Josh Hutcherson habla acerca de Los J uegos del Hambre - Sinsajo El Final

Final del juego para una saga que cautivó a los adolescentes

Para muchos espectadores, Los juegos del hambre es una aventura en un futuro disfuncional, una acelerada amalgama de acción y dinamismo juvenil que ha acumulado más de 2.200 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"No me importaría hacer nada por un tiempo", dijo.

Sin embargo, ahora que Los Juegos del Hambre Sinsajo El Final está por ponerle punto final a la saga cuando se estrene esta semana en todo el mundo (incluyendo Uruguay), una de sus estrellas, Josh Hutcherson, que encarna a Peeta Mellark en la serie, ve algo más que eso.

"¿Cuál es el significado de Los juegos del hambre ahora que ya terminó todo?", se pregunta el actor de 23 años. "El mensaje que a mí siempre me resonó es que hay que defender aquello en lo que creemos".

"También está la idea de que una sola persona tiene la capacidad de producir un cambio realmente perdurable", continúa. "Una persona puede levantarse, abanderar una causa y luchar por ella".

Esos son los temas de las novelas originales de Suzanne Collins, dice Hutcherson, y quedaron muy claros en las películas. "Son mensajes bastante fuertes", afirma Hutcherson. "Es por eso que los espectadores se identificaron con esta saga. Esas películas los hacen sentirse fuertes. Les dan a los jóvenes la sensación de que pueden decir lo que piensan y ser escuchados. De que ellos podrían ser el catalizador del cambio".

En Sinsajo El Final el tiempo de hablar ya pasó. Hay una guerra en plena escala en el país de Panem. Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence), dirigente a regañadientes de la resistencia, que ha sido llamada el "sinsajo" mesiánico, decide que irá al Capitolio a matar al presidente Snow (Donald Sutherland).

Su querido Peeta (Hutcherson) está de vuelta, después de haber sido secuestrado, adoctrinado y torturado por Snow, pero sigue sufriendo de síndrome de estrés postraumático, y todavía tiene la programación de Snow que lo instruye a matar a la mujer que ama: Katniss.

Esta película fue la que más le exigió a Peeta, indica Hutcherson. No importa que él haya salido victorioso en los juegos, junto con Katniss. Ahora él es el hombre más peligroso en la vida de ella.

"Yo estaba nervioso al interpretarlo de esta manera, pues Peeta literalmente se vuelve loco en esta última película", afirma Hutcherson. "Peeta fue secuestrado y torturado por el presidente Snow. Cuando lo volvemos a ver, en la última película, él ya trató de estrangular a Katniss, lo cual es un cambio dramático en el personaje, pues él la ama. Su cuerpo fue liberado, pero su mente sigue en la prisión".

Peeta ahora está en rehabilitación, tratando de volver a ser quien era, mientras se encuentra detenido por la resistencia clandestina. "Ahora, él es violento", dice Hutcherson. "Sabe que su recuperación va a ser un largo proceso, si es que llega a ocurrir. Entra y sale en momentos de claridad, e incluso le dice a Katniss que no es prudente que esté con él".

Fue un desafío actoral voltear en otra dirección a un personaje muy querido, agrega.

"También fue sensacional tomar a un personaje que tenía un lugar tan especial en el corazón de los fans y cambiarlo radicalmente", afirma. "Peeta había sido un chico modelo y lo volteamos hacia su lado oscuro. Él está casi bipolar a causa de todos los traumas que ha vivido".

Poco a poco, Peeta va dejando atrás sus traumas y se incorpora en el escuadrón 451, junto con Katniss, Finnick (Sam Claflin) y Gale (Liam Hemsworth), en la batalla final para tumbar al presidente Snow.

"Esta es una película sobre las consecuencias de la guerra", explica Hutcherson. "Katniss solo quiere que no haya guerra. Peeta piensa lo mismo. Por desgracia, hacia el final, los dos se dan cuenta de adónde se dirige su vida. Ellos saben lo que tienen que hacer a fin de protagonizar una revolución".

"No me importaría no hacer nada por un tiempo," admite el joven actor. "Eso me daría tiempo para ver lo que vendrá después".

—¿Qué aprendió de su experiencia con Los Juegos del Hambre?

—Siempre me preguntan qué aprendí. Quizá no aprendemos nada. La verdad es que estoy aprendiendo continuamente en la vida. Trabajar con varios actores y directores es un auténtico placer. Yo sé que he crecido como persona con esta experiencia. Para Jennifer, Liam y yo, esta saga fue como una experiencia universitaria en muchos sentidos... excepto por los estudios formales. Espero haber crecido como actor; ese es el tipo de educación que quería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados