Se acerca la película “Whiplash”,candidata a 5 premios Oscar

Cuando estudiar música es una historia de guerra

Es candidata a cinco premios Oscar (película, actor secundario, libreto, montaje y sonido), cinco Bafta (dirección, libreto, actor secundario, montaje y sonido) y cuatro Independent Spirit Awards (película, director, montaje y actor secundario). El actor secundario en cuestión, J.K. Simmons, ya ha ganado también un Globo de Oro. El próximo jueves se estrena en Montevideo Whiplash, película escrita y dirigida por Damien Chazelle, y corresponde saber algo más sobre esa película.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
J.K Simmons en el papel con el cual obtuvo un Globo de Oro: un implacable profesor.

Fue la gran ganadora del Festival de Sundance del año pasado (ganó los premios del jurado y del público), y tiene todos los aires de esa película "chica" y personal que la Academia nomina (aunque no necesariamente premia) para demostrar que le presta atención al cine más independiente. Su principal carta parece radicar en su elenco: al menos, lo primero que destacan casi todos los que la han visto, es la labor de Simmons en el papel de un duro profesor de música capaz de todo por extraer el talento de su joven alumno, un baterista de jazz decidido a alcanzar la perfección a toda costa.

Si no puede ver el video haga click aquí

"Ese nivel de exigencia es algo que sólo quieren los masoquistas", ha explicado Sim- mons. "Como actor, uno debe ser dirigido e incluso empujado a ir más allá, pero la manipulación y los abusos no deberían tener cabida, no ya en cualquier profesión, sino en la vida", agregó el actor.

Miles Teller, que ha actuado en Divergente, encarna a Andrew Neiman, un joven ambicioso que aspira a convertirse en el mejor baterista del mundo y dedica todos sus esfuerzos a lograr esa meta, dejando a un lado cualquier otra actividad. "El éxito de un proyecto se basa en la colaboración", sostiene el actor.

"No quiero a un director que me dé una palmadita en la espalda y me diga constantemente: hey, buen trabajo. Otras veces han estado demasiado encima y no he tenido libertad para tomar decisiones y probar cosas", añade. "Necesito a alguien que preste atención a lo que hago, me guíe y me inspire para poder mejorar".

Quienes han visto la película señalan empero que esa figura, encarnada por Simmons, cruza en la pantalla todos los límites, comportándose como un verdadero tirano y generando el debate de hasta dónde es suficientemente, y cómo logra alguien convertirse en un prodigio. Alguien ha observado que la conducta del profesor es el equivalente del sargento, encarnado por R. Lee Ermey, que entrenaba a los reclutas que iban a morir en Vietnam en la película Nacido para matar (1987) de Stanley Kubrick.

"Me alegro especialmente de que la película inspire un debate sobre este mundo que poca gente conoce. Sin duda, la exigencia máxima resulta productiva, pero yo elegiría tener una novia guapa y me olvidaría de toda esa presión", ha dicho Simmons, a quien mucho público recuerda sobre todo como el editor del periódico para el cual Peter Parker intenta trabajar como fotógrafo en la trilogía del Hombre Araña dirigida por Sam Raimi.

El director y libretista Chazelle ha reconocido que su película tiene algo de autobiográfico. También él fue un joven baterista en la orquesta de una escuela de jazz, y recuerda que el sentimiento que experimentaba con más frecuencia cuando iba a clase era el miedo. "Miedo a fallar en una nota, a perder el ritmo y, especialmente, miedo al profesor", evoca.

Con Whiplash, afirma Chazelle, quiso hacer una película musical que se asemejara a una obra de guerra o de gánsteres, donde los instrumentos reemplazaran a las armas y las palabras sonaran tan violentas como las pistolas.

"La gente que no ha estado en escuelas y no conoce ese mundo tan competitivo piensa que las cosas no pueden ser así", reconoce el realizador. "Miembros de varias escuelas me aseguran sin embargo que conocen casos peores que el que retratamos en la película. Es un aspecto de este mundo fascinante que muchos no conocen".

Para conseguir el realismo necesario para las escenas musicales, Chazelle se benefició de las habilidades de Teller, que sabía tocar la batería desde que era niño. Sin embargo, el actor dedicó cuatro horas al día durante tres semanas para perfeccionar sus aptitudes, lo que hizo que sangrara y le salieran ampollas, como ocurre en la película.

"El sudor es real. Las vendas y el dolor también. Tocaba hasta la extenuación. Se puede decir que la vida imita al arte en esta ocasión", asegura Teller. "Todo lo que ves en la pantalla es real", corrobora Chazelle.

Ambos admiten que el final es deliberadamente ambiguo: es el espectador quien debe decidir si el protagonista obtiene un real logro, o se trata de una pérdida de humanidad.

Simmons: Cara más notoria que su nombre

El nombre de J.K. Sim- mons no le suena demasia- do al público cinematográfico corriente, pero es esa clase de actor secundario ante quien todo el mundo dice "¡Ah, era éste!" cuando ve su foto. Quizás su mayor notoriedad provenga de la teleserie carcelaria Oz, de las veces que interpretó al doctor Emil Skoda en La ley y el orden: Unidad de Víctimas Especiales, o de haber encarnado al editor Jameson en las películas de Raimi sobre el Hombre Araña. También se lo ha visto en varias películas de los hermanos Coen (Quinteto de la muer- te, Quémese después de leerse) y en otros films como La joven vida de Juno, Amor sin escalas y Jobs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)