Elenco de Birdman, que se estrena esta semana, premiado por sus colegas

Un largo y galardonado camino hasta el Oscar

Continúa la lluvia de premios que preceden al más pesado de todos (al menos para la industria cinematográfica), el Oscar de la Academia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El sólido elenco del ejercicio de realismo fantástico de Iñárritu. Foto. Reuters

Y continúan, al menos en los titulares y el primer párrafo de los cables, las que probablemente sean pistas falsas de cara a lo que vaya ocurrir el 24 de febrero con ese premio mayor.

Si uno se queda en la primera impresión, el gran ganador en la entrega de las distinciones del Sindicato de Actores de los Estados Unidos (SAG) el pasado domingo fue Birdman de Alejandro González Iñárritu, que se alzó con el galardón a Mejor Elenco, lo que se ha querido ver con el equivalente a mejor película. Un día antes, el sindicato de productores había premiado también a la película de Iñárritu como la mejor, lo que refuerza la impresión.

Sin embargo, no hay que apurarse. Cuando se ajusta el lente y se ve lo que los actores premiaron en las categorías individuales, el cuadro se desdibuja un poco. El premio a mejor actor no fue para Michael Keaton (que está muy bien en Birdman) sino para Eddie Redmayne, que interpreta al científico Stephen Hawking en La teoría del todo. El de mejor actriz fue (¡por fin!) a la gran Julianne Moore, que no solamente es una estupenda actriz sino que corre con la ventaja de encarnar a una enferma de Alzheimer en Still Alice. El de mejor actor secundario fue para J.K. Simmons por su personaje de tiránico profesor de música en Whiplash. Y el de actriz secundaria celebró a Patricia Arquette por su labor en Boyhood.

Los cables se han apresurado a aclarar que "el premio del SAG a mejor reparto no siempre se traduce en una victoria en los Oscar en la categoría de mejor película, sí revela que los actores, el mayor bloque de votación para los Oscar, lo favorecen sobre otro importante contendiente, la película Boyhood de Richard Linklater.

Hay una falla en ese razonamiento. El premio del SAG prueba, en todo caso, que sus integrantes consideraron que el elenco de Birdman era el más parejo y compacto de todos, pero es significativo que no hayan premiado, individualmente, a ninguno de sus actores. Conviene observar también que los cuatro ganadores en rubros individuales (Redmayne, Moore, Simmons y Arquette) repiten los Globo de Oro, que premiaron como mejor drama a Boyhood y como mejor comedia a El gran hotel Budapest, y consolaron a Iñárritu con un galardón a mejor libreto. El favoritismo de Birdman (que es una muy buena película, y seguramente una de las dos mejores en competencia por el Oscar: la otra es Boyhood) está todavía por verse.

Michael Keaton, que puso mucho de sí en Birdman y que si no gana esta vez no lo van a premiar nunca por nada, ha podido decir que "estaba seguro de que los 100.000 miembros del SAG encontraron un espíritu afín en la película". Claro, trata sobre problemas que tienen los actores.

La situación va a estar más claras dentro de dos semanas, cuando el Sindicato de Directores entregue sus premios: allí se verá si la balanza se inclina más para el lado de Birdman, o si Boyhood recupera potencial. Como se van dando las cosas, de todos modos, las incógnitas parecen seguirse despejando y las incertidumbres se reducen. De hecho, salvo que ocurra algo muy raro, son dos: ¿el Oscar a mejor film irá para Birdman o Boyhood? ¿El mejor actor será Keaton o Eddie Redmayne? De nuevo, salvo que pase algo muy raro, lo demás prácticamente ya se sabe.

Razones y sinrazones de algunos premios

No hay nada más subjetivo que el juicio estético (acaso el amor y la experiencia religiosa quepan en el mismo casillero: el de la intuición) y de ahí que no haya forma "científica" de probar que una película o un actor sean mejores que otros: es algo que más bien "se siente", y no todos sienten igual.

Sin embargo hay ciertos criterios que suelen predominar en Hollywood a la hora de premiar actores. Uno de ellos es la espectacularidad: una enfermedad, deformaciones físicas, estallidos de histeria, mucho grito. Las labores "hacia adentro" suelen notarse menos. De ahí la ventaja de Redmayne, Moore y Sim- mons, por lo menos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)