Se estrenó "El Conjuro 3", el nuevo capítulo de la saga más taquillera del terror actual

La nueva investigación de los Warren está para alquilar en NSNow de Nuevo Siglo; está basado en un caso real de una maldición satánica

El Conjuro 3
El Conjuro 3

De algunas cosas que uno aprende después de ver El conjuro 3 la más impactante es que los colchones de agua son peligrosos. Y aun más si esconden un demonio. Consejo: si es de lo que les gusta esa clase de superficie reviselo antes de tirarse a dormir la siesta.

La película, la nueva de la saga más exitosa del terror actual, llega hoy al streaming local -está para alquilar en NSNow de Nuevo Siglo- casi en simultáneo con su estreno en Estados Unidos. Y mucha gente la estaba esperando.

El conjuro 3 (la traducción completa de su nombre original sería “El conjuro. El diablo me lo hizo hacer”) es parte del “Universo Cinematográfico de El Conjuro” lo que le da la misma categoría planetaria que Marvel, por nombrar otra franquicia con aspiraciones universales.

El de El conjuro está armado por secuelas, precuelas y subproductos. Todo comenzó con El conjuro (que tiene escenas que se han instalado en las pesadillas de toda una generación) en 2013 y siguió con Annabelle (2014), que tiene una muñeca feísima; El conjuro 2 (2016), Annabelle 2: La creación (2017), La monja (2018), La maldición de La Llorona y Annabelle 3: Viene a casa (las dos de 2019), y ahora con esta tercera parte. Ya hay dos más en preparación incluyendo una segunda parte de La monja, como si eso fuera necesario.

El cuerpo central de la saga sigue las investigaciones paranormales (reales) de Ed y Lorraine Warren (que siempre son Patrick Wilson y Vera Formiga) y se ambienta en las décadas de 1970 y 1980. El resto de las películas se centran en los orígenes de algunos de los casos que investigaron los Warren. Aunque siempre se insiste en que están basados en hechos reales, las historias son de creer o reventar.

Le ha alcanzado para recaudar, en conjunto, más de 2.000 millones de dólares con una inversión mínima de 178 millones; son películas vistosas pero tirando a baratas. El conjuro 3 se convirtió en el título que más ha recaudado desde este amague de fin de la pandemia.

Todo el circo lo montó James Wan, que es como el actual maestro del género gracias a estas películas (de las que dirigió algunas) y sagas anteriores como El juego del miedo y La noche del demonio. Desde entonces hay quienes lo confunden (pero están equivocados) poco menos que con un autor y además ha dirigido productos como Rápidos y Furiosos 7 y Aquaman.

De El conjuro 3 Wan escribió la historia original y la produjo, pero dejó las responsabilidades directas a algunos subalternos que conocen bien lo que él precisa. Dirige Michael Chaves (La maldición de La Llorona), en el guion está David Leslie Johnson-McGoldrick (El conjuro 2) y la fotografía es de Michael Burgess, quien le ha dado ese interesante tono a todos los productos de la marca.

Lo que se cuenta pasó en verdad y se basa en el juicio por homicidio de Arne Cheyenne Johnson, en 1981 y en Connecticut. El argumento de la defensa fue posesión demoníaca, lo que le facilitó algunas cosas a la fiscalía, sí, pero reveló que algo raro había detrás del homicidio.

Es uno de los casos más famosos de los Warren, una pareja que se dedicó a esto y cuyas investigaciones, está claro, no tienen mucho respaldo desde la academia. Él era un demonólogo autodidacta y ella una clarividente y hay quienes los ven como unos genios y otros como un par de charlatanes. Wilson y Farmiga, si le da curiosidad, no se parecen de aspecto en nada a los reales.

El conjuro 3 comienza a todo trapo con el exorcismo a David Klatzel, un niño de ocho años. Allí están los Warren; un cura parecido al padre Merrin de El exorcista y la hermana del nene y su novio, Arne. Cuando la cosa se pone difícil, precisamente Arne le pide al demonio que deje a su cuñadito y lo posea a él.

Como solución fue efectiva pero complicó todo cuando el muchacho, recién poseído, mató a un hombre sin saber muy bien qué hizo y todo indica va derecho a la cámara de gas.

Arne había tenido unas visiones de las raras y los Warren se ponen a investigar lo que sea que pueda convencer al jurado. Encuentran un tótem satánico en el sótano, lo que nunca es una buena señal. La pesquisa los lleva a algún caso similar y no vamos a avanzar mucho más porque esta clase de películas tiene un público poco afecto a los spoilers. No es un simple caso de posesión, si el dato sirve, sino una maldición.

Lo que sigue estando es la seriedad con la que todos parecen tomarse el asunto que no deja pasar el humor aun en las situaciones más disparatadas. Está armada a base de episodios que saben cómo apretar donde más asusta, muchas veces gracias a una atmósfera muy lograda. La fórmula es repetida pero tiende a funcionar.

Los amantes de las películas de horror de ahora están familiarizados con el sistema, así que el resto puede ver a El conjuro 3 -que algunos seguidores de la franquicia dicen que no está al nivel de las otras- como fenómeno de marketing y, en algunos momentos, como buen cine de terror. Con eso debería bastar.

Y acuérdese que podrá parecerle cómodo, pero un colchón de agua esconde secretos que mejor no tentar. ¿Quién dijo que una película como esta no podía dejar una enseñanza?

Ficha
El Conjuro 3 * * * 
OrigenEstados Unidos, 2021
T{itulo originalThe Conjuring: The Devil Made Me Do It.
¿Dónde verla?Para alquilar en NSNow de Nuevo Siglo

 Productores: James Wan, Peter Safran. Director: Michael Chaves. Guion: David Leslie Johnson-McGoldrick. Fotografía: Michael Burgess. Música: Joseph Bishera.
Con: Patrick Wilson, Vera Farmiga, Ruairi O’Connor, Sarah Catherine Hook, Jiulian Hilliard, John Noble, Eugenie Bondurant. Duración: 111 minutos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados