GUADALAJARA

Festival que aspira a tender puentes y no a levantar muros

En Guadalajara, todos contra Trump y Willem Dafoe da clases de actuación

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Simpático: Williem Dafoe dio una master class muy celebrada. Foto: Difusión

Era previsible y así sucedió: durante los primeros días del Festival de Cine de Guadalajara el gran protagonista fue Donald Trump. En la noche de apertura, cada uno de los presentadores se refirió a su política migratoria, la xenofobia y a su determinación por hacer otro muro. También lo hicieron decenas de autoridades, figuras diplomáticas, los mariachis que actuaron en vivo, y los cineastas y actores homenajeados, como el productor portugués Paulo Branco y el director Jim Sheridan.

De hecho, el director de películas como Mi pie izquierdo y En el nombre del padre, elevó su voz exhibiendo el cortometraje 11 horas, con un mensaje de tolerancia, respeto y cariño entre inmigrantes. Sin embargo, el episodio más intenso se vivió con la actriz mexicana Ofelia Medina, que fue ovacionada cuando lanzó: "¡Gracias por hacernos despertar! ¡Ahora sí volveremos a hacer great a America! ¡Y pónle un nombre de verdad a ese país tuyo!, ¿qué es eso de llamarse Estados Unidos de América? Para tu información América va desde Alaska hasta la Patagonia."

Pero, poco a poco, comenzó a tomar fuerza la programación que incluye más de 250 películas, entre las que se cuentan varios títulos alemanes, país invitado en esta edición número 32. Hasta el momento se exhibió Tschick, comedia adolescente dirigida por Fatih Akin, la nominada al Oscar Toni Erdmann de Maren Aden, Bar de Alex de la Iglesia y el film cubano censurado en su país Santa y Andrés de Carlos Lechuga. Del género documental Chile viene luciéndose con Los niños de Maite Alberdi y El pacto de Adriana de Lissette Orozco. La sensación del cine mexicano ha sido un documental acerca del terror que despiertan los narcos titulado La libertad del diablo, que congregó tres veces la cantidad de espectadores que finalmente pudieron ingresar a la sala.

Una estrella.

Willem Dafoe fue invitado por el Talents Guadalajara —sección de formación del festival— para dar una master class en actuación.

Muy amable y simpático, el actor de películas como Pelotón, Corazón salvaje (donde fue Bobby Peru, un inquietante personaje de David Lynch) y El hombre araña 3, respondió preguntas durante dos horas, muchas de ellas absurdas e ingenuas, como cuando le preguntaron quién era él realmente: con una sonrisa, le respondió al periodista, "amigo, ya somos dos los que queremos saberlo".

Rompiendo con la formalidad de la entrevista planificada, el actor bajó del estrado y se acercó al público: él mismo entregaba su micrófono a la platea para dialogar. Contó que practica yoga desde hace 30 años como una manera de mantener la disciplina mientras no tiene un proyecto entre manos y que su mantra es "no esperar". Dijo desconfiar de los directores que declaran entender a los actores y entusiasmarse con aquellos que buscan algo que no pueden hallar y creen tener en él un medio para hacerlo; "me gusta ser su criatura", concluyó.

"Lo lindo de hacer películas, más que contar historias, es cambiar la forma en que se ven las cosas", dijo Dafoe.

Uruguayos que andan en la vuelta en el festival

Entre las decenas de nacionalidades que circulan en las actividades de mercado, formación, competencia y exhibición del festival de Guadalajara, hay varios uruguayos. Hay dos cortometrajes de la productora especializada en el formato Polisemia en concurso, mientras que películas en etapa de finalización como Mi mundial (Carlos Morelli) y Respirar (Javier Palleiro) participaron de la sección Guadalajara Construye, en busca de apoyos de postproducción y distribuidores.

“Me llamó mucho la atención que hubiera dos películas uruguayas entre siete, “ dijo Palleiro, “igual ya no somos una novedad como fuimos antes, ya no somos una moda, así que tenemos que pelearla como el resto ya sin esa cosa de la novelería”. Así y todo Mi mundial consiguió tres premios: postproducción de imagen, de sonido y estrategia de marketing.

Pero, además, en los pasillos también es habitual cruzarse con otros realizadores como Andrés Varela, que busca guionistas para sus próximo proyectos, Rodrigo Plá, pronto para dar una clase a jóvenes cineastas, o Emiliano Mazza, haciendo la fila para entrar a una función.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º