BAYWATCH

Un éxito de bermudas y malla

La historia de una serie que pasó del fracaso al suceso y ahora llega al cine.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Baywatch. Foto: Paramount Pictures

En la adaptación que hizo Paramount Pictures de la célebre serie de televisión Baywatch (1989-2001), Dwayne Johnson interpreta a un arremetedor salvavidas con una ocupación extraoficial: investigar crímenes, vigilancia encubierta y combate a las drogas. Proteger la bahía a toda costa tiene esas cosas

Esta comedia de acción se estrena este jueves en Uruguay tras un largo proceso de desarrollo y es una de las superproducciones del año. Homenajea los elementos característicos que hicieron de Baywatch uno de los programas más exitosos en la historia de la televisión: drama bajo el sol, galanes en pantaloncitos cortos, carreras en cámara lenta y bellezas con una reglamentaria malla roja.

Pero esta vez están Dwayne Johnson y Zac Efron al frente de la troupe de salvadidas.

Pero según Douglas Schwartz y Michael Berk, creadores de Baywatch que también producen la película, la serie sufrió una serie de incidentes que casi acaba con él. Uno de ellos fue el escándalo por el video de sexo de la estrella en ascenso Pamela Anderson. Todo eso amenazó con trastrocar la serie antes de llegar al máximo de la ola de popularidad a mediados de los 90, cuando llegó a 1.100 millones de espectadores en 142 países.

Estrenada en NBC en 1989, Baywatch quedó en el lugar número 74 de 111 programas que se trasmitían en ese tiempo. Peor aun, la serie un drama más o menos policiaco estelarizado por David Hasselhoff fue canceladada despues que cerró G.T.G, el estudio que la respaldaba.

Los dos llegaron a un acuerdo con el jefe de G.T.G., Grant Tinker, para adquirir los derechos mundiales de Baywatch por 10 dólares.

"Se rio y lo aceptó," dice Schwartz. "Si no teníamos éxito al año, la empresa recuperaba Baywatch. Si teníamos éxito, la recibiría 5.000 por episodio."

El programa se había arraigado discretamente en Europa después de su cancelación. El dinero para la producción se junto entre los distribuidores extranjeros y en 1991 Baywatch se vendió con contrato de estreno, un tipo de acuerdo de programación que divide los derechos de transmisión entre varios canales, en vez de asignarlos a una sola estación. Pero tener menos dinero de entrada significaba que los productores tenían que reducir el presupuesto de producción en una tercera parte, y varios miembros del elenco renunciaron o fueron despedidos.

Al buscar al reemplazo del popular personaje de Eleniak durante la segunda temporada de la serie, los productores (entre ellos Gregory Bonann, el tercer creador de Baywatch) y Hasselhoff le hicieron una prueba de elenco a Anderson, una conejita de Playboy.

Hasselhoff, que había diferido parte de su salario para ser productor ejecutivo, la rechazó de inmediato.

"Ella llevaba un chaleco y se le podían ver los pechos en el costado," recuerda Hasselhoff. "Yo les dije que no queríamos a nadie de Playboy, que era un programa familiar."

Pero para Berk, Hasselhoff "tenía miedo de que Pamela y sus pechos fueran a opacarlo".

"Eso nunca me preocupó," retrucó Hasselhoff. "Pero ella rezumaba carisma. Salí de la sala y les dije que había cambiado de opinión, que la contrataran."

Cuando llegó el momento de elegir al hijo del personaje de Hasselhoff, que era padre soltero, señala Berk, "teníamos a Leonardo DiCaprio listo para entrar en el elenco." DiCaprio, que entonces era adolescente, destacaba entre los cientos de chicos que hicieron el casting. Pero Hasselhoff, que se acercaba a los 40 años, no dio su brazo a torcer.

"David quería un hijo más chico, para que él no se viera tan viejo," revela Berk. Así, el papel le tocó a Jeremy Jackson, de 10 años.

Conforme empezó a despegar Baywatch, el programa se identificó singularmente con sus espumosas imágenes: el rocío de las olas cayendo en los dorados y tonificados cuerpos de los salvavidas. Otra de las ironías que definieron esta serie es que parte del crédito de ese tema central se le debe a Schwartz, que dirigió más de 40 episodios, a pesar de estar aquejado de retinitis pigmentosa, lo que significa que legalmente está ciego.

En 1996,Baywatch se enfrentó a otra amenaza existencial, esta vez, por medio de un video explícito de Anderson y su esposo en ese tiempo, Tommy Lee. Cuando la grabación se hizo del conocimiento público, los distribuidores extranjeros y las filiales de las estaciones empezaron a exigir que ella fuera retirada del aire. La clamorosa protesta que se produjo amenazó con hundir la serie.

"Nunca había habido un video sexual de alguna celebridad," señala Schwartz. "Y el nuestro era un programa de salvavidas sano y familiar. Podríamos perder ingresos de los anunciantes. ¡Eso hubiera podido hacer que se cancelara nuestro programa!"

Sin embargo, en lugar de una segunda cancelación, la divulgación del video le rindió a "Baywatch" los más altos índices de audiencias.

"Cada vez que Jay Leno hacía un chiste de nosotros, subía el índice de audiencia," dice Schwartz. "Nos íbamos muertos de risa al banco."

Baywatch siguió siendo popular a lo largo de los años noventa, antes de ser cancelada definitivamente en 2001.

En 2004, los derechos para hacer la película recayeron en Dreamworks y después se transfirieron a Paramount. Con el paso de los años, los ejecutivos de desarrollo estudiaron numerosos libretos, batallando por establecer un tono divertido pero a la vez fiel a la serie original. El proyecto finalmente recibió luz verde en 2014, con la contratación de Dwayne Johnson, que había aparecido en Rápidos y furiosos 6, que recaudó 788 millones de dólares.

"Universal tenía a Dwayne para Rápidos y furiosos 8 y Paramount lo tenía para nuestra película," recuerda la productora Michelle Berk. "Teníamos una noche para rodar con él en una sola toma. Había un avión esperando para llevarlo al foro de The Fate of the Furious."

Como lo cuenta su esposo, empero, esa presión adicional generó una "increíble energía" en el foro, que contribuyó a realzar la película terminada. "Dada la suerte y el karma de Baywatch cada fracaso y cada riesgo creativo han producido grandes beneficios," explicó Berk. "Es un principio budista: convertir el veneno en medicina."

Tres películas que antes fueron series de televisión.

Tele y cine combinado.

El cine ha tomado guiones de la televisión para seguir explorando las historias cuando éstas fueron canceladas.

Comando Especial - 2012 y 2014.

Así se conoció en Uruguay, 21 Jump Street, aquella serie con Johnny Depp como un policía infiltrado entre estudiantes. Las películas en Uruguay dirigidas por Phil Lord y Christopher Miller y se aprovecharon, como aparentemente lo hace Baywatch de los costados más kitsch y parodiables de la serie. Conseguían una actualización muy graciosa y original con Jonah Hill y Channing Tatum en los papeles principales.

Los magníficos - 2010.

No era la más genial de las series, es cierto pero fue tremendo éxito a mediados de la década de 1980. George Peppard encabezaba una pandilla de forajidos (entre los que estaba Mario Baracus, o sea Mr. T) que ayudaban a gente en problemas, mientras huían de la policía. En la adaptación cinematográfica el elenco lo lideraba Liam Neeson y el asunto no conseguía hacer olvidar incluso a una serie tan olvidable como la original.

Power Rangers - 2017.

Fue una de las series infantiles más populares de la televisión de mediados de la década de 1990. La saga, que dio lugar a libros, juegos de video y un arsenal de productos de merchandising. Este año se realizó la nueva versión de las aventuras de estos cinco chicos que obtienen sus poderes y tienen que unirse para formar a un robot grandote para detener a la malvada Rita Repulsa (Elizabeth Banks) que intenta destruir nuestro planeta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados