EMMA WATSON

Una heroína clásica que aún sabe ser moderna

El jueves llega la nueva versión de La bella y la bestia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Emma Watson. Foto: Difusión

Emma Watson, la estrella más grande surgida de Harry Potter encontró, dice, su espíritu afín en Bella, el personaje que interpreta en La bella y la bestia, versión con actores de la estimada película de animación de 1991 que se estrena este jueves en Uruguay.

Como se sabe, toda una generación de mujeres jóvenes a la que definitivamente pertenece Watson, Bella tiene un alma libre y ama los libros. Es asediada por el narcisista Gaston (Luke Evans) pero ella se enamora de la horrorosa y peluda Bestia (Dan Stevens), que fuera humano pero un embrujo convirtió en animal.

"Bella tuvo una enorme influencia en la mujer que he llegado a ser ahora", dice Watson, "pues fue una parte muy importante de mi infancia. Había algo en su espíritu y en su energía con lo que me conecté".

"Nunca fue la víctima", continúa la actriz. "Conoció a la Bestia directamente. Era mi defensora. Iba contra la corriente. No le importaba lo que los demás pensaran de ella. Bella siempre hizo eso con su increíble osadía".

Cuando le ofrecieron el papel para la película, su única preocupación fue que siguiera siendo la Bella que ella recordaba de la película animada de su infancia.

"Los momentos en que nos expandimos más allá de nuestro mundo y tratamos de crecer al tamaño del mundo son decisivos", dice. "Que Bella haya tenido esos momentos hizo que me volviera a enamorar de ella".

En otras palabras, aunque Bella se originó en un dibujito de Disney, no es una princesa Disney. "Es una muchacha moderna que no quiere ser la princesa", dice Watson. "Tiene otros intereses además de encontrar novio y casarse".

Watson y el director, Bill Condon, se esforzaron para que su versión de Bella fuera una heroína del siglo XXI. En la película animada, por ejemplo, es el padre de Bella el que crea inventos locos. Ahora, la misma Bella es inventora.

Al igual que la película original, esta versión es musical, lo que significó que Watson tuvo que cantar y bailar en pantalla por primera vez. Y también Stevens.

Su nombre completo es Emma Charlotte Duerre Watson y nació en París, donde sus padres, abogados ingleses, estaban trabajando. Creció en Oxfordshire, Inglaterra, y a los seis años anunció que quería ser actriz.

Sus padres no pusieron objeciones y Watson asistió a la filial en Oxford de Stagecoach Theatre Arts, concentrándose en el canto, el baile y la actuación. Para cuando tenía diez años ya estaba participando en presentaciones de grupos locales de teatro.

Su gran oportunidad le llegó en 1999, cuando una profesora de teatro de Oxford la mencionó a un agente de elenco. Eso desembocó en una prueba de elenco para la versión cinematográfica de la exitosa novela de J.K. Rowling Harry Potter y la piedra filosofal (2001).

Siete pruebas después, ella fue seleccionada como la cerebral y bibliófila Hermione Granger, y ahí se quedó 10 años.

"Me da mucho gusto haber estado tan joven y no haberme dado cuenta de la enormidad de todo aquello", afirma.

Desde ahí no ha parado de crecer.

"Creo que La bella y la bestia fue un paso importante para mí", dice Watson. "Cuando terminamos el rodaje, realmente sentí que finalmente había hecho la transición y empezado a interpretar mujeres en la pantalla".

"Es emocionante", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)