Allison Janney

El éxito de ser secundaria

Por su papel en la comedia Yo soy Tonya que estrena hoy, ganó el gran premio que le faltaba

Allison Janney ganó el Oscar por su papel en la comedia negra Yo soy Tonya. Foto: Archivo
Allison Janney ganó el Oscar como actriz secundaria por su papel en la comedia negra "Yo soy Tonya", que se estrena hoy en Uruguay. Foto: Archivo

Para muchos, incluyéndome, la pasada edición de los Oscar tenía a una ganadora segura: Allison Jenney. Sin dudas una de las grandes secundarias del cine y la televisión que ha recorrido el drama y la comedia con la misma soltura y el mismo éxito. Y el premio estaba asegurado porque Janney antes había ganado, por Yo soy Tonya, que se estrena hoy en Uruguay, el Globo de Oro, Bafta y el premio del Sindicato de Actores. Así, era imposible que no terminara con el Oscar; lo consiguió.

Aunque Janney, quien comenzó su carrera a principios de los noventa, cuando ya tenía cuarenta años, siempre será recordada por su papel de C.J. Cregg en el drama The West Wing, donde interpretó ese personaje desde la primera temporada, al inicio como secretaria del gabinete del presidente Josiah Bartlet (Martin Sheen), hasta terminar como Jefa de Gabinete. También en televisión, Janney se destaca en la comedia Mom, serie que le dio dos premios Emmy y le abrió todo un universo al probar que es muy buena para la comedia.

Allison Jenney en "Mom"
Allison Jenney hace de una divertida abuela y madre en la sitcom "Mom", junto a Anna Faris. Foto: Difusión

En el medio participó en importantes películas como Belleza americana, por la que ganó su primer premio del sindicato de actores, donde interpretaba a la esposa del homófobo coronel Frank Fitts (Chris Cooper); el drama de Stephen Daldry sobre Virginia Wolf (que le valió un Oscar a Nicole Kidman), Las horas; el musical Hairspray, donde interpreta a una comedida madre que no acepta que su hija baile (y menos que esté de novia con un negro) en la televisión; y en la comedia dramática Historias cruzadas, donde interpretaba a la madre de la protagonista, Emma Stone.

Es que Janney ha hecho una carrera como secundaria, un lugar en el que pocas logran destacarse, aunque hay casos como el de Octavia Spencer o Melissa Leo, otras buenas secundarias que no han pasado (o han podido) llegar al protagónico.

En Yo soy Tonya, Janney interpreta a una madre, aunque una bien distinta de la simpática y carismática de la serie Mom.

Margot Robbie en I, Tonya
Trailer de la película "Yo soy Tonya" que se estrena hoy

En una entrevista a The New York Times, Janney, ahora con 59 años dijo sentirse honrada por haber participado en la película, la cual definió como “un sueño hecho realidad”. Es que pocos intérpretes pueden darse el lujo de tener un papel escrito a la medida como lo tuvo Janney en esta comedia producida por la actriz Margot Robbie.

Con la dirección de Craig Gillespie (el mismo de la premiada Lars y la chica real), Yo soy Tonya cuenta el ascenso y la estrepitosa caída de la patinadora Tonya Harding (interpretada por Margot Robbie, quien logró una nominación al Oscar por este papel), desde su difícil infancia pasando por su complejo matrimonio con Jeff Gillooly (Sebastian Stan) y, el hecho que le dio a Harding la fama mundial: el ataque a la rodilla de su rival en el patinaje sobre hielo Nancy Kerrigan (Caitlin Carver).

En esta comedia negra, Janney, interpreta a LaVona Fay Golden, madre de Harding, un personaje abusivo, cruel y sin pelos en la lengua, que se roba la película gracias a sus agudos comentarios y una malicia sin igual hacia todos, incluyendo a su hija. Es que La Vona es la mayor crítica de su hija, así como la primera en defenderla. Un personaje claroscuro, entre siniestro, gracioso y patético (la escena en la que tiene un loro en el hombro es genial) que no pasa desapercibido.

Allison Janney se llevó el premio a actriz secundaria en los Bafta
Allison Janney fue imbatible este año en la temporada de premios gracias a la comedia negra "Yo soy Tonya". Foto: Archivo

Entre los puntos más interesantes de la película, además de la genial edición de Tatiana S. Riegel, es el guión de Steven Rogers, quien dijo haber escrito el papel pensando en Janney. “Esa es una de las mejores partes de toda esta experiencia para mí”, dijo la actriz al New York Times. Es que ambos fueron alumnos de actuaciónn en Nueva York y han sido amigos desde hace varios años. “La verdad es que Steven ha escrito muchos papeles para mí que finalmente interpreta alguien más”, dijo. “Siempre ha sido un chiste entre él y yo: ‘El papel escrito para Allison Janney va para… alguien que no sea Allison Janney’”, cuenta la actriz que a inicios de mes ganó el premio que le faltaba, el Oscar.

No es nada sencillo conseguir el éxito como actriz secundaria en una industria como el cine y la televisión que se centra casi que exclusivamente en los protagonistas, aunque Allison Janney viene demostrando desde hace tiempo que ella bien podría ser la excepción a esa regla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)