A los 85 falleció el actor de cine y TV Robert Loggia

Los duros de la pantalla también mueren

Robert Loggia era de esa estirpe de actores que, aunque versátiles, quedaban mejor haciendo de tipos recios, gente de voz cascada no solo por el paso de los años, sino sobre todo por experiencias violentas, incómodas o desagradables. De ahí que nunca fuese una superestrella, lugar reservado para la belleza y la pulcritud. Casi siempre anduvo en los segundos planos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Robert Loggia.

Por eso, también, tenía que trabajar más. Si un galán o héroe de acción pueden elegir cuántas películas o series de televisión pueden o quieren hacer, Loggia no tenía ese privilegio.

En el sitio Internet Movie Database, se puede constatar que tiene 229 entradas como actor. Arrancó en televisión e hizo una serie tras otra hasta, más o menos, la década de 1980, cuando empezó en serio en el cine, aunque siguió haciendo series paralalemente. Lo dicho: tenía que trabajar. Pero algunos papeles secundarios -Quisiera ser grande, El honor de los Prizzi, Scarface, Halcón, todas de los 80- lo acercaron al estrellato, aunque sea un poco. En 1986 compitió por un Oscar a Mejor Actor Secundario por Al filo de la sospecha, estrenada en 1985 y con Glenn Close y Jeff Bridges en los papeles principales. Perdió contra Don Ameche.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados