SALMA HAYEK

Entre la familia y una carrera exitosa

Casada con uno de los hombres más ricos del mundo, la mexicana no para de trabajar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Salma Hayek. Foto: Difusión

De niña, cuando crecía en Coatzacoalcos, una ciudad portuaria en la costa este de México, Salma Hayek adoraba las tardes de sábado: "solo había dos cines en el puebloy los sábados proyectaban películas aptas para niños".

Hayek era habitué, aunque eso implicaba algunos riesgos.

"En el interior, la temperatura normal de la sala debía ser de 48 grados", recordó. "No había aire acondicionado y la gente solía desmayarse. Yo me desmayé. Dejaban que la gente ocupara los pasillos, aunque fuera arriesgado en caso de incendio."

Aun así, Hayek tenía el mejor lugar, gracias a su padre, otro fanático del cine.

"Solía cargarme sobre sus hombros", recordó Hayek, "y después nos poníamos en la parte de atrás. Veía toda la película desde ahí. Él se quedaba así, aunque, de vez en cuando, se movía para evadir las ratas".

No suena agradable, pero la actriz insiste en que extraña aquellos días.

"Estamos viviendo en una época en la que los rituales humanos se están acabando", dice. "La tecnología hace que desaparezcan, es triste. Sentarse en un cine en tu comunidad es una parte muy importante de nuestra humanidad compartida. Las luces se apagan y toda la gente comparte el mismo ritual. Está oscuro, y entonces se abre una ventana que te lleva hacia lo desconocido".

"Para el alma, es un recordatorio importante de que todo es posible", dijo Hayek. "Aprendí a soñar en ese espacio oscuro".

Después de protagonizar el sorpresivo éxito del verano boreal que llegó por sorpresa, Cómo ser un latin lover, con el comediante Eugenio Derbez, suma el drama independiente Beatriz at Dinner (2017) y el 18 de agosto estrenó en Estados Unidos la comedia de acción The Hitmans Bodyguard.

Se trata de la historia de un guardaespaldas de élite (Ryan Reynolds) que está cuidando a Darius Kincaid (Samuel L. Jackson), el asesino a sueldo más buscado del mundo, mientras se prepara para declarar en la Corte Internacional de Justicia. Puesto que son enemigos natos, deben superar sus diferencias y colaborar para que Kincaid logre llegar al juicio.

Hayek, interpreta a Sonia, la esposa pasional y malhablada de Kincaid.

"Me encantaron las escenas de acción porque, en la vida real, a mi esposo le encantan los filmes de acción y nos la pasamos viéndolos".

Pinault, el esposo de Hayek al que le gusta la acción es uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna de 15.000 millones de dólares gracias a empresas como la marca Puma (que compró en 5.300 millones de euros), Gucci, Yves Sainy Laurent y la casa de remates Christies. Tiene, además, una de las más grandes colecciones de arte moderno del mundo. Viven entre París, Londes y el estado de Washington, con su na hija, Valentina, de 9 años, y Hayek también es madrastra de los tres hijos más grandes de Pinault.

Hayek creció en Coatzacoalcos, donde su padre era ejecutivo de una empresa petrolera. Su madre, Diana Jiménez Medina, es una cantante de ópera. A los 12 años, enviaron a Hayek a Nueva Orleans, donde asistió a la Academy of the Sacred Heart… hasta que la expulsaron por hacerles bromas a las monjas. Regresó a México, y terminó estudiando relaciones internacionales y teatro en la Universidad Iberoamericana en Ciudad de México. Tras graduarse fue tras una carrera como actriz.

Tuvo éxito rápidamente en México, y obtuvo el papel protagónico en la telenovela Teresa (1989) y puso la mira en Hollywood. A los 24 años, se mudó a Los Ángeles y comenzó de nuevo.

Al principio no encontró mucho espacio donde maniobrar. "Muchas veces me dijeron cosas como Esta película no tiene un personaje latino", dice. "Siempre era una situación de No hay nada para ti aquí".

Comenzó con pequeños papeles en programas de televisión pero su primer gran oportunidad no llegó sino hasta que el director Robert Rodríguez le dio un papel, junto a Antonio Banderas, en La balada del pistolero en 1995 y un año después de Del crepúsculo al amancer donde interpretó a la verdaderamente Santanico Pandemonium.

Un triunfo personal llegó cuando produjo y protagonizó Frida en 2002 que le dio seis nominaciones a los Oscar, incluyendo una como mejor actriz, la primera latina en ser nominada en esa categoría.

Cumplió 50 años el año pasado, un hecho que no parece molestarle.

"Si eres suertudo, es normal envejecer, y debes aceptarlo con orgullo", dijo. "Dejo que me salgan canas, porque no tengo que impresionar a nadie. Mi esposo y yo hemos estado enamorados durante muchos años y nos aceptamos".

"No tienes que estar en una lista de Los más populares", agregó. "Además, a esta edad, encuentras los papeles más ricos del cine".

Latinos en Hollywood: avances sin retrocesos.

"Al inicio de mi carrera, había una sensación terrible dentro de mí", le dijo Salma Hayek a The New York Times. "Sentí que no había manera de entrar a la industria cuando se trataba de los papeles en Hollywood. Ahora, después de casi 25 años de actuar, estoy muy orgullosa de mí por no haberme rendido. Insistí, resistí y ahora se siente genial que te ofrezcan papeles tan distintos en los que la raza no es importante en realidad.

"También es fantástico ver a la nueva generación de actores y actrices latinos que viven una experiencia distinta", agregó la actriz, quien también está por estrenar Drunk Parents con Alec Baldwin. "Ha habido una evolución, aunque quizá no con tanta velocidad como esperaba. Aún veo progreso. Solo esperemos que nunca retrocedamos".

A sus 51 años, Hayek sigue siendo una de las actrices más bellas de la industria cinematográfica, y cuenta con millones de seguidores en sus redes sociales. En Instagram, por ejemplo, la siguen más de cuatro millones de usuarios.

CÓMO SER UN LATIN LOVER ES LO ÚLTIMO DE HAYEK QUE SE VIO ACÁ; NO ESTÁ NADA MAL.

Comedia divertida que acá pasó desapercibida.

Cómo ser un latin lover, un éxito sorpresa en Estados Unidos en junio de este año, se filmó con bajo presupuesto, pero recaudó más de 60 millones de dólares en todo el mundo. Eugenio Derbez interpreta a un gigoló que llega a vivir con su hermana (Hayek) después de que lo echan. Kristen Bell, Rob Lowe y Raquel Welch también protagonizan la película que pasó bastante desapercibida en su estreno en Uruguay. Actualmente está disponible en el servicio de Claro Video.

"Eugenio ha sido amigo mío durante mucho tiempo", dijo Hayek. "Es el mejor. Cuando estaba trabajando en este proyecto, me contó al respecto y pensé que sería divertido interpretar a su hermana. Aunque no hubiera leído el guion, que fue genial, habría dicho que sí. Hay algunas personas que de verdad merecen ser exitosas. No solo son muy talentosas, sino que son gente maravillosa".

"También me encantó que la relación que tenemos en la película es muy mexicana", agregó. "Sales del cine pensando que sería divertido tener a uno de esos hermanos en tu vida".

Y la verdad es una comedia bastante divertida, principalmente porque va más allá del estereotipo latino y hace una comedia con buenas situaciones (un par son hilarantes) que hace reir sin más pretensiones que eso. Una buena comedia americana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)