CINE

Una estrella con película que no vio la Academia

La verdad oculta, con Will Smith, se estrena el próximo 18 de febrero en Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una película sobre los riesgos de la alta competencia. Foto: Difusión

Será miércoles, estaba en Madrid. Porque el jueves le tocaba Londres y pasado... Will Smith (Filadelfia, 1968) irá donde le lleve la promoción de La verdad oculta, la película que podía haberle llevado a la ceremonia de los Oscar por tercera vez, y que se estrena en Uruguay este 18 de febrero.

Si no puede ver el video haga click aquí

"Hollywood es mi familia y para mí la familia es lo más importante que hay. Pero tenemos un problema", contaba. Y no por la ausencia de su candidatura, sino porque ningún actor negro —afroamericano o británico— estará presente, por segundo año consecutivo, entre los veinte intérpretes candidatos a los premios de la Academia de Hollywood el próximo 28 de febrero. Y en esta edición podían haber estado, por ejemplo, Smith, Idris Elba o Samuel L. Jackson. Su esposa, la también actriz Jada Pinkett Smith, fue una de las primeras en avivar la tormenta.

A Smith le preocupan los cambios que deberían hacerse para acabar con la mala relación entre la Academia y las minorías étnicas. "No voy contra ellos, aunque tenemos un problema, y hay que resolverlo internamente. No me siento dolido, no en lo personal, ni porque piense que me han quitado algo que me merecía. Para mí va mucho más allá. No podemos dejar que esta diversidad y esta belleza de lo diferente que cobija América, su riqueza, se nos escape, y Hollywood tiene la responsabilidad de reflejarlo y de ser líder en la creación de contenidos diversos. Porque la diversidad es nuestra herramienta y nuestro poder".

En ese sentido, apuntó que la "mejor versión de Estados Unidos se observa cuando todas las ideas, la innovación y las culturas de todos los pueblos se unen en esa misma sociedad y en ese mismo proyecto".

Jada Pinkett Smith ha sido una de las primeras actrices que levantó su voz contra la Academia, que anunció una serie de cambios para revitalizar su sangre y dar cabida a voces distintas. En la Academia de Hollywood votan 6.000 miembros: el 94% de ellos son blancos y a su vez de esa cantidad el 77% son hombres, con una edad media de 62 años. Para Smith, este problema forma parte de algo más profundo, y probablemente relacionado con el trasfondo de su película. "Para mí es muy importante trasladar esto a mis hijos: tienes que ser auténtico, sobre todo contigo mismo. Normalmente el mundo no va a querer que lo seas, y a veces te castigará por ser quien eres. Lo recalco mucho en casa, le digo a mi familia que no tienen que pedir disculpas y que se sientan cómodos con ellos mismos, pero que sepan también que tienen que estar dispuestos a cargar con las consecuencias".

"Aplaudo la rápida respuesta de la Academia y sus propuestas, pero es un proceso que no puede darse por cerrado, porque día a día la vida cambia. Hablo de un mundo, el del cine, que debería asentar sus decisiones en el aspecto creativo, así que no creo en un sistema de cuotas, sino en una apertura colectiva y en querer compartir y saber del otro. Las cifras y los números no son tan relevantes como la apertura de caminos para todos los creadores".

Un cine de denuncia con fondo deportivo

La verdad oculta, que se estrena este jueves, es la historia de cómo Benneth Omalu, un patólogo forense nigeriano de Pittsburgh puso en jaque a la Liga de Fútbol Americano al descubrir que los golpes reiterados que reciben los jugadores en sus cabezas provocaban daños cerebrales en uno de cada cuatro jugadores, que acababan dementes o se suicidaban.

Tras un acuerdo extrajudicial, la Liga reconoció la relación entre contusión o demencia, empezó a realizar cambios en el juego, pero prohibió que se desvelara cuándo habían sabido de esa relación causa-efecto. La película, basado en un artículo publicado por la revista GQ está escrita y dirigida por Peter Landesman.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)