cine - la obra maestra de la semana

¡Hatari!

(*****) Título original: "Hatari!" Director: Howard Hawks. Libreto: Leigh Brackett. Fotografía: Russelll Harlan. Música: Henry Mancini. Elenco: John Wayne, Hardy Kruger, Elsa Martinelli, Bruce Cabot, ed Buttons, Gérard Blain, Michele Girardon. Estados Unidos 1962. Va porFox Classics, este miércoles 11, 22 horas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hatari!

La frase de Eric Rohmer ha quedado en la historia: “Al que no le gusta Howard Hawks es que no le gusta en cine” Puede parecer extraña a primera vista esa admiración del más intelectual de los grandes creadores franceses por un cineasta que, si alguna vez posó de algo, fue de “antiintelectual”. La filosofía de Hawks, reiterada en films de gangsters (Scarface) películas de aviación (Solo los ángeles tienen alas, El bombardero heroico), policiales negros (Al borde del abismo), historias sobre corredores de carreras (Rojo siete mil, Peligro) y un formidable puñado de westerns (Río Rojo, Río Bravo, El Dorado, en menor medida Río Lobo).  

Tras esa apariencia de variedad temática hay una unidad fundamental: la historia de un grupo heterogéneo que debe aprender a trabajar en equipo, despliega sentimientos de camaradería, afecto y eventualmente (si aparece algún personaje femenino), amor. No hay personajes individuales heroicos, sino profesionales que saben trabajar juntos. Hawks desconfía de los héroes, y admira a los profesionales que hacían bien su trabajo. Hatari! bien puede constituir una antología de la manera de hacer y del universo personal de Hawks.

Sus personajes son gente dedicada a un trabajo peligroso (cazadores de animales en África para los zoológicos de Europa), e ilustran la concepción del cine de su director: “No hay drama comparable al de un hombre en peligro”. Y los personajes hawksianos están todos: el líder y “torre de fortaleza” en función de quien los demás actúan, el novato que tiene que hacer su aprendizaje (Gérard Blain), la rivalidad amistosa de dos frustrados galanas (Blain y Krüger), la mujer que viene de afuera y sirve para que el espectador conozca junto con ella el mundo en el que se está metiendo. Como se sabe, Hawks fue uno de los héroes de la revista Cahiers du Cinéma, pero nunca se supo qué opinaba acerca de lo ditirambos que esos críticos franceses escribían sobre él. ¿O sí?. ¿Es mera concidencia que en su film haya un actor de Claude Chabrol (Blain) y una actriz de Eric Rohmer (Michele Girardon)? ¿Fue su manera de expresar su agradecimiento?

Qué importa. Lo que importa es lo que Hawks hace con la cámara, de una permanente fluidez que hace que no se note, con un relato en estricto tiempo presente que define a los personajes por lo que hacen aquí y ahora, delante del aparato. Como en Rohmer, casualmente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados