxica y la relación enfermiza que mantuvo con Alejo, un chico al que conoció por Internet y que se transformó en su único motivo para vivir.

Quienes la hayan leído notarán que en la película hay cambios sustanciales (por mencionar uno, no queda claro que los problemas alimenticios de Cielo se habían manifestado antes de que comenzara su romance). Pero es una adaptación, y como tal no hay demasiado para reprocharle. La directora Daniela Goggi (Vísperas, 2006) respeta los lineamientos generales de la historia y no se preocupa por agregar vueltas de tuerca.

En Abzurdah pasa mucho y a la vez nada. Pasa el deterioro a partir de la autodestrucción de una jovencita bella, capaz y con los medios para lograr lo que quiere, y pasa también una relación difícil de adjetivar, que nunca avanza ni parece tener a dónde avanzar. Sobre el final se agolpan algunas situaciones que en resumidas cuentas le dan el final más feliz posible a la historia, dejando la sensación de que faltó tiempo para dar detalles.

Con todas estas contrariedades y a pesar de que por momentos se hace muy densa, la película se salva por las actuaciones de Suárez y Esteban Lamothe (el resto, entre ellos Gloria Carrá, pasan sin pena ni gloria) y por la banda sonora. Lamothe, que se pone en la piel del atractivo pero detestable Alejo, pasa por su mejor momento. Es el actor de moda en la vecina orilla (viene de hacer Farsantes y Guapas en televisión y El cinco de Talleres en cine) y eso no se debe sólo a su apariencia de chico malo sino a sus condiciones, que le permiten desarrollar un personaje que transmite mucho desde la poca expresión y el diálogo seco y conciso.

Lo de la China es una considerable revelación. En ningún momento su encarnación de Cielo titubea y no hay señal de que sea una principiante en la industria cinematográfica. Es recia a veces, otras sentimental y otras abúlica, y en cada estado maneja una misma intensidad que le permite traspasar la pantalla. Además de eso, le saca provecho a su belleza. Su desempeño, por otra parte, se desenvuelve sobre el colchón que hacen las canciones de Soda Stereo. Con la sensibilidad de las composiciones de Gustavo Cerati se crea un clima sumamente emotivo, uno de los mayores aciertos de esta realización.

Abzurdah es una película aceptable, que con todas sus carencias pasa por varios momentos de tensión emocional bien concretados. Pero el grueso de su éxito se lo debe a Suárez, que supera con creces las expectativas sacándole brillo a Cielo, el personaje más complejo y dramático al que se ha enfrentado hasta ahora. Es probable que su rostro se empiece a ver más a menudo en la pantalla grande.

SABER MÁS

ABZURDAH (***)


Argentina, 2015. Directora: Daniela Goggi. Guionista: Alberto Rojas Apel. Basada en: Abzurdah (2006), novela autobiográfica de Cielo Latini. Banda sonora: Soda Stereo. Elenco: Eugenia Suárez, Esteban Lamothe, Gloria Carrá, Rafael Spregelburd, Paula Kohan, Malena Sánchez, Fernando Dente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)