El hombre tras Una película misteriosa

La verdadera historia detrás de una película de culto local

Familiares de Manuel Lamas confirman mitos que divulgan los fanáticos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pedro Lamas guarda fotografías y películas caseras de su hermano. Foto: F. Ponzetto

Pedro Lamas es campeón de ajedrez y el hermano menor de Manuel Lamas, el excéntrico cineasta que dirigió Acto de violencia en una joven periodista, una película rodada en 1988 en video, llena de diálogos y escenas descabelladas que la convirtieron en una obra de culto que cada año suma seguidores.

Hasta este momento, varios misterios acerca de su realización y su director no tenían respuesta. Los rumores sobre el paradero de Manuel Lamas y sobre sus ideas de cómo hacer y cambiar el negocio del cine, fueron creciendo al punto de que Emilio Silva —fanático del film— decidió hacer un documental reuniendo todos los mitos. Se llamará Directamente para video.

Luego de leer el informe que publicó El País (ver nota relacionada), Pedro decidió contar cómo vivió y murió su hermano, un genio loco y bohemio al que describe como un gran dibujante antes de convertirse en un apasionado del cine.

Un caminante.

Quienes conocieron a Manuel Lamas lo recuerdan paseando por el centro de Montevideo. Es lógico, porque creció en una casa de la calle Guayabo y Eduardo Acevedo, a media cuadra del negocio familiar, una enorme librería llamada El librero de la feria.

Sobre una mesa de esa misma casa Pedro despliega fotografías: de Manuel niño aprendiendo a caminar, haciendo un truco de magia en la adolescencia, tomando un café junto a su bella esposa en plena juventud, y, ya veterano, sonriendo en una reunión de amigos.

Nació el 24 de agosto de 1935 y falleció el 27 de agosto del 2004. Tenía 69 años. Se desplomó de un ataque cardíaco en medio de la calle. Marianela Ferrari, su último gran amor, dice que murió de la misma forma en que vivió: caminando en medio del tumulto.

Las leyendas eran falsas. Manuel Lamas nunca trabajó en Hollywood ni terminó sus días siendo un indigente en la Iglesia San Francisco de Asís. Pero es cierto que en sus últimos años empezó a perder la cordura y es posible que un párroco de esa iglesia le haya aconsejado instalarse en una casa abandonada de Ciudad Vieja, que compartía con una mujer china y sus dos hijas. Su familia siempre estuvo cerca.

El seductor.

Susana Groisman, una de las actrices que trabajó bajo su dirección en el film Crónica de Susana —que nunca se estrenó, igual que el resto de su obra—, indicó con acierto su parecido físico con el cómico francés Fernandel. A mediados de 1990 empezó a usar patillas al estilo Carlos Menem y el pelo bastante largo.

Manuel Lamas tuvo varias novias, y aseguran que nunca las engañó. Entre ellas está Blanca Giménez, la protagonista de Acto de violencia... y su supuesta colaboradora en la venta de película eróticas. Siendo joven se casó con una mujer hermosa llamada Marvis con quien tuvo dos hijos. Luego del divorcio los tres partieron a Canadá.

En 1995 Marianela Ferrari conoció al cineasta a través de un aviso en el diario que solicitaba actrices para la película La reina de la noche. Se enamoraron y vivieron juntos por siete años. En el film, interpreta a una mujer ciega, paralítica, con voz de soprano y víctima de violencia doméstica, que se enamora de un director de orquesta. La copia original, que se creía perdida, la tiene ella. Y no la presta. Aunque aceptó proyectarla próximamente para los fanáticos.

Marianela Ferrari, la última pareja de Manuel Lamas
Marianela Ferrari, la última pareja de Manuel Lamas

La reina de la noche demuestra una mejoría técnica y, curiosamente, se asemeja a la estructura de Acto de violencia...: hay una periodista, maltrato, enamoramiento y brujería. De nuevo filmó en solitario, a lo largo de dos años, y compuso la música. Luego filmó una película infantil, Tony en el zoo, protagonizada por el hijo de Marianela.

En ninguna de las dos hay publicidades de marcas ni empresas.

Genio loco.

Generoso, bohemio y entusiasta, "tenía amigos como estrellas", dice su hermano. Muchas veces fueron ellos quienes le daban dinero para sus hazañas creativas.

—¿Es cierto que China Zorrilla financió parte de Acto de violencia...?

—Sí. Y también le pidió que actuara, —confirma Marianela.

Solía hacer caricaturas, sobre todo mientras pasaba el tiempo en el Sorocabana, su bar preferido. Hizo títeres, trucos de magia, esculturas, pescó y vendió pescado puerta por puerta. Quiso cantar tangos en francés. Abandonó la carrera de arquitectura a punto de recibirse porque creyó que un profesor había plagiado uno de sus bocetos.

Ganó buen dinero tiñendo telas con diseños psicodélicos que se usaban para hacer vestidos. Con esas ganancias compró dos casas y se las dio a su esposa. Trabajó para algunos diarios como dibujante de caballos de carrera. Filmó muchas publicidades que Marianela ayudaba a vender. Pero el dinero duraba poco: era habitual que invitara a sus amigos a viajar hasta Buenos Aires para almorzar y volver. También regaló el dinero de una herencia familiar. Fue un enamorado de la música clásica y del cine. Tal vez por eso el único papel que interpretó es el de Roberto Brumsz en La reina de la noche: un director de orquesta admirado por una joven periodista.

Antes de despedirse Pedro comenta que ese día, por primera vez, había visto Acto de violencia...

—¿Y qué le pareció?

—Esa película es mi hermano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)