BEN-HUR

Un héroe que regresa desde los viejos tiempos bíblicos

Este jueves se estrena la nueva versión de un clásico al que Hollywood ya ha recurrido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Llega una nueva versión de Ben-Hur. Foto: Difusión

Parecía un prospecto intimidante pero en su más reciente proyecto, el director ruso Timur Bekmambetov, responsable de Se busca (2009) y Abraham Lincoln: cazador de vampiros (2012), quería volver a narrar la historia de Ben-Hur.

La película de Bekmambetov, que en Uruguay se estrena este jueves, es la cuarta adaptación para la pantalla grande de la novela de Lew Wallace, Ben-Hur: A Tale of the Christ (1880). El libro ya había dado origen a películas mudas realizadas en 1907 y en 1925, así como a la aclamada versión de William Wyler, Ben-Hur (1959), que ganó 11 premios de la Academia, entre ellos el de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor para el protagonista, Charlton Heston. Por lo demás, el libro de Wallace también inspiró un corto, una obra en Broadway y una miniserie de televisión.

Conforme dicta el original, el Ben-Hur de Bekmambetov está ambientado en Judea durante la ocupación romana y se centra en los amigos de infancia y medios hermanos Judah Ben-Hur (Jack Huston), un príncipe judío, y Messala Severus (Toby Kebbell), oficial del ejército romano. Años después, los dos vuelven a encontrarse y Messala acusa falsamente a Ben-Hur de intento de asesinato, lo que provoca un largo periodo de esclavitud.

Por último, Ben-Hur obtiene su posibilidad de vengarse en la forma de una competencia de cuadrigas contra Messala, en la que el vencedor se lleva todo. Sus opciones se ven complicadas por otras personas: Sheik Ilderim (Morgan Freeman), que lo entrena como conductor de cuadrigas, y Jesucristo (Rodrigo Santoro), que se le aparece a Ben-Hur para incitarlo a buscar la redención en lugar de venganza.

"Nuestra película contó con un libreto original y, cuando lo leí la primera vez, me sorprendió lo diferente que era de lo que yo me imaginaba de Ben-Hur", revela Bekmambetov. "No es entretenimiento soso, es todo un drama. Es una película muy contemporánea. Habla exactamente de los problemas de hoy : problemas derivados del poder, el terrorismo, el egoísmo y la globalización, pero también del fin del imperio romano. Es una época de competencia, de política, de ego y de crisis.

"Tenemos la carrera de cuadrigas y la acción," continúa, "pero a fin de cuentas, para mí es una película muy importante y oportuna. Siento que esta fue una rara oportunidad para que un cineasta hiciera una gran película épica y de acción con una idea profunda. No es solo una obra de entretenimiento, sino que es una historia con mensaje."

Inmediatamente después de leer el libreto, Bekmambetov pensó en Freeman, que había trabajado en Se busca para que interpretara a Ilderim. Fue "una decisión justa y orgánica, pues es un personaje muy inteligente e interesante."

"Ilderim no es el personaje cómico como en la película de 1959," agrega Bekmambetov, refiriéndose a la actuación que le valió a Hugh Griffith un Oscar al Mejor secundario. "Más bien es un personaje inteligente y oscuro. Y tuve la suerte de que a Morgan le gustara el libreto y accediera a interpretarlo."

Huston de hecho llegó al casting con la esperanza de conseguir el papel de Messala. Pero Bekmambetov tenía otra idea. "Pienso que Judah sueña con ser como su medio hermano," dice el director. "Esa fue la interpretación que yo tenía en mente. Después de leer, le pedí a Jack que hiciera la prueba de lectura para el personaje de Judah. ¿Puedes leer al otro personaje?, le pregunté. Así lo hice y después hablé a MGM para decirles que habíamos encontrado a un excelente Judah.

"Había visto el trabajo de Toby desde hace mucho tiempo, pero nunca había tenido la oportunidad de trabajar con él", dice. "Y entonces vi la química que había entre ellos dos, entre Toby y Jack. Son muy diferentes pero ambos son grandes actores, y yo sabía que daría resultado."

Después vino la parte más delicada de la selección de elenco. ¿Cómo decide un director quién va a interpretar a Jesucristo?

"Hablé con muchos, pero muchos actores," afirma Bekmambetov. "Y, no sé, Rodrigo tiene cierta calidez interna y, para mí, es un actor muy bueno. No se puede imitar a Cristo, pero él estaba tan concentrado que dio resultado. Pero no se está eligiendo a un actor para el papel, se está eligiendo una personalidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados