"Fahrenheit 451"

El futuro que imaginó Ray Bradbury está más cerca

Hoy HBO estrena una nueva versión del clásico sobre un mundo sin libros

Farenheit 451
Fahrenheit 451. Foto: difusión

Es un clásico de la literatura que, además, se volvió un clásico del cine, así que volver a visitar Fahrenheit 451 es todo un desafío. Primero está el libro de Ray Bradbury, uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción y muchos aún tienen clara la versión que Francois Truffaut en 1966 que se volvió uno de sus clásicos y aún hoy es una gran película.

Algunos (veteranos) espectadores uruguayos recordarán una versión que a mediados de la década de 1980 hizo Horacio Buscaglia en el teatro La Máscara y un público más joven (y cosmopolita) podrá hablar de un comic (de Tim Hamilton). Por donde sea, la novela que Bradbury escribió en 1953, sigue presente en el imaginario cultural.

Y encima tiene a su favor que la realidad se le ha ido acercando cada vez más y lo que en la década de 1950 parecía una utopía improbable, hoy está a la vuelta de la esquina.

Todos eso funciona como argumento a favor y en contra para los que se atrevieron a realizar la nueva adaptación de Fahrenheit 451 que estrena hoy HBO en su señal de cable y en HBOGo, su servicio de streaming. La dirige Ramin Bahrani y actúan dos actores del momento: Michael B. Jordan, el villano de Black Panther y Michael Shannon, el villano de La forma del agua.

“Hace dos años eché un vistazo al mundo que me rodeaba y me pareció el momento ideal para una interpretación moderna”, dijo Bahrani citado por El País español. Proveniente del ambiente del cine independiente, de Bahrani, en Uruguay solo se conoció, fugazmente, Adiós Solo. Su película más elogiada es 99 Homes sobre las consecuencias de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos con Andrew Garfield y, otra vez, Michael Shannon. 

Fahrenheit 451
Tráiler de la película Fahrenheit 451 que estrena hoy por HBO

Esta nueva revisita de un texto fundamental, además, llega tras el impulso que aportó The Handmaid’s Tale, otra historia sobre un mundo autoritario basado en una novela importante (de Margaret Atwood) que ya tenía una versión cinematográfica (de Volker Schlöndorff). Hay algo, además, de Black Mirror, la serie británica que hablando del futuro, estaba hablando del presente. Un mundo bajo la órbita de Donald Trump también ha despertado curiosidad por esta clase de futuros opresivos y alimentado toda clase de teorías conspirativas.

Eso le da una nueva perspectiva a una historia conocida. Más allá de las necesarias actualizaciones, en un futuro más o menos cercano, los bomberos se dedican a una tarea necesaria para mantener el orden: quemar libros. Los 451 grados Fahrenheit del título refieren a la temperatura en la que se prende fuego el papel y son unos 230 grados centígrados. La nueva versión agrega modernidades que Bradbury, que murió en 2012, no imaginó pero de las que siempre anduvo cerca.

Uno de esos bomberos es Guy Montag (Jordan, una de las estrellas negras del momento), que empieza a dudar de su lealtad al Estado después que se cruza con una vecina (Sofía Boutella). Por ahí anda la mirada desconfiada del capitán Beatty (Shannon). Esos papeles en la versión de Truffaut los interpretaron, respectivamente, Oskar Werner, Julie Christie y Cyril Cusack.

La acción transcurre en un mundo en las que las redes sociales mandan en el mundo y son ella las que deciden que a la gente, por ejemplo, no le interesa los libros. A eso se le suma un gobierno cada vez más autoritario a la que enfrenta una tímida resistencia en un mundo cada vez más hostil a cualquier cosa que parezca intelectual. Cualquier similitud con el mundo actual (en el que los libros ya no son lo que eran y todo parece parte de una conspiración) es mera coincidencia.

“Parecería que la tecnología no sólo alcanzó lo que estaba hablando Bradbury, sino que incluso lo superó”, le dijo Bahrani a la revista Variety. “Quería explorar lo que estaba pasando con la tecnología, internet y las redes sociales”.

Quizás por su origen clásico o por el morbo de imaginar un futuro así de oscuro o sentir que está más cerca de lo que quisiéramos, esta nueva versión de Fahrenheit 451 se ha convertido en uno de los fenómenos televisivos de esta temporada. Y en mundo de series, está bueno que la apuesta de HBO sea por una película. Porque tan espantoso como un mundo sin libros, vamos, es un mundo sin cine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º