PERFIL

"Fragmentos de una mujer": Vanessa Kirby en un desgarrador drama que estrenó Netflix

La actriz cuenta cómo se preparó para una exigente película por la que fue premiada en el Festival de Cine de Venecia y suena para los Oscar

El jueves se estrena "Fragmentos de una mujer" que protagoniza Vanessa Kirby. Foto: Difusión
 Vanessa Kirby en "Fragmentos de una mujer". Foto: Difusión

Vanessa Kirby nunca dio a luz, pero después de filmar su primer protagónico en Fragmentos de una mujer, siente como si lo hubiera hecho. “Siempre que veo a una mujer embarazada ahora, o alguien me dice que acaba de dar a luz, sonrío”, dijo en una videollamada reciente. “Me siento con ellos”.

Los dos días completos que pasó filmando una escena para la película podrían explicar esta confusión psíquica, al igual que la forma en que Kirby, de 32 años, se sumergió en el papel. En Fragmentos de una mujer, que se estrenó ayer en Netflix tras una exhibición limitada en cines, Kirby interpreta a Martha, una mujer embarazada cuyo parto en casa sale terriblemente mal.

Este evento fundamental al comienzo de la película se desarrolla en una escena de una sola toma de 24 minutos que comienza con las primeras contracciones de Martha y termina en tragedia. La cámara sigue a ella, a su compañero Sean (Shia LaBeouf) y una partera, Eva (Molly Parker), por el apartamento de la pareja, condensando las agonías del parto en menos de media hora.

En setiembre, la película se estrenó en el Festival de Cine de Venecia, donde Kirby ganó el premio a la mejor actriz y comenzó a ser mencionada como una candidata al Oscar.

Kirby quería retratar el trabajo de Martha de la manera más auténtica posible, así que se puso a investigar. Pero ver tantas representaciones de nacimientos no la dejaron más cerca de comprender la experiencia, dijo, ya que todas las mujeres lucían censuradas y sanitizadas.

“Entonces me asusté aún más, porque me di cuenta de que tenía la responsabilidad de mostrar el nacimiento tal como es, no como está editado en los documentales”, dijo Kirby.

Habló con mujeres que habían dado a luz y mujeres que habían tenido abortos espontáneos, así como con parteras y obstetras-ginecólogos de un hospital de Londres. Mientras estaba allí, llegó una mujer con contracciones y aceptó dejar que Kirby observara el parto.

La experiencia de ver ese trabajo de seis horas “me cambió tan profundamente”, dijo Kirby. “Cada segundo de lo que le estaba pasando, lo absorbí”. Así empezó a entender cómo interpretar a Martha. La mujer en el hospital entró en un estado primario, parecido a un animal; “su cuerpo estaba tomando el control y haciéndolo, así que eso me ayudó mucho para la escena”.

Durante dos días, esa toma larga se disparó seis veces. En una entrevista telefónica, el director, Kornel Mundruczo, que también trabaja en teatro y ópera, dijo que prepararlo era como tener lista una escena de acrobacias: “Mucha planificación, pero no sabes lo que realmente va a pasar”. Al final, cada toma fue diferente, dijo Kirby: las conversaciones de Martha y Sean cambiaron, la forma en que el cuerpo de Martha reaccionó a las contracciones fue diferente.

“Fue, creo, probablemente la mejor experiencia de carrera que he tenido”, aseguró la actriz sobre esos dos días de rodaje. Inspirada por lo que había observado, trató de pensar lo menos posible y no juzgar lo que estaba haciendo su cuerpo en la escena.

Después de una década de trabajo, Fragmentos de una mujer es la primera vez que Kirby lidera un largometraje, y es un papel audaz y memorable que muestra sus músculos de actuación. Mundruczo dijo que necesitaba un actor en el punto exacto de la carrera de Kirby: “Donde todas las habilidades ya están ahí, pero el miedo no”, dijo. “Cuando estás muy establecido, eres cada vez más cuidadoso”.

Después de graduarse de la universidad, donde estudió literatura inglesa, Kirby fue aceptada en la prestigiosa Academia de Música y Arte Dramático de Londres en 2009. Pero antes de comenzar el trimestre, David Thacker, un exdirector residente en la Royal Shakespeare Company, que entonces era el director artístico del Octagon Theatre en Bolton, al norte de Inglaterra, le ofreció tres papeles teatrales.

Ven a Bolton, le dijo, y aprenderás más de estos papeles, que incluyen a Helena en El sueño de una noche de verano y Ann Deever en Todos mis hijos, de lo que aprenderás en tres años de escuela de teatro. Kirby estuvo de acuerdo y ahora describe esa temporada como su entrenamiento. “Aprendí todo allí”, dijo.

Vanessa Kirby premiada en el Festival de Cine de Venecia. Foto: EFE
Vanessa Kirby premiada en el Festival de Cine de Venecia. Foto: EFE

Kirby ha trabajado de manera constante desde entonces, con papeles principales en el West End y secundarios de alto perfil en películas y dramas de la televisión británica. Interpretó a la princesa Margaret en las dos primeras temporadas de la serie The Crown, por ejemplo, y eso le valió un premio BAFTA.

En Misión Imposible: Repercusión de 2018, fue White Widow, una glamorosa corredora del mercado negro que lleva un cuchillo en su liga y sabe cómo usarlo. Está programada para aparecer en otras dos secuelas de la franquicia con Tom Cruise.

Es apropiado, dado el trasfondo teatral de Kirby, que Fragmentos de una mujer comenzara como una obra de teatro, escrita por Kata Weber, la pareja de Mundruczo, quien se basó en su propia experiencia de perder un hijo. La obra, que se desarrolla en Polonia, consta de solo dos escenas: el nacimiento y una cena explosiva con la familia de Martha que ocurre aproximadamente a la mitad de la adaptación cinematográfica. Su estreno en 2018, dirigido por Mundruczo en el teatro TR Warszawa de Varsovia, fue un éxito, y sigue en el repertorio de la compañía.

Alrededor de la época en que Mundruczo cumplió 40 años, hace cinco, comenzó a querer una audiencia más grande para su trabajo, por lo que dejó de trabajar en alemán, húngaro y polaco; esta es su primera película en inglés. Al adaptar la obra para la pantalla grande, la puso en Boston porque sintió que la cultura católica irlandesa de la ciudad reflejaba el panorama social conservador de Polonia.

La pérdida de un embarazo rara vez aparece en el entretenimiento en pantalla. Mundruczo espera que ver la experiencia de Martha anime a “la gente a ser lo suficientemente valiente como para tener su propia respuesta ante cualquier pérdida”, dijo.

Fragmentos de una mujer fue filmada durante solo 29 días el verano pasado, pero a Kirby le tomó meses deshacerse de la experiencia de interpretar a Martha. “Sabía que mi trabajo era sentirlo, sentir lo que ella sentía”, dijo. Llevar ese grado de empatía fue “realmente difícil y perturbador”, pero agregó que el privilegio de pasar tiempo dentro de la experiencia de otra persona es lo que le encanta de su trabajo.

Su próximo proyecto la verá coprotagonizar El mundo por venir, un drama meditativo de la cineasta noruega Mona Fastvold. en el que será Tallie, que se enamora de otra mujer, esposa de un granjero en un lugar remoto de la costa estadounidense a mediados del siglo XIX.

¿Y después de eso? Kirby dijo que estaba leyendo guiones, en busca del próximo papel que la asustará. Está buscando una “historia no contada sobre mujeres”, que se sentirá tan urgente de contar como la de Martha y Tallie “¿Cuál es esa sensación?”, se preguntó: “Sentir el miedo y hacerlo de todos modos.”

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error