ESTRENO

Emma Stone habla de "Cruella": "Vieron algo maligno y terrible en mí, y lo agradezco"

La protagonista de la nueva película de Disney, estrenada en Disney+ y en algunos cines del mundo, habla de su trabajo y de Glenn Close

Imagen de la película "Cruella". Foto: Difusión
Imagen de la película "Cruella". Foto: Difusión

Disney nunca barajó otra opción que la de contar con Emma Stone para encarnar a la villana más extravagante y carismática de su catálogo, Cruella de Vil, en la película que repasa la vida del personaje y que se estrenó el viernes en Disney+.

“Sinceramente no lo sé, no tengo ni idea, pero obviamente vieron algo maligno y terrible en mí. Y lo agradezco”, asegura la actriz durante una videollamada con Efe al ser interrogada sobre los motivos por los que el estudio la situó como única elección posible para esta historia.

Después del éxito de Maléfica, Disney quería seguir explorando los orígenes de sus antagonistas y pensó que, al igual que Warner Bros hizo con Guasón, el personaje de Cruella de Vil disfrutaba de la misma capacidad de generar empatía y rechazo como para rodar un largo que analizara su origen.

El resultado es Cruella, que llegó a algunos cines del mundo y a la plataforma de streaming, con un acceso premium a pagar aparte de la suscripción. Se trata de una película que repasa la vida de la villana desde que era una niña, mucho antes de que un abrigo de dálmatas se convirtiera en su obsesión.

Stone se ha unido así a la lista de estrellas que en los últimos años han protagonizado filmes que cuentan la versión del malo de la historia: Joaquín Phoenix en Guasón, Angelina Jolie en Maléfica (que tiene dos entregas), Margot Robbie en Aves de presa o Tom Hardy en Venom.

“Siempre nos ha interesado conocer qué es lo que lleva a una persona a vivir en su lado más oscuro”, analiza Stone. “A habitar en esas partes que uno oculta o que llega a pensar pero que resultan demasiado crueles o socialmente inaceptables”.

La actriz de La La Land compara la atracción que generan los antagonistas con el cine de terror. “Son una catarsis para el público”, afirma.

Pero mucho antes de que Cruella de Vil despertara toda esa fascinación, el personaje vivió otra vida en la que se hacía llamar Estella y acumuló un puñado de traumas que moldearon al personaje conocido por todos. Ahí es donde Craig Gillespie, el director de Yo, Tonya (2017), lleva la trama.

Ambientada en el Londres de los años 1970, la película arranca cuando Estella queda huérfana y debe ganarse la vida en las calles de la capital británica. Como suele ser habitual, la futura villana se encontrará con una figura que impulsa su salto hacia el lado oscuro de la vida, la baronesa Von Hellman, una destacada diseñadora encarnada por Emma Thompson.

“Cruella es un personaje al que no le importa gustar a nadie, es todo lo contrario a lo que soy yo, que parece que estoy siempre diciendo: ‘por favor, por favor’ buscando la aprobación”, destaca Stone con sinceridad.

Imagen de la película "Cruella". Foto: Difusión
Imagen de la película "Cruella". Foto: Difusión

La actriz aceptó el papel a pesar de que Glenn Close había dejado el listón muy alto en las dos películas sobre los 101 dálmatas que Disney grabó con un reparto de carne y hueso. “Ella es genial y la mejor Cruella del cine”, asegura con humildad. Ambas son productoras ejecutivas del estreno.

Pero Stone descubrió que la novela de Dodie Smith, Los 101 Dálmatas, que introdujo al personaje por primera vez en 1956 daba aún más detalles sobre la protagonista. “No lo leí antes. En el libro es mala pero de verdad. Pone pimienta en todas sus comidas y tiene frío incluso sentada al lado de una hoguera. Me dio muchos detalles para aportar al personaje”, relata.

Casi 65 años después de esa novela, Cruella y su extravagancia vuelven a estar de moda. Su llegada a la cartelera de cines en Estados Unidos fue sólida, reportó Variety, más allá del contexto que aún sigue siendo hostil a causa de la pandemia. Solo el jueves, en sus primeras proyecciones, había cosechado alrededor de un millón y medio de dólares. Le fue mucho mejor a la película de terror Un lugar en silencio 2 (4,8 millones), pero igual fue un primer paso auspicioso en este camino singular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados