Charla

Una historia también la cuentan los sonidos

Una charla con Christopher Nolan, Hans Zimmer y sus músicos sobre la notable banda sonora de Dunkerque que se reestrena hoy en Uruguay

Hans Zimmer y Christopher Nolan
Christopher Nolan y Hans Zimmer, socios en una gran película

El reestreno hoy de Dunkerque, gracias a sus ocho nominaciones, permitirá a aquellos que se la perdieron la posibilidad de ver uno de los grandes espectáculos cinematográficos del año. La última de Christopher Nolan se centra en los acontecimientos ocurridos al comienzo de la Segunda Guerra Mundial en una playa de Francia con un 400.000 soldados aliados a merced del avance nazi.


En una película llena de grandes ideas, el uso del sonido y la banda sonora (que le dan tres de sus nominaciones) es uno de los aspectos más destacados. En esta charla hablan sobre esa construcción sonora, el compositor Hans Zimmer (nominado), sus colaboradores Benjamin Wallfisch y Lorne Balfe y el propio Nolan.

“El misterio fundamental era cómo hacer algo consistente dado el aumento constante de tensión”, dice Zimmer, quien ganó un Oscar por El rey león y tuvo otras nueve nominaciones.


—¿Quería que se resolviera la tensión de la música?

Hans Zimmer: No. Tenía que hacer que la tensión fuera insoportable como si el resultado fuera a ser trágico, debía pretender que nunca van a salir de la playa. Si es que existen actores de método, debo decir que soy un compositor de método. Fui a la playa en Dunkerque. Suena de loco, pero estaba en la zona y fui sabiendo que estaban rodando ahí en un día feísimo. Agarré un poco de arena y me la llevé y hubo algo bueno en tener eso al lado. Y generalmente cuando empiezo una película aparecen los plazos, las cosas sin solución. Estoy tenso todo el tiempo.

Dunkerque. Foto: Difusión
Vea el tráiler de Dunkerque, que gracias a sus ocho nominaciones se reestrena

—¿Tuvo otros puntos de referencia?

Zimmer: Era muy importante olvidarme de las películas de guerra que había visto. Esta película es más sobre el tiempo más que otra película que hemos hecho, acerca de cómo se va terminando el tiempo.

Lorne Balfe: Nunca la pensé como una película de guerra. Para mi siempre fue un thriller.

Christopher Nolan: Le dije a Hans que no escribiera música emocional porque lo que quería era objetividad porque la película que quería hacer era sobre el suspenso y la tensión no sobre emociones. Y eso pasaba mucho por el ritmo.

—¿Utilizó alguna otra instrumentación?

Zimmer: Hay un contrabajo en los registros extremos, en los más altos. Traté de mantener un grupo pequeño de músicos tocando al límite de sus capacidades.

Benjamin Wallfisch: Teníamos 14 chelos y siempre estaban incómodos.

Zimmer: Realmente intentaba estar en sincronía con lo que Richard King estaba haciendo con los efectos de sonido. Richard me enviaba los sonidos del Moonstone, el barco, y lo convertíamos en un instrumento musical.

Balfe: Eso es algo que no necesariamente se nota: el sonido de los barcos y los motores están en el mismo tempo que la música.

Nolan: De todas mis películas, esta es la que tiene la fusión más estrecha entre la música, la película y los efectos de sonidos, lo que hizo que la edición fuera muy dificultosa. Hubo muchos momentos del proceso en los que Hans y sus muchachos nos maldecían en el estudio.

Zimmer: ¿Puedo decir algo rudo? Esta banda de sonido es la banda de sonido de Chris Nolan. Esta película es la visión de un solo hombre. No importa si es música de Elgar, de Hans Zimmer o de Ben Wallfisch, no hubo un solo momento en el que yo moviera la mano sin sentir la mano de Chris sobre mi mano llegando a las notas. Esta es la colaboración más estrecha que he tenido con un director y aunque nunca jamás tocó un nota, de alguna manera tocó cada una de las notas de esta banda sonora.

Balfe: Acá, cada efecto de sonido y cada nota, las dirigió Christopher Nolan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º