ENTREVISTA

La historia detrás de "Una noche en Miami", la película que aspira a tres Globo de Oro

Regina King repasa la historia de "Una noche en Miami", la película que narra el encuentro entre Cassius Clay, Malcolm X, Sam Cooke y Jim Brown

Imagen promocional de la película "Una noche en Miami...". Foto: Difusión
Imagen promocional de la película "Una noche en Miami...". Foto: Difusión

Una noche en Miami, que está en Amazon Prime y tiene nominaciones para los Globos de Oro que se entregan mañana, es el relato ficticio de un encuentro real de 1964 entre cuatro leyendas.

El 24 de febrero de ese año, Cassius Clay, Jim Brown, Sam Cooke y Malcolm X se reunieron horas después de que Clay ganara el campeonato mundial de peso pesado. Aunque en la vida real compartieron helado como en la película, en la ficción, también escucharon música y debatieron enérgicamente sus roles y los objetivos del movimiento de derechos civiles. Eso no fue así.

Ambientada en la humilde habitación de Malcolm en Hampton House, un motel de Miami, el aclamado drama sigue a cada uno de estos hombres mientras se enfrentan a elecciones cruciales.

—Malcolm (Kingsley Ben-Adir) está a punto de dejar la Nación del Islam, de la que es su ministro más carismático y para la que ha reclutado a Clay, de 22 años.

—Clay (Eli Goree) planea anunciar su afiliación a la Nación del Islam y su cambio de nombre a Muhammad Ali a la mañana siguiente.

—Brown (Aldis Hodge), estrella del fútbol americano, se debate entre su deseo de ser actor y su carrera deportiva.

—Y afirmando su independencia artística, el cantante Cooke (Leslie Odom Jr.) es uno de los pocos afroamericanos en poseer un sello discográfico, acumulando docenas de éxitos, incluido, ese año, “A Change Is Gonna Come”.

La película se centra en esa noche pero en la vida real, la tragedia llegó rápidamente. Para diciembre, Cooke sería asesinado en una habitación de motel de Los Ángeles. A Malcolm lo matarían unos meses después. Y para 1967, Ali se enfrentaba a la cárcel y la prohibición de boxear después de una condena por evadir el servicio militar en la guerra de Vietnam. De los cuatro, solo Brown, quien se retiró en 1966, sigue vivo.

Una noche en Miami nació como una obra de 2013 de Kemp Powers, quien también hizo el guión. Fue su conmovedor intento de transformar figuras veneradas como monumentos en personajes tridimensionales que pudieran ser recordados como hombres.

Movida por el énfasis de Powers en la intimidad del iconicismo, la actriz Regina King quiso contar esta historia en la pantalla, haciendo de Una noche en Miami su debut como directora. King es mejor conocida como una gran actriz, ganando premios Emmy, sobre todo por Watchmen del año pasado.En 2019 ganó un Oscar y un Globo de Oro a la actriz de reparto por If Beale Street Could Talk de Barry Jenkins.

Una noche en Miami está nominada a tres Globos de Oro: King, Odom Jr. y para la canción“Speak Now”.

Y hay rumores de Oscar para King, quien en una charla con The New York Times cuenta cómo llegó a su ópera prima.

—¿Qué te atrajo originalmente de esta historia?

—En 2019, leí la obra y enseguida el guión. Pero este tema está presente para los negros desde que existe nuestra historia en Estados Unidos. También pensé que el texto de Kemp era una carta de amor a la experiencia del hombre negro. Como espectadora, siento que a menudo no tengo la oportunidad de ver a nuestros hombres mostrados en la pantalla de la forma en que los vemos en la vida real.

—La gente más joven puede haber oído hablar de Malcolm X o Ali, pero tal vez no de Jim Brown y Sam Cooke. ¿Cómo se acercó a presentarlos a una nueva generación?

—La película es calma, pero es ruidosa en cuanto al tema. Soy una de esas personas que siente que estos cuatro hombres son eternos. La autobiografía de Malcolm tuvo un impacto en mi hijo tal como lo tuvo en mí cuando tenía 20 años. Pero es una apuesta. Cuando se habla de los veinteañeros del mundo, es posible que algunos de ellos no sean lo suficientemente pacientes como para sentarse y asimilarlo. Afortunadamente, he podido vivir indirectamente a través de mi hijo para ver la tecnología y cosas que despiertan su interés. Entonces, aunque esta es una pieza de época, todavía quiero que sea visualmente atractiva y pensé que saturarla con color era más probable que llamara la atención de los más jóvenes que una paleta apagada. El color representa la resistencia de los negros. Aún así, logramos sonreír, bailar, reír, amar, incluso con todas las cosas a las que nos enfrentamos en la vida cotidiana.

—Eres una de las actrices más famosos de tu generación. ¿Cómo te ayudó tu experiencia a sacar ciertas actuaciones de tu elenco?

—Una de las cosas que me atrajo del guión es que es una pieza de actor. Y siendo actriz, por supuesto, voy a gravitar hacia algo que siento que es una oportunidad para que los actores realmente se puedan lucir. Y siendo actor, entiendo lo que se necesita para llegar al espacio emocional y “lo que es fácil” para un actor no es necesariamente fácil para otro, cómo uno se comunica no es igual para otro.

—¿Cómo afectaron la pandemia y las protestas sociales en la realización de esta película?

—Comenzamos a rodar en enero de 2020 y salimos de Nueva Orleans en febrero, porque siempre tuvimos la intención de rodar dos escenas más en Los Ángeles. Y luego llegó elCovid, así que pensamos que haríamos una pausa y no nos apresuramos. Pero no podríamos haber adivinado que las protestas iban a ocurrir. Entonces, cuando nos encontramos en ese momento en que todo estalló (en junio), comencé a hablar con los actores, y todos decían: “Oh, tengo que hacerlo”. Como cineastas, sentimos que era nuestra responsabilidad estar seguros y que tan pronto como Los Angeles se abriera para filmar de nuevo, podríamos crear una huella realmente pequeña y hacer con un equipo esquelético para hacer esas dos escenas.

—Me sorprendió la acritud entre Malcolm X y Sam Cooke, ya que no están de acuerdo sobre cuál debería ser su papel en el movimiento de derechos civiles. En nuestro momento político actual, ¿qué esperas que las audiencias se lleven de las complicadas relaciones que estos hombres tienen entre sí, así como con Ali y Brown?

— Para mí, ver a Malcolm y Sam fue más un recordatorio de que todas esas perspectivas tienen que existir para que realmente se mueva un movimiento. Y cuando llegue a su conversación sobre responsabilidad social, eso son solo dos enfoques. Pero también era necesario que Cassius y Jim ayudaran a cada uno a ver la perspectiva del otro. Lo que es tan hermoso en Una noche en Miami para mí es que tanto Sam como Malcolm se dan cuenta, “Sí, no debería haber dicho eso”. No necesariamente dicen “lo siento”. Pero dicen, de muchas maneras, “Te veo, hombre. Y te escucho y te siento”. Y eso es algo hermoso que capturan estos actores. Solo espero que llegue y sea recibido. Que se pueda debatir con amor y respeto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error