MIRTHA LEGRAND

Estrella de antes que festeja y da batalla contra el tiempo

La diva argentina cumple hoy 90 años y los celebra sin reservas y en plena actividad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mirtha Legrand. Foto: Difusión

Dice que está para entrar en el Guinness y tiene razón: nadie en el mundo ha aguantado 48 años al frente de un mismo programa de televisión, salvo ella. Dice que da suerte y debe ser así, de lo contrario sentarse en su mesa no sería prioridad para famosos. Dice que le da curiosidad lo que sienten las personas cuando están cansadas, porque de cansancio no sabe. Y no lo dice —no públicamente—, pero debe tener claro que es lo más cercano a la realeza porteña.

La señora Mirtha Legrand dice ahora, y esa es la gran novedad, su edad. Aunque de su boca no salió la cifra real se atrevió a admitir que llegó a un número redondo que no le hace gracia: hoy cumple 90 años, un aniversario que sólo potencia su estatus de diva.

Atrás quedaron los años de especulaciones; las palabras de su hermano, el director de cine José Martínez Suárez, que levantaban sospechas; las fotos de su documento de identidad. La Chiqui se deshizo de la pregunta más incómoda y con humor admitió que lleva nueve décadas de vida bien vivida sobre unos tacos altos.

"Deseo continuar con tan buena salud, lúcida y rodeada de mis seres queridos. (...) Y, desde ya, deseo seguir contando con el apoyo del público, algo que no deja de sorprenderme después de tantos años", le dijo a La Nación en una entrevista publicada ayer, a modo de deseo de cumpleaños. Un cumpleaños, quizás el más especial por la trascendencia mediática que tuvo —fue tapa de la revista Noticias 20 años después de la última vez, y también de ¡Hola! Argentina que sale el domingo con El País—, y que celebrará hoy con su familia, incluyendo a su hermana gemela Goldie, y sus amigos en la casa de su hija Marcela Tinayre.

¿Cómo llega a estos 90 años la Legrand? Espléndida como siempre, como una referencia del mundo del espectáculo rioplatense y en plena actividad (ver recuadro).

Llega no sólo con su programa de almuerzos sino también con uno de cenas, con presencia en las redes sociales, fascinada por Whatsapp (le contó a Noticias que chatea hasta tarde con Susana Giménez), con la misma vida social de siempre. Va al teatro, sale con amigos, frecuenta restaurantes y los domingos recibe a sus más cercanos para tomar el té en su casa.

Llega, además, siendo una pieza clave en la política más mediática aunque no se sienta periodista. Es la que, en una elegante mesa y con platillos de comida por delante, sabe cómo presionar a un gobernador mezclando opiniones propias con las de su público. Es la que le dijo sin tapujos a Daniel Scioli, entonces candidato presidencial de la vecina orilla, que si su compañero de fórmula Carlos Zannini quedaba al mando, ella se venía a Uruguay. Y también sabe criticar a Mauricio Macri, aunque le duela más.

Con su postura antikirchnerista, esta diva de la televisión que es, según un estudio de la consultora de mercados Oh! Panel, la comunicadora en la que más confían los espectadores (con el 43 % del respaldo), jugó desde la cabecera de su ostentosa mesa televisiva un papel clave en las últimas elecciones. "Hubo cosas que no me gustaban, es difícil especificar qué", le dijo a Noticias sobre el vínculo que tuvieron los Kirchner con ella. "Autoritarismo, todo un entorno. Una cosa que no quería para mi país, entonces empecé a apuntar los cañones".

Eso dice la Legrand, actriz retirada, viuda eterna que se atreve a hablar cada vez más de la soledad, una indirecta figura política, una mujer que ha sido parte de la familia de varias generaciones. Qué notables 90 años.

Una mesa protagonista de los fines de semana.

Mirtha Legrand terminó hace pocos días su temporada televisiva desde Mar del Plata, y se prepara para empezar una nueva desde los estudios de El Trece. Una vez más, la Chiqui encabezará sus almuerzos pero también las cenas de los sábados a la noche, y todo eso se verá como de costumbre por La Tele en la televisión abierta uruguaya. Una vez más, las figuras se sentarán a su mesa.

LA CHIQUI Y SU VÍNCULO CON URUGUAY, ENTRE LA PLAYA Y UN VIEJO AFICHE DE CERVEZA.

Una turista frecuente pero una actriz distante.

Desde que su marido compró un terreno en José Ignacio para construir la propiedad bautizada como "Casablanca", Mirtha Legrand ha quedado vinculada a la costa esteña uruguaya aunque ya no se la ve por allí, donde sí se suele aparecer su familia.

Fue en 1994, veraneando con su marido en las arenas uruguayas, que un paparazzi la fotografió tomando sol en bikini, una imagen bastante atípica de la famosa conductora.

El vínculo de Legrand con Uruguay ha sido más que nada turístico, y de hecho su faceta como actriz de teatro ha estado bastante alejada de las tablas uruguayas. Se recuerda más que nada el afiche promocional que protagonizó para la cerveza Doble Uruguaya hace décadas, afiche que se puede ver en el museo de las Fábricas Nacionales de Cerveza y que también circula por internet.

Al margen de eso, Legrand ha manifestado siempre un trato cariñoso para con su público uruguayo y, de hecho, amenazó con instalarse en Uruguay en plena campaña electoral argentina. Con Daniel Scioli y su entonces esposa Karina Rabolini en su mesa, la Chiqui le aseguró al candidato que si su compañero de fórmula Carlos Zannini quedaba al mando del gobierno, ella se mudaría hacia acá. "Somos hermanos de sangre; hermanos de verdad", le dijo a Ruben Rada en el programa Décadas, hablando de la relación entre argentinos y uruguayos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados