Crítica

Un freudiano triángulo amoroso

Se estrenó Amantes por un día, la última y notable película del francés Philippe Garrel

Amantes por un día de Philippe Garrel
Amantes por un día de Philippe Garrel
Ficha
Amantes por un día * * * * *
OrigenFrancia
Año2017
Estreno5 de julio

Título original: L’amant d’un jour. Director: Philippe Garrel. Guion: Jean Claude Carriere, Caroline Deruas-Garrel, Philippe Garrel, Arlette Langmann. Fotografía: Renato Berta. Música: Jean- Louis Aubert. Montaje: François Gédigier. Diseño de producción: Emmanuel de Chauvigny. Con: Éric Caravaca, Esther Garrel, Louise Chevillotte, Paul Toucang, Félix Kysyl, Michel Charrel, Nicolas Bridet, Marie Sergeant, Justine Bachelet. Duración: 76 minutos. Distribuye: Enec.

Aunque suene cursi —y no hay nada cursi en Amantes por un día— da un poco de emoción que se estrene una película de Philippe Garrel. Aunque es un nombre importante (aunque de segunda fila) del cine francés con una carrera que abarca ya más de 50 años, su presencia en Uruguay ha sido abundante aunque desapercibida: Besos de ayuda (1989), El nacimiento del amor (1993), Inocencia salvaje (2001) y Los dos amigos (2015) fueron estrenadas por Cinemateca Uruguaya; Ya no oigo la guitarra (1991 y en la que trabajaba Nico, la cantante y modelo que fue su pareja por una década), Los amantes habituales (2005) y A la sombra de las mujeres (2015) se exhibieron en festivales de Cinemateca Uruguaya.

Quizás lo limitada aunque meritoria de su exhibición local, lo han mantenido como una figura oscura, a diferencia de cogeneracionales como Blier o Tavernier. Quizás eso se deba a que, a diferencias de esos compañeros de ruta, Garrel siempre estuvo más cerca de las experimentaciones de Godard que de las ambiciones de Truffaut. En la última etapa de su carrera, sin embargo, ha aliviado algunas complejidades volcándose más para el lado de Rohmer, el otro gran narrador de la nueva ola francesa.

Es la historia de un triángulo amoroso más freudiano que pasional. Incluye a Jeanne (Esther Garrel), una muchacha que vuelve a la casa paterna, donde Giles, su padre profesor (Eric Caravaca) vive con su nueva novia, Ariane (Louise Chevillotte), que es su alumna en la universidad y, por lo tanto, tiene la misma edad que la hija. Ese cruce generará mentiras y posibles complicidades.

Amantes por un día, que es una película notable, es la tercera parte de una trilogía producida por Saïd Ben Saïd y que integran A la sombra de las mujeres y La jalousie. Las tres son en blanco y negro, en panorámica, tienen pocos personajes y rondan los 70 minutos, una manera económica de hacer un cine que cada vez se permite menos. Las tres, además, hablan del amor.

Y como en casi todo el cine de Garrel, aquí los personajes charlan, caminan, se sientan a la mesa, mientras una voz en off nos va contando lo que se sabe, lo que no se sabe o lo que no se quiere decir. Un par de escenas podrían ser oníricas pero nunca está claro, como tampoco nunca se explicita demasiado lo que sienten los personajes o por qué hacen lo que hacen.

Y todo eso que es tan nouvelle vague y lo bien que filma Garrel, convierten a Amantes por un día en una obra tan interesante y que nos recuerda un tiempo en que el cine aún creía que podía cambiar al mundo. O por lo menos a las personas con solo mostrarnos por un rato en una pantalla, una pequeña historia de amor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)