El director británico con Eisenstein en Guanajuato

Greenaway y su homenaje al director Eisenstein

El británico Peter Greenaway rindió un vibrante homenaje al cine con su filme Eisenstein en Guanajuato en el Festival de Berlín, sobre la estadía en México y el despertar sexual del genial pionero ruso del montaje. 

"Era importante celebrar a un gran director y demostrar de paso que el cine no está muriendo", explicó Greenaway tras el estreno de esta reflexión con gran despliegue visual sobre el séptimo arte, el sexo y la muerte. Greenaway ha insistido mucho en la "muerte del cine".

La película cuenta el viaje a México realizado por Sergei Eisenstein (Elmer Bäck) en 1931, a los 33 años, para rodar su filme Que viva México, financiado por el novelista Upton Sinclair. El escritor millonario y su mujer estaban fascinados con el artista soviético, que para aquel entonces ya había filmado tres de sus obras maestras a la gloria de la revolución rusa, La Huelga (1924), El acorazado Potemkin (1925) y Octubre (1928).

Según Greenaway, Eisenstein, "adepto a conceptos como el materialismo dialéctico" se liberó en México "de la paranoia y las restricciones políticas" soviéticas. De allí a concluir que fue el sexo, descubrimiento del cineasta en México, el vector determinante hay un paso que el director de El contrato del dibujante no vacila en dar. "Algo le pasó que lo abrió a preocuparse más por los individuos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados