CINE

El drama de los lugares comunes

Belleza oculta [**] Estados Unidos, 2016. Título original: Collateral Beauty. Director: David Frankel. Guión: Allan Loeb. Música: Theorore Shapiro. Edición: Andrey Marcus. Fotografía: Maryse Alberti. Con: Will Smith, Edward Norton, Kate Winslet, Helen Mirren, Keira Knightley. Duración: 107 minutos. Estreno: 12 de enero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estrella: Will Smith al frente de un drama con moraleja. Foto: Difusión

Will Smith siempre se lo asocia a la acción de ciencia ficción (Día de la independencia), la comedia de acción (Hombres de negro), y la acción pura y dura (la saga de Dos policías rebeldes). Pero también sabe ser un actor dramático que va desde lo biográfico (Muhammad Ali) a lo inspiracional (En busca de la felicidad); por esas dos películas estuvo nominado al Oscar.

Belleza oculta bien podría ser una versión libre y moderna de Cuento de Navidad de Charles Dickens. Smith —en plan deterioro físico y emocional con ojeras y barba incipiente— interpreta a Howard un publicista deprimido quien no logra superar la pérdida de su hija.

Son sus tres colegas Whit (Edward Norton), Claire (Kate Winslet) y Simon (Michael Peña) quienes intentarán hacer que vuelva a ser el creativo que solía ser. Gracias a una detective, encuentran cartas que este hombre escribió a tres entidades: amor, tiempo y muerte. Con esta información contratan a tres actores (Helen Mirren, Keira Knightley y Jacob Latimore) para que sean como los fantasmas que acosan a Ebenezer Scrooge en la historia de Dickens.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Se dice que para superar un trauma, lo primero que hay que hacer es asumirlo, y en esos momentos previos al reconocimiento del problema es cuando el espectador conoce a Howard, un hombre quebrado que se dedica a crear estructuras con fichas de dominó y después destruirlas, una metáfora algo simple sobre su estado actual.

Una vez más el director David Frankel hace una película con muchos protagonistas: hay siete actores rodeando a Smith. Un desperdicio de nombres conocidos con personajes reducidos a elementos secundarios sin mucha exploración ni trascendencia para la trama.

Alejado de las comedias que hicieron más o menos conocido a Frankel como (El diablo viste a la moda y Marley y yo) Belleza oculta es una película triste por su historia por ser un despropósito de buenos actores poco aprovechados que no se lucen, haciendo que todo se vea reducido a una continuación de situaciones simples y poco originales.

Además, el mensaje de la película, que termina reducido a aceptar lo que nos toca vivir, no es más que otro lugar común. Como todo este asunto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados