ENTREVISTA

Gloria Carrá: "Hay como un lugar incómodo en el que siempre ponen a la mujer"

La popular actriz argentina fue una de las figuras protagónicas del Festival Internacional de Cine de Punta del Este, donde presentó su película Marea alta

Gloria Carrá
Gloria Carrá, en el Festival de Cine de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

"Este es mi primer protagónico en cine, y la película, Marea alta, la vi por primera vez ahora, en el Festival de Cine de Punta del Este. Y la verdad es que yo también me incomodé al verla, porque creo que moviliza mucho. Está escrita y dirigida por Verónica Chen, y la filmamos en Mar de las Pampas, en un paisaje no muy distinto a éste de Punta del Este. La hicimos en invierno, con muchísimo frío. Y yo tengo varias escenas en el agua. Todos mis colegas estaban muy tapados, con buzos, gorros, y yo metiéndome en el mar”, contó la reconocida actriz argentina Gloria Carrá, una de las invitadas especiales de la 23° edición del Festival Internacional de Cine de Punta del Este, que tuvo lugar a lo largo de una semana, hasta el pasado viernes.

En esta enigmática película, Carrá aparece en un registro en el que los espectadores no la han visto tanto. La protagonista de éxitos televisivos de todas las épocas, que van desde La banda del Golden Rocket hasta Para vestir santos, es en Marea alta una mujer misteriosa que se lanza al abismo. “En este guion me gustó la historia y el personaje, y lo que más me gustó fue el desenlace, que cuando leí el guion no me lo esperaba. La película, que fue a Sundance, tiene el tema de las clases sociales, para los dos lados. No enfocamos nunca la película desde un lugar feminista, sino de lo que al personaje le pasaba. La hice pasito a pasito, pensando lo que la protagonista podría sentir. No la encaramos desde el feminismo. Hay una escena en la que el marido le dice que ella no se puede encargar de determinadas cosas de la casa, como controlar el trabajo de los albañiles. Y yo pensaba en que hay como un lugar incómodo en el que siempre ponen a la mujer, donde una que te sale mal, que vuelven siempre a pasar la factura”, explica Carrá sobre el título que presentó en el festival.

Gloria Carrá
Gloria Carrá, en Punta del Este, presentando Marea alta. Foto: Ricardo Figueredo

-¿Sos una actriz que además canta, o una cantante y actriz? ¿Cómo articulás esas dos ramas de tu trabajo?

-Me siento actriz y me siento cantante, o mejor dicho cantautora. Me siento música, porque hago las canciones. Si yo no hiciera las canciones, me sentiría una actriz que canta. Pero yo agarro la guitarra y compongo, desde hace mucho tiempo. Soy actriz, pero con las canciones siento que puedo contar algo que yo quiero. Me levanto, hago un mate, y empiezo a escribir. Es algo que nace de mí: no estoy interpretando un personaje, ni siendo títere de nadie. Hoy me siento actriz y cantante.

-¿Cómo definirías este momento de tu carrera?


-Libre, aunque saliendo de la zona de confort, y pienso porqué no hacerlo. Entonces, muchas de las cosas que me ofrecen, las pienso desde ahí. Como con Sex, la obra que hago con José María Muscari. Cuando llegó la propuesta, él me habló sobre una obra que es de sexo, o más que una obra, una performance, una experiencia en la que el público come, bebe, te acompaña, se mete en los cuartos con vos. Y me interesó, porque necesitaba indagar en ese tema personalmente. Quería ver qué me pasaba a mí con mis propios prejuicios, mis fantasías sexuales. Y está buenísimo el trabajo. Sé que hay algo en mí que se modificó a raíz de eso.

Gloria Carrá
Gloria Carrá, en Marea alta. Foto: Difusión

-¿Siempre elegiste tus trabajos con tanta libertad?

-Antes, cuando era chica, no tenía tanta conciencia: yo trabajo desde muy chica, y entonces a veces me llegaba trabajos y yo decía que sí, sin preguntarme demasiado. Después empecé como a elegir más. Pero yo vivo de esto. No soy una actriz que dice, ya está, ya hice mi carrera. Actuar es mi trabajo, y encima Argentina está pasando por un momento en el que no hay trabajo para actrices. No hay mucha ficción, y el teatro tampoco va tan bien. Aunque a nosotros con Sex no está yendo súper bien, y agotamos todas las semanas. Tengo que vivir de mi trabajo, pero soy más selectiva. Y también me gusta lanzarme a propuestas que en principio no haría.

-Cambió mucho la actuación en televisión desde que vos empezaste.


-Hoy muchas veces que hay en la actuación en televisión algo lavado, que sería como una actuación más moderna. Yo no comulgo demasiado con eso: soy una actriz de mostrar lo que pasa, salvo que el personaje no lo pida. No me da lo mismo decir, ‘es el cumpleaños de Martín’, que ‘Martín tiene cáncer’. Y muchas veces he visto como que actuar era eso.

-¿Vos empezaste a actuar muy chica y luego estudiaste teatro?

-Sí, mi carrera fue bastante atípica. Empecé sin estudiar teatro, haciendo mucha televisión. Y después estudié, de grande, y ahí me volqué más al teatro. Hice algunas cosas de cine, pero más que nada teatro. Y mi carrera viró un poco, y ya no era la chica de la telenovela. Y ahora con Marea alta hice mi primer protagónico en cine. No me llamaron antes. Noto que en el cine, trabajan siempre los mismos. También en la televisión trabajan siempre los mismos.

-¿De tus viejos trabajos en televisión cuales te recuerda más la gente?


-Los clásicos: Señorita maestra, aunque fue hace 80 millones de años, la gente todavía me recuerda a mi personaje, Meche. Y La banda del Golden Rocket: la recuerdo como algo muy divertido. Ahí no me centraba tanto en la actuación. Lo hacía como lo sentía. Éramos amigos, la pasábamos genial. Pero no estaba analizando el personaje ni nada de eso. Eso vino después.

Gloria Carrá
Gloria Carrá, en Playa Brava de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

-¿Qué te llevó a actuar?

-En realidad, mi mamá. Yo era muy chiquita, y cantaba y bailaba. Y me abuela le dijo a mi mamá que me llevara a algún casting, y ahí empecé a quedar como actriz, en publicidades. Pero la verdad es que en ese momento yo no lo elegí, aunque me sentí muy cómoda, muy bien. Y quise cantar, y me llamaron como actriz. Tanto que un poco relegué lo de cantar. No me animaba. Hasta que de grande me di cuenta que eso estaba en mí.

-Para el actor su propio cuerpo es su herramienta de trabajo.

-Absolutamente. Creo que soy bastante relajada en la vida, y eso me parece que lo llevo al escenario, y a mis personajes. Siento que un cuerpo tenso no puede manifestar emociones. Para un actor es importante estar relajado para trabajar, y yo creo que voy desde ahí. Por otro lado, en la actuación, es muy importante ser generoso, y poder darle al otro, para que el otro lo reciba y te devuelva. Ahí se da algo lindo y divertido. Cuando te toca alguien que es agarrado, es más difícil. Es como una pared. Por suerte no me ha pasado tanto eso. 

-¿En qué te reconocés porteña?

-No soy tan porteña. Sí tengo el barrio: me crié en Lanus, y eso me ayuda también para construir los personajes. Este que hice en Marea alta: sé de que se habla, que tiene que ver con cómo se para una mina que tiene más calle. Tengo eso, como más de barrio. Pero no soy tan porteña: no soy de disfrutar tanto la noche porteña. Me gusta más mi casa. Me gusta ir al teatro, al cine, pero me gusta estar en mi casa. Y muchas veces fantaseo con vivir en un lugar lejos de la ciudad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados