Crítica

"Dogman", una historia de violencia entre perros y hombres en un mundo hostil 

Se estrenó la nueva película del italiano Matteo Garrone, el director de "Gomorra", la crónica de un peluquero canino en un drama humanos y criminal 

Dogman
Marcello Fonte como un peluquero de perros que no encaja del todo en el mundo

Basada en una historia real, Dogman repite la mezcla de neorrealismo y película de gangsters que el director Matteo Garrone mostró en la excelente Gomorra. Sin embargo, lo que allí era un universo acá se limita a una historia mínima: una mezcla de Carlos Sorín con Francesco Rosi, el maestro italiano con quien se vincula estilísticamente y temáticamente a Garrone.

Si en su adaptación de la novela de Roberto Saviano presentaba una Nápoles tomada por un desorganizado crimen organizado, en Dogman parece querer mostrar las consecuencias individuales de esa violencia criminal.

Es la historia de Marcello (Marcello Fonte), un peluquero de perros, alfeñique, silencioso y tristón, que en un paisaje de suburbio romano semiderruído parece llevar una vida apacible que incluye a una hija a la que adora. Pero principalmente tolera, con una sumisión cercana al masoquismo, la amistad prepotente y desconsiderada y violentísima de Simone (Edoardo Pesce), el delincuente del barrio a quien Marcello, además, le vende cocaína.

Son un dúo bastante desparejo: un pitbull y un poodle en una parcería de buddy movie siniestra. No es gracioso y la relación está marcada por el dominio y la sumisión. Los cuerpos de Fonte y Pesce, ambos notables en sus papeles, aportan esa diferencia amenazante.

Garrone sigue sabiendo cómo llenar el ojo, con esos planos generales que revelan una soledad pertinaz, y una cámara que entiende la desolación de sus personajes acorde al paisaje de demolida utopía urbana en el que transcurre la acción. Con eso va a construyendo una bomba de tiempo que, era de suponer, termina en una violencia que algunos pueden considerar cruda. Es el momento en que el paisaje se apodera de Marcello, ese duende inocente en un mundo hostil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados