ENTREVISTA

Guillermo Lockhart cuenta cuáles son las claves en el arte de asustar al público

Guillermo Lockhart cuenta las claves a la hora de asustar, también adelanta sobre "Radio siniestra" y el éxito de "El juego de las 100 velas"

Guillermo Lockhart. Foto: Daniel Maidana.
Guillermo Lockhart. Foto: Ulises Casarez

Guillermo Lockhart conoce del terror y lo ha convertido en un éxito literario, de televisión y también en el cine. Luego de la exitosa El juego de las 100 velas, hoy se estrena Radio Siniestra. Con tantos éxitos, Lockhart contó a El País cómo se asusta al público, la universalidad del terror y Radio Siniestra.

—¿Cómo es escribir terror, preparar a la audiencia para que se asuste?

—Ya lo tengo incorporado. Si bien el objetivo de realizar un proyecto audiovisual, como puede ser Voces anónimas, es entretener, cuando hablamos de un capítulo terrorífico, lo primero es tratar de generar una atmósfera en la que el espectador se sienta involucrado. Hay que utilizar la empatía para conectar con los personajes, que sienta que está en la radio, como en la película. El primer objetivo es que el espectador se sienta dentro del proyecto. Una vez que está incluido y se siente parte, empezas a jugar con los climas y a asustarlo. Es como si lo invitaras a subirse a una montaña rusa, lo subís a un carrito, le ponés el cinturón y no es un viaje solo de bajada, va a haber momentos de subida, momentos de vértigo, y de eso se trata. La película no puede ser plana, tiene que tener buenos momentos, clima y buen desenlace.

Imagen de la película "Radio Siniestra". Foto: Difusión
Imagen de la película "Radio Siniestra". Foto: Difusión

—Lo que tiene el terror es que es universal, y la gente se asusta con lo mismo en Uruguay y en China.

—Exacto, y me pasa con el programa que voy a un país distinto para grabar y si bien hay gente que se conecta con el futbol, a mí me pasa con el terror, sobre todo con las leyendas. Es difícil conectarte con personas de otro país, pero cuando te das cuenta que hay cosas que tenemos en común, como las historias, estamos compartiendo un mismo idioma, y de eso se trata. El terror es universal, y eso explica la razón por la que siempre estuvo en nuestras vidas. Y ya es todo un universo, porque además de historias, series de televisión o películas hay juegos de video, plataformas o aplicaciones. Hay gente que me pregunta por qué funciona el terror, y es como decís, es universal. Pasa que antes podía ser para un público más de nicho, y hoy gracias a películas como It, por ejemplo que fue un éxito de taquilla en el mundo, atrapa a todos. Si le acoplamos lo que es la tecnología, los efectos que podemos llegar a ver en la pantalla, creo que va a seguir creciendo.

Imagen de la película "Radio Siniestra". Foto: Difusión
Imagen de la película "Radio Siniestra". Foto: Difusión

—¿Cuál es el consejo para asustar al público?

—Primero buscar al espectador en la escena que estamos narrando o mostrando. Si logramos que el espectador se sienta amenazado por el entorno, lo vamos a tener a nuestra merced. Una vez que pase esto vamos a jugar con la narrativa, las situaciones y hay que estudiar el tema de los miedos que están presentes en los seres humanos. Hay que saber qué es lo que perturba al lector o espectador, y en base a eso movernos en un territorio que si logramos meter al espectador en la escena vamos a poder asustar al público objetivo.

—Muchas veces asusta más lo que se sugiere que lo que se muestra.

—Sí, hay que jugar mucho con el suspenso, el misterio. No hay que ser tan explícito sino sugerir y revelar que hay algo amenazante al público. Si esto se logra el espectador se siente protagonista, y si le presentamos una amenaza que se va acercando paulatinamente, ese acercamiento va perturbando al espectador en el desarrollo de la película o la novela. Entonces eso puede ayudar a la hora de asustar, y a veces asusta más lo que no vemos, porque la mente del espectador es la que más lo puede asustar. Nuestro objetivo es meternos en la mente del espectador para jugar con sus peores miedos y no mostrarle nada, sino dejar que la mente se encargue de mostrarle los monstruos que imagina.

—¿Cómo nace Radio siniestra?

—Es parte de una trilogía de largometrajes en los que participé y todos, si bien tienen su perfil e identidad, son similares porque son antologías con una historia principal que unen a los cortometrajes. Esta historia me interesa mucho, me siento muy identificado porque tiene mucho de Voces anónimas, y Rod Wilson (interpretado por James Wright), el protagonista es el conductor de un programa de radio que sale por las noches y se emite en vivo. Es un programa donde el público llama y cuenta historias paranormales, algunas vivencias que atravesaron en algún momento, y las comparten en vivo. Y Rod también comparte historias que le interesan.

Guillermo Lockhart. Foto: Leo Mainé.
Guillermo Lockhart. Foto: Leonardo Mainé

—Un narrador de historias de terror, ¿no te sentiste identificado?

—Me siento muy identificado con el personaje y a la hora de escribir le aporté mucho. Porque me dije: acá hay un Guillermo como en Voces Anónimas, entonces fue gratificante desde ese punto de vista. Y Rod, el conductor, empieza a hacer su trabajo como cualquier noche contando historias y en determinado momento se da cuenta que pasan cosas extrañas en el estudio y tiene que seguir adelante con el show aunque se pone nervioso. Y a medida que transcurre la película nos enteramos que en esa radio van pasando cosas extrañas y el final es una sorpresa detrás de la otra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados