Streaming

Historia conocida en versión más oscura

Netflix estrenó su versión del clásico de Kipling, “El libro de la selva”

Mowgli
Mowgli, un niño, un tigre y un cuento clásico. Foto: Difusión

Encontrar un preadolescente que pueda llevar adelante una película de gran presupuesto y con muchos efectos especiales no es asunto sencillo. Pero elegir a Rohan Chand podría haber sido la parte más fácil de la nueva adaptación de El libro de la selva de Netflix, Mowgli: Legend of the Jungle.

“Me encantaría decir que buscamos en miles de personas para encontrarlo, pero ese no es el caso”, dijo el director, Andy Serkis. “Fue la tercera persona que leyó para el papel. Tuvimos suerte”.

Casi todo lo relacionado con la película, que desde ayer está en Netflix, fue una lucha con grandes retrasos, competencia sorpresa, conversaciones con múltiples directores, cambios de propiedad y un plan de distribución que aún estaba en marcha. Y todo eso pasaba hace menos de un mes.

Para cuando esta última versión de la querida historia de Kipling apareció en las pantallas, ya tenía siete años de vueltas. Serkis, para quien se suponía que la película sería su gran debut como director, dirigió y lanzó otra película mientras trabajaba en Mowgli. Chand, quien tenía 10 años en su casting, ahora tiene 14.

Mowgli
Vea el tráiler de "Mowgli", la versión que estrenó Netflix de "El libro de la selva"

Originalmente una producción de Warner, Mowgli se concibió como un híbrido complejo, de gran presupuesto, con fotografía de acción real y animación de captura de movimiento, dirigida a los cines. En abril de 2012 se informó que el estudio estaba en conversaciones con Steve Kloves, quien escribió los guiones de Harry Potter, para escribir, dirigir y producir.

Para julio de 2013, la producción tuvo su primer gran revés: Disney estaba creando su propio híbrido El libro de la selva que dirigiría Jon Favreau.

El fenómeno de las películas gemelas no es raro pero es menos común que dos estudios de los grandes desarrollen el mismo libro a la vez pero El libro de la selva es de dominio público. Y Disney, que lanzó una versión animada en 1967, tenía los recursos y el historial de la marca para hacerla con confianza y rapidez.

Para diciembre de 2013, los planes de Warner. parecían haber cambiado. Se informó que el estudio estaba en conversaciones con Alejandro González Iñárritu (The Revenant) para dirigirla. Unos meses más tarde, los informes indicaron que Iñárritu estaba fuera y que podría entrar Ron Howard.

No fue así. Ese abril, The Hollywood Reporter informó que el elegido era Serkis, conocido por su actuaciones de captura de movimiento en El señor de los anillos y El planeta de los simios.

Pero la carrera con Disney estaba en marcha. Aun así, Serkis se sentía confiado de estar haciendo una película totalmente diferente: su visión era más oscura y, en última instancia, en Estados Unidos, obtuvo una calificación PG-13 por violencia intensa. En su reseña del New York Times, Glenn Kenny dijo que tenía “mucha más suciedad, sangre y muerte que cualquier otra versión de Kipling”.

“La nuestra nunca fue pensada para toda la familia”, dijo Serkis. “Queríamos hacerla más visceral y que puedas oler la jungla”.

Serkis reunió un equipo impresionante para grabar las voces, los movimientos corporales y las expresiones faciales de los personajes, incluyendo a Christian Bale como Bagheera, la pantera, Cate Blanchett como Kaa, la pitón y Benedict Cumberbatch como Shere Khan el tigre. Serkis se reservó al oso Baloo.

En parte debido a la complejidad de la animación híbrida, Serkis dijo que rápidamente se dio cuenta de que vencer a Disney era como imposible. El Libro de la Selva de Favreau, que era apta para todo público y presentó un uso limitado de la tecnología de captura de movimiento, se estrenó en abril de 2016. Fue un gran éxito, y Warner decidió retrasar su película hasta el otoño de 2018.

El estudio trajo brevemente al director Alfonso Cuarón (el de Gravedad) para explorar un tratamiento más familiar pero “eso no funcionó”, dijo Serkis. Mientras tanto, Serkis actuó en El planeta de los simios: La guerra y Pantera negra. El año pasado debutó como director con Breathe, una historia de amor protagonizada por Claire Foy y Andrew Garfield.

Pero los contratiempos no habían terminado. Serkis casi había completado Mowgli cuando llegó la noticia de Warner la había vendido a Netflix.

La estrategia inicial de Netflix, tal como se anunció en julio, fue llevar el lanzamiento a 2019, con planes indefinidos para un lanzamiento limitado en cines. A principios de mes, Netflix cambió el curso de la película una vez más, adelantando su salida para este año, incluyendo un estreno de cines. No está claro qué provocó el cambio, pero Serkis se mostró satisfecho.

“Dije: ‘Esto es una película de cine, y merece un público de cine”, dijo. “Y han honrado absolutamente eso”.

La gran mayoría de los espectadores, sin embargo, verán Mowgli online. La estrella de la película, Chand dijo estar entusiasmado con la perspectiva.

“Netflix es la principal forma en que mi generación consume medios”, dijo. “Nuestro objetivo era que esta película fuera vista por tantas personas como fuera posible, por lo que es genial que Netflix la haya comprado”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)