COMEDIA AMERICANA

Ese terrible miedo a hacerse adulto puede ser gracioso

Mike y Dave: Los buscanovias o cómo hacer reír con la crisis de la madurez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mike y Dave: Los busca novias. Foto: Difusión

Que el estreno de hoy de Mike y Dave: Los Buscanovias, sirva para algo provechoso: entender en qué anda la comedia estadounidense por estos días. La película no sólo no está nada mal sino que es divertida, grosera y ocurrente en las justas medidas para el tipo de público al que atiende. Y encima se refiere a algunos temas compartidos con sus camaradas de género con los que tiene una preocupación en común: el paso del tiempo.

Así, en los últimos 40 años, la comedia estadounidense ha estado reflejando la crisis de la madurez masculina. Digamos que desde los tiempos de aquellas Vacaciones de Harold Ramis hasta la reciente Buenos vecinos de Nicholas Stoller, por nombrar dos hitos y dos extremos de una línea de tiempo que se inicia, entonces, a fines de la década de 1970.

Una cronología incluye directores y guionistas como Judd Apatow, Paul Feig, Stoller, y estrellas como Will Ferrel, Ben Stiller, Steve Carell, Vince Vaughn, Owen Wilson, Jonah Hill, Seth Rogen, Danny McBride, Tin Fey, Amy Schuster. A esa lista parcial habría que incluirle comediantes actuales como Zac Efron, Aubrey Plaza, Anna Kendrick y Adam Devine, los cuatro protagonistas de Mike y Dave: Los Buscanovias.

Las películas de Apatow marcan el estándar: son comedias muchas veces groseras pero conservadoras. Sus personajes son onanistas, porreros o sencillamente célibes, pero siempre como una transición que va a terminar en la aceptación de las reglas de la sociedad. La madurez como la temida recta final de la vida está en el centro de productos como Ligeramente embarazada, Supercool o Damas en guerra. La vida les da una segunda oportunidad a una manga de inconformistas tontos. Es una redención que lleva, indefectiblemente, a la domesticación.

Dos escenas resultan reveladoras de las intenciones de Apatow. La celebración del celibato del final de Virgen a los 40 como camino a una sexualidad plena, y el cierre de Supercool, una película llena de gags misóginos que sigue a un grupo de adolescentes exaltados por su curiosidad sexuales. Han intentado mostrar su hombría de las maneras más improbables posibles, y cuando el mundo parece ordenarse, una mirada final entre los amigos tiene el desdén de la despedida. Una vez que se entrometen las mujeres, se entra en otra etapa.

Buenos vecinos, principalmente la primera entrega, habla sobre esa nueva etapa. Se trata, en definitiva, de la ambivalencia que representa asentarse (Seth Rogen y Rose Byrne son una pareja con un hijo recién nacido que tienen de vecinos a una ruidosa fraternidad) o mantenerse firme con rebeldías juveniles que, en el fondo, son solo clisés inventados. Al principio intentan camuflarse, pero la pose les resulta patética y tienen razón. Al final deciden la opción "madura": ponerse belicista hacia los vecinos jóvenes por jóvenes y revoltosos.

Nunca fue fácil crecer pero esta generación lo está sufriendo como loco, dice la actual comedia estadounidense que dejó las incomodidades individuales (Jerry Lewis, Eddie Murphy, por ejemplo) para atender las incomodidades sociales de una serie de adolescentes tardíos.

Los aguafiestas.

La nueva generación de comediantes también quiere hablar de eso.

El director Jake Szymanski y los guionistas Andrew Jay Cohen y Brendan OBrien (que guionaron Buenos vecinos y la divertida serie American Storage) consiguen en Mike y Dave: Los Buscanovias extender la fórmula y lo hacen con eficacia y grosera gracia. Este no es un plato para cualquiera, está claro: es una comedia adolescente con dos personajes francamente insoportables con varios chistes "verdes".

Son los Mike (Devine) y Dave (Efron) del título, un par de hermanos que se niegan a madurar y que tienen la maldita costumbre de arruinar las fiestas ajenas. Es por eso que la familia los conmina a llevar un par de muchachas serias a la boda de su hermana. Demostrando una impensada inteligencia social, convocan candidatas a través de las redes sociales y consiguen dos penales importantes (Plaza y Kendrick) que quieren aprovechar el viaje a Hawai y pasarla de fiesta. No son el tipo de muchachas que andaba pidiendo la familia.

La película presenta el panorama del amor en estos tiempos. Es así que abundan las redes sociales, por ejemplo, como la única manera de relacionarnos. Hay un par de chistes que están buenísimos y que también polemizan el rol de las mujeres en la comedia actual.

Y encima cita como referencia a Los rompebodas, la quintaesencia de la comedia tonta pero buena, que le pega a las instituciones de la madurez, sin saber que ese monstruo grande y que pisa fuerte, tarde o temprano nos alcanza a todos.

La cantera inagotable de la tele.

Como todos los grandes comediantes surgidos de Saturday Night Live, el gran programa de humor estadounidense, los protagonistas de Mike y Dave: los buscanovias salieron de la televisión. El más conocido es Zac Efron que viene de la cantera Disney y es un galán adolescente desde hace más de 10 años. Adam Devine estuvo en Modern Family, y Aubrey Plaza en Parks and recreation. Anna Kendricks, que estuvo la saga Crepúsculo, es la única sin origen televisivo.

Mike y Dave: los busca novias [****]

Estados Unidos, 2016. Título original: Mike & Dave Need Wedding Dates. Director: Jake Szymanski. Guión: Andrew Jay Cohen y Brendan O’Brien. Música: Jeff Cardoni. Fotografía: Matthew Clark. Con: Zac Efron, Adam Devine, Aubrey Plaza y Anna Kendrick. Duración: 100 minutos. Estreno: jueves 11 de agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados