FESTIVAL

Figuras, presencia uruguaya y buen cine: lo que dejó Cannes en sus primeros días

Manuel Nieto Zas, Jodie Foster, Bong Joon-ho, François Ozon y más ya pasaron por el prestigioso festival de cine, que va hasta el fin de semana

Bong Joon-ho en el Festival de Cannes 2021. Foto: AFP
Bong Joon-ho en el Festival de Cannes 2021. Foto: AFP

El director uruguayo Manuel Nieto Zas cumplió su sueño de estar en Cannes con su tercera película, El empleado y el patrón, ambientada en el mundo rural y espejo incómodo de la explotación laboral. El patrón (Nahuel Pérez Biscayart) es un burgués con una vida moderna que no encaja en el estereotipo de productor rural, y el empleado (Cristian Borges) es un joven de edad similar. La muerte de la hija del trabajador en un accidente de tractor cambia su relación.

"Empieza siendo un vínculo laboral y eso lo enturbia y desencadena un montón de sentimientos e intereses en conflicto. Por un lado se despierta el miedo y la culpa por parte del patrón, aunque los dos se sienten culpables, y en el empleado se despierta su ambición", dijo a Efe el director.

El empleado y el patrón
"El empleado y el patrón" de Manuel Nieto

Nieto Zas, que debutó con La Perrera (2006), premiada en el Festival Internacional de Cine de Róterdam, y que en 2013 estrenó El lugar del hijo, produce también este último film y llegó a Francia acompañado de su familia. "Para mí fue un esfuerzo muy grande hacer la película y ellos me apoyaron siempre. Era el sueño de mi señora venir acá a acompañarme. Hagamos los sueños realidad", dijo.

El director prepara ya su nuevo largometraje, Los ladrones de ganado, película con la que vuelve al campo y a los personajes rurales, pero en la que habrá nuevos ingredientes para no "quedarse en lo mismo".

De momento aprovecha su estancia en Cannes para reunirse con productores, ver las películas que pueda y disfrutar de la experiencia.

Manuel Nieto. Foto: AFP
Manuel Nieto. Foto: AFP

Su título, el único largometraje uruguayo que se verá en esta edición del festival, fue exhibido el viernes en la sección independiente Quincena de Realizadores, dirigida a producciones de autor y que fue inaugurada con Ouistreham, primera película de Emmanuel Carrère en 16 años.

"Es la mejor culminación que todo este proceso puede tener, es el mejor lugar para salir con una película, es como un sueño que hoy es realidad para nosotros, y le da la posibilidad a la película de trabajar bien", aseguró el uruguayo. Es uno de tantos que ha dicho presente en la primera edición del Festival desde que comenzó la pandemia (en 2020 no hubo).

Inaugurado el miércoles, el evento se extenderá hasta el próximo fin de semana entre películas y estrellas de alto perfil.

Bella Hadid, Ester Expósito, Carla Bruni, Jessica Chastain, Marion Cotillard, Helen Mirren y Andie MacDowel fueron algunas de las que brillaron en una alfombra roja que dio paso a la 74° edición del evento.

También se lució Jodie Foster, que recibió la Palma de Oro de Honor en reconocimiento a su trayectoria y dijo: "Mi madre me dijo que las mujeres no podían ser directoras, a menos que escriban. No soy una gran escritora y pensé que nunca lo lograría (...) No la escuché y estoy muy contenta".

Bong Joon-ho, que en Cannes supo ganar la Palma de Oro con Parásitos, película con la que luego haría historia en los Oscar, también encantó al público con sus palabras en un encuentro que dio a sala llena y con entradas agotadas. "Cuando veo las películas de los grandes cineastas que respeto y admiro como Kubrick, Truffaut o Hitchcock, tuvieron un periodo en blanco y negro. Para mí era un sueño de infancia hacer una película en blanco y negro”, fue algo de lo que contó.

Marion Cotillard en el Festival de Cannes 2021. Foto: AFP
Marion Cotillard en el Festival de Cannes 2021. Foto: AFP

En su primera semana, Cannes vivió el estreno en competencia de Tout s'est bien passé, del director François Ozon y que reabre el debate sobre la eutanasia. También el de La rodilla de Ahed, en la que el israelí Nadav Lapid denuncia la censura del gobierno; y de Benedetta, lo nuevo el provocador Paul Verhoeven, un thriller sobre monja lesbiana que escandaliza la Italia del siglo XVII.

Entre otros títulos, fuera de competición también se pudo ver el documental de Todd Haynes sobre The Velvet Underground, y la película Stillwater de Matt Damon, que terminó entre lágrimas por la ovación que se llevó al final de una proyección en la que hubo unas 2.000 personas. En esa casi normalidad que reina en el festival, la organización tuvo que recordar que el uso de barbijos es obligatorio (hay excepciones a la hora de posar para las cámaras) ya que la pandemia del coronavirus sigue.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados