Richard Linklater se insinúa como el favorito para el Oscar

Un final de bandera verde para el mejor director

Algunas consideraciones ya hechas en estas páginas acerca de las candidaturas al Oscar y otros premios recientes marcan el camino, y resulta casi inevitable repetirse. Richard Linklater y Alejandro González Iñárritu parecen los favoritos para ganar la estatuilla correspondiente en el rubro mejor director, y se sucede otra cosa va a resultar muy raro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo.

Incluso no es demasiado arriesgado afirmar que Linklater es el que tiene mayores posibilidades. Lo avalan un premio en Berlín, un Globo de Oro, un Bafta, los festivales de San Sebastián (Fipresci), Palm Springs, San Diego, Santa Barbara y la Asociación de Mujeres Periodistas, y los críticos de Austin, Boston, Ohio central, Chicago, Denver, Detroit, Dublin, Florida, Georgia, Houston, Indiana, Iowa, Kansas, Londres, Los Angeles, Nueva York, Norte de Texas, Noruega, Oklahoma, Phoenix, Seattle y Toronto, además de la encuesta de la publicación Village Voice.

González Iñárritu ha logrado mucho menos: tres premios en Venecia, críticos de Dallas-Forth Worth, Las Vegas y Utah, y curiosamente el Premio Grande: el del Sindicato de Directores de los Estados Unidos. Este último galardón suele ser un fuerte indicador de Oscar, pero el conjunto parece pesar en favor de Linklater.

Si se tiene en cuenta la trayectoria de cada uno, en realidad sería la demostración de que existe algo de justicia en este mundo. En conjunto, la trayectoria de Linklater es mucho más rica, variada y sólida que la de González Iñárritu, aunque sea uno de esos cineastas semimarginales a los que Hollywood no suele hacer demasiado caso. Hombre de la industria pero fronterizo, Linklater ha sabido jugar plenamente dentro de ella (La pandilla Newton, 1998; Escuela de rock, 2003; Los osos de la mala suerte, 2005), pero también experimentar creativamente con la técnica (el uso del "rotoscope", dibujo sobre imagen real, en Despertando a la vida, 2001, y Una mirada en la oscuridad, 2006), denunciar las maldades de la comida chatarra )Fast Food Nation, 2006) y encarar la que debe ser una de las escasas "sagas de cine arte" (otra puede ser la serie de Antoine Doinel de Truffaut) de la historia; la trilogía integrada por Antes del amanecer (1996), Antes del atardecer (2004) y Antes de la medianoche (2013). En los ratos libres que tuvo entre una y otra de esas películas rodó Boyhood, a lo largo de doce años.

Como "corpus" creativo, esa obra es en conjunto por cierto más interesante que la de González Iñárritu, y por lo menos una película (Antes del atardecer) es una de las escasas obras maestras del cine del tercer milenio, aunque la Academia solo se haya dignado adjudicarle una candidatura que no ganó. Por comparación, Iñárritu ha hecho dos películas realmente interesantes (Amores perros, 2000,y Birdman, 2014), una tercera de cierto valor (21 gramos) y tres latas (el episodio de 11 de setiembre: el día que cambió el mundo, 2002; Babel, 2006; Biútiful, 2010).

De hecho, hay un tercer nombre entre los candidatos a mejor director al que es agradable encontrar: Wes Anderson, de El Gran Hotel Budapest. Es improbable que gane (su cine pertenece a la categoría "se lo ama o se lo odia"), pero es interesante que la Academia se haya fijado en alguien como él en lugar de insistir con los habituales artesanos de la industria.

No parece haber mucha chance para el correcto Morten Tyldum de El código Enigma, película "de prestigio" sin muchas ideas mejorada por su elenco, y es bastante misterioso que figure en la lista Bennett Miller, de Foxcatcher, que no fue incluida entre los ocho candidaturas a mejor película. Es la única variante entre la lista del Sindicato de Directores y la del Oscar: en esta última, Miller fue favorecido contra Clint Eastwood (de Francotirador), seguramente por motivos de corrección política: equivocadamente, los estadounidenses integrantes de la Academia han creído que la película era propaganda estadounidense, cosa que al parecer no gusta a los estadounidenses. Uf, qué lío.

Ya se ha dicho en algún otro lado que ha habido enojados porque la Academia ignoró a Ava DuVernay, de Selma, que ostenta los méritos de ser mujer y negra (es también una aceptable narradora, pero eso no es lo que se ha destacado de ella en las polémicas, sin embargo). Vale la pena hacer notar que Linklater y González Iñárritu son también candidatos a los Independent Spirit Awards (junto con Damien Chazelle de Whiplash, Ava DuVernay, y David Zellner de Kumiko, the Treaure Hunter). Las fronteras de "lo independiente" se han vuelto bastante imprecisas.

Lo que opinan en otros lados

Algunas encuestas parecen confirmar las afirmaciones efectuadas por aquí cerca. En una muestra todavía pequeña ((1.250 votos) los usuarios de la página web IMDB otrogan un 539 votos a Richard Linklater, contra 373 de Alejandro González Iñárritu, 243 para Wes Anderson, 66 para Morten Tyldum y 29 para Bennett Miller.

El equipo de redacción de la publicación Variety se inclina por González Iñárritu, con Linklater como serio retador. The Hollywood Reporter se juega por Linklater en el premio a dirección, pero cree que "Birdman" va a ganar como mejor película. El sitio web Empire tiene primero a Linklater (42%) , a Iñárritu como retador /32%), y los otros muy atrás.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados