Perfil

El héroe que si se enoja es letal

El jueves se estrena El pasajero, la nueva película de Liam Neeson

Liam Neeson
Liam Neeson, un hombre desesperado en "El pasajero"

Es mejor no meterse con Liam Neeson: pocos nominados para el Oscar tienen un puño tan contundente. Lo viene demostrando en esta última y ya larga etapa como héroe de acción de la que El pasajero, que se estrena el jueves, es un nuevo ejemplo.

Hace tanto que viene haciendo de Charles Bronson irlandés—o sea un héroe capaz de hacer justicia con mano propia si la situación lo obliga y con las herramientas para estar a la altura del desafío— que ya se ha robado gran parte de su figura artística. Para las nuevas generaciones, Neeson, no es el nazi con conciencia de La lista de Schindler (papel por el que obtuvo su candidatura al Oscar en 1993), ni Michael Collins, el héroe irlandés que interpretó en El precio de la libertad en 1996, ni el galán de Maridos y esposas de Woody Allen que es de 1992, ni el guerrero católico que muere en el comienzo de Pandillas de Nueva York.

Para cualquier joven espectador de cine con suerte es Qui-Gon Jinn de la primera parte de Star Wars o Ducard, esa suerte de maestro jedi de Bruce Wayne en Batman inicia. Pero ahora ocupa otro lugar en el imaginario colectivo: es el veterano que si se enoja, ojito.

Neeson —quien nació en Ballymena, una ciudad de Irlanda del Norte en 1952— viene haciendo ese personaje con pequeñas variaciones desde 2008 cuando fue aquel padre desesperado que sale a buscar a su hija en Búsqueda implacable (Taken en el original). E hizo más o menos lo mismo en Desconocido, Busqueda implacable 2, Búsqueda implacable 3, Non Stop-Sin escalas y Una noche parasobrevivir. En El líder se enfrentaba a una jauría de lobos solito con sus puños. Esos son guapos.

Muchas de esas películas las dirige el catalán Jaume Collet-Serra quien vuelve a repetir parcería y fórmula con Neeson en El pasajero. Aquí el irlandés es un policía retirado que espera la jubilación vendiendo seguros y yendo y viniendo del trabajo en un tren de cercanías (el commuter del título original). El peor día de su vida es tentado por una desconocida (Vera Farmiga) a descubrir a un pasajero a cambio de 100.000 dólares; comete el error de decir que sí. Los otros cometen el error de no saber de lo que es capaz cuando se enoja.

Lo que sigue son las peleas, las soluciones imposibles y la resistencia de titanio a los golpes que vienen con el paquete. Pero la pericia de Collet-Serra y ese rostro tallado en piedra de Neeson son lo más poderoso que tiene para ofrecer El pasajero. Y sus fanáticos saben que con eso alcanza y sobra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)