halit ergenç

El galán maduro que disfruta del éxito tardío

El actor turco protagoniza “El sultán”, la telenovela que Monte Carlo estrena hoy, a las 20.30.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Halit Ergenc.

Usted lo verá así, sentado con pose desprolija, con rostro convencional, barba crecida y un poco pelado, y se preguntará cómo ese hombre se convirtió en galán de telenovela. Cómo las mujeres se pasan horas hablando de él, deseando cruzárselo en la calle. Cómo se derriten cuando aparece en televisión.

Es que tanto en Hollywood como en el Río de la Plata, nos hemos acostumbrado a otro tipo de sex symbol. A un modelo más artificial, menos creíble. A los abdominales de Mariano Martínez, el bronceado eterno de Osvaldo Laport, el jopo de Pablo Echarri. A los ojos azules de Tom Cruise, la musculatura de Jason Statham, la perfección de Brad Pitt.

A lo mejor, la clave está en que las mujeres dejaron de creer en ese modelo tan idealizado de belleza, y el actor turco Halit Ergenç las conquistó con su normalidad.

No, no nos engañemos. En realidad las mujeres no se "enamoraron" de Ergenç, muchas quizás están conociendo ahora su nombre. Se enamoraron de Onur Aksal, el príncipe azul de Las mil y una noches, la exitosísima telenovela turca que abrió la puerta para que las ficciones de aquel país llegaran como una catarata a este lado del mundo.

Onur (¿cuántos bebés sudamericanos se llamarán Onur?) era un empresario famoso que se enamoró perdidamente de Sherezade, después de haber metido la pata hasta el fondo. Y para conquistarla hizo de todo, incluyendo largos monólogos románticos.

Galante como pocos, este hombre maduro y de pocas sonrisas se transformó en el nuevo modelo de galán. Y hoy vuelve a la pantalla uruguaya, protagonizando la serie El sultán que Monte Carlo estrena a las 20.30 en lugar de la también turca Ezel, que concluyó ayer.

Vuelve, sí, pero con un personaje muy distinto: el de Solimán el Magnífico, una de las figuras más importantes del Imperio Otomano. Además de expandirse y crecer a nivel militar, bajo el poderío de Solimán (entre 1520 y 1566) este Estado brilló a nivel cultural e intelectual, alcanzando su propia Edad de Oro.

Aunque como autoridad fue bueno, Solimán seguía las costumbres de aquella cultura y era dueño (literalmente) de un harem de mujeres. Quizás Halit Ergenç no parezca tan buena persona ocupando ese papel.

El sultán (cuyo título original es Muhtesem Yüzyl) fue concebida como una serie de cuatro temporadas, y se emitió entre 2011 y 2014. Fue la producción televisiva más costosa de la historia de Turquía hasta ahora, con un presupuesto de medio millón de dólares por capítulo (y fueron más de 100 episodios). Y levantó polvareda en el gobierno (ver recuadro 2).

Si El sultán fue vendida a más de 50 países del mundo, en parte es por la presencia de Halit Ergenç. ¿Pero cuál es la historia de esta estrella de la televisión?

Origen.

"En realidad, mi intención era ser cantante", confesó en una entrevista con la revista Elle el ahora popular actor. Ergenç es una de las estrellas de la televisión de su país, tanto que para volver a ser pareja de Bergüzar Korel (Sherezade de Las mil y una noches) en la ficción, pues son marido y mujer en la vida real, le pagarán 40.000 dólares por cada capítulo que le toque grabar.

Pero hasta gozar de este presente, el camino para Ergenç no fue fácil de recorrer. Hijo de padre actor y compositor, la veta artística siempre estuvo latente en su vida, pero las obligaciones se encargaron de hacerla a un lado. La relación de sus padres no era estable y en ese entorno nació su hermana Azad, con serios problemas de salud mental.

Que su madre tuviera que estar todo el tiempo a su lado, llevó a Ergenç a estudiar ingeniería naval, a buscar un ingreso estable. Aún hoy, con un presente exitoso y económicamente bueno, sigue creyendo que el oficio de actor siempre pende de un hilo.

"Encaramos este trabajo con mucho peligro. Podés tener todo, fama, dinero, amor, y en un momento todo eso puede desaparecer", le dijo a Elle. "Mi mayor miedo es no perderme en este especial mundo de celebridades".

La incursión en ese mundo fue lenta. Recién cuando sus padres se divorciaron él sintió que tenía que huir, y se ganó la vida de tantas maneras como pudo. Tenía 30 años cuando llegó a Estados Unidos con el sueño de triunfar, y casi dos más cuando decidió que era hora de volver a Turquía, con las manos vacías. Durante 18 meses hizo audiciones, trabajó de mozo, participó de El rey León y estuvo a punto de volverse alcohólico. Hasta fue corrido a patadas de la puerta de un teatro, donde trataba de conseguir un papel.

Días antes de volver a suelo turco, recibió una llamada de una productora de su país. Así empezó su romance con la televisión, que derivó en este estrellato que consolidó con casi 40 años (hoy tiene 44). Trabajando en televisión empezó su historia con Bergüzar Korel. Él estaba casado pero de tanto compartir rodaje con su colega en Las mil y una noches, terminó enamorándose. Ella dejó a su novio, él a su esposa, se casaron y son padres de Ali.

Dicen que ver a su marido en El sultán, rodeado de tantas chicas bonitas, la puso muy celosa a Korel, pero terminó acostumbrándose a la situación. Y si ser la mujer del galán de telenovelas más famoso de Turquía no es sencillo, que se prepare para la visita que harán a Argentina en marzo. Las sudamericanas le demostrarán su pasión a este hombre común que conquistó sus corazones.

La historia de otro turco: Ergün Demir, de "Las mil y una noches" a Carlos Paz

A Marcelo Tinelli y su equipo ya se les hizo costumbre traer estrellas internacionales a participar de Bailando por un sueño, aunque sea algunas semanas. Y en 2015 fueron detrás de la pareja del momento: Halit Ergenç y Bergüzar Korel.

Los actores, que ya se habían prometido no trabajar juntos (aunque eso cambiará pronto) ni dar entrevistas juntos para preservar su intimidad, rechazaron la propuesta.

Ideas del Sur fue entonces por otro actor de Las mil y una noches, y terminó consiguiendo a Ergün Demir, quien interpretaba al infeliz Ali Kemal. Fue el único extranjero que participó de la pasada temporada del reality show.

Demir debutó junto a Macarena Rinaldi y a la traductora Jazmín Natour, quien lo acompañó siempre en los programas pues él no hablaba nada de español.

Si bien nunca aprendió a bailar, logró mantenerse en el concurso y sobrevivir a pesar de las constantes (y razonables) críticas del jurado. Cuando quedó eliminado con la luego finalista Ailén Bechara, denunció una campaña en su contra.

Hoy, Ergün Demir es parte de Marcianos en la casa, obra veraniega que varias figuras de Ideas del Sur (Pedro Alfonso, Soledad Silveyra, Freddy Villlarreal y El Tirri) hacen en Carlos Paz. El actor turco quedó instalado en Argentina y, si bien ahora está con contrato hasta que termine la temporada, no se sabe si optará por quedarse en el vecino país o volver a su tierra.

Está claro que Argentina le encanta; basta revisar sus redes sociales para encontrarse con decenas de mensajes de amor al país que lo acoge. Y el público parece que se encariñó con él... Por ahora.

Una versión que no gustó a miembros del gobierno

A pesar del éxito que tuvo en decenas de países (y que prevé repetir en Uruguay), El sultán fue rechazada por parte del público turco e incluso por el Primer Ministro de aquel país, Recep Tayyip Erdoan, quien calificó a la telenovela como "un intento de insultar nuestro pasado, de faltar el respeto a nuestra historia y de mostrar la historia de Turquía de una manera negativa".

El Consejo Supremo de Radio y Televisión recibió miles de quejas por parte de la audiencia, y fuera del canal que emitía esta realización hubo protestas. El protagonista, incluso, recibió mensajes personales de odio y rechazo.

La productora de la telenovela, TIMS, redujo las escenas de intimidad aunque se defendió de las críticas resaltando que El sultán es una ficción que se inspiró en la historia real.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)