CINE

Una frenética metáfora sobre el ser humano

Invasión zombie [****]Corea del Sur, 2016. Título original: Busanhaeng. Dirección: Sang-ho Yeon. Guión: Sang-ho Yeon.Fotografía: Hyung-deok Lee. Música: Jang Young-gyu. Efectos visuales: Jung Hwang-su. Con: Yoo Gong, Soo-an Kim, Yu-mi Jung, Woo-sik Choi, Sohee y Dong-seok Ma. Duración: 120 minutos. Estreno: jueves 9 de febrero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Difusión

Las películas de zombies suelen incorporar una carga social que las diferencia de otras producciones de terror. Desde La noche de los muertos vivientes (George Romero, 1968) estos seres han servido de reflejo de la sociedad, ya que los villanos en general son los humanos, cuyas acciones de supervivencia individualistas priman sobre el bienestar del colectivo, y no los cadáveres andantes.

Invasión zombie, record de taquilla en su país (Corea del Sur) no es la excepción: el primer largometraje con actores del surcoreano Sang-ho Yeon —sus trabajos anteriores incluyen películas indie de animé como Seoul Station, que también trata sobre un tren con zombies, por lo que no sorprende su facilidad para las escenas de acción— continúa ese legado de terror y mirada social.

Invasión zombie se inicia con un camión que atraviesa una zona de cuarentena bioquímica en la que ha habido una "pequeña fuga". El conductor, por atender el teléfono, golpea a un ciervo, que vuelve rápidamente a la vida cubierto de sangre y con una mirada blanca en sus ojos.

Mientras tanto, Seok-woo, padre divorciado cuya prioridad, intenta compensar a su pequeña hija Su-an (Soo-an Kim) por tener al trabajo como prioridad, incluso por encima de la familia. Y como no conoce los gustos de la pequeña, acepta llevarla en tren con su madre, que vive en Busan. A medida que este padre y su hija abordan el tren de alta velocidad desde Seúl a Busan, también lo hace una plaga que comienza a esparcirse por el vehículo.

Si no puede ver el video haga click aquí

Solo unos minutos necesita el director para presentar la trama, y allí reside la efectividad de la película, que se convierte en una vorágine por la supervivencia de los pasajeros, quienes deberán luchar como puedan contra unos zombies bastante agresivos y muy rápidos.

En eso consistirán las dos horas de Invasión zombie, en las que los personajes vivirán situaciones aterradoras con la esperanza de que al final del camino haya una salvación. La misma esperanza de la humanidad, al fin y al cabo.

Contemplando el hecho de que la mayor parte de la película transcurre dentro de los vagones del tren, el realizador se mueve con gran ímpetu, logrando transmitir la sensación de claustrofobia y tensión. Claro, un tren en movimiento parece uno de los peores lugares para quedarte con un zombie.

La tensión y el drama se llevan muy bien en esta película que, como alegoría de rebelión de clase y polarización moral, resulta similar a la distopía de Bong Joon-ho, Snowpiercer.

Al mismo tiempo, Sang-ho Yeon ofrece una buena película que es también entretenimiento con pocas pretensiones más allá de divertir y causar varios sustos, muy bien logrados en buena parte de su recorrido.

Eso sí, Invasión zombie es una película no apta para estómagos sensibles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados