Streaming

El documental sobre Osho que hay que ver lo antes posible

"Wild Wild Country" muestra un choque de culturas con sucesos simplemente increíbles

Imagen promocional de "Wild Wild Country"
Tráiler de "Wild Wild Country"

Los ojos de Bhagwan Shree Rajneesh son grandes y profundos. “Como una piscina”, llegó a describir uno de los seguidores del líder espiritual indio. Rara vez se lo escuchó hablar en público a Bhagwan en su adultez. Sí se lo veía sonriendo debajo de una tupida barba canosa mientras ponía sus manos formando el gesto de namasté, una expresión de saludo originaria en India y de uso mundial.

Bhagwan Shree Rajneesh, más conocido por estos lares como Osho, es una de las figuras claves del imperdible documental Wild Wild Country, estrenado en Netflix el 16 de marzo y disponible en la plataforma.

El gurú hindú se fue de la India y compró en 1981 el rancho Big Muddy, ubicado en el condado de Wasco, Oregon. Con 25.000 hectáreas, el pedazo de tierra era enorme. Junto a sus miles de seguidores, el gurú y sus aliados tenían planes de construir allí una ciudad desde sus cimientos. Se llamaría Rajneeshpuram y se convertiría en el centro del movimiento religioso, que crecía a pasos agigantados.

Tal como se muestra en Wild Wild Country, Rajneeshpuram se construyó. La ciudad fue diseñada para albergar a más de 7.000 personas. La población, integrada por personas de todo el mundo vestidas en diferentes tonos de rojo y anaranjado, era motivada a cultivar su propia comida y construir sus propias casa. Tenían su propio departamento de bomberos y policía, un sistema bancario y restaurantes, boliches y hasta una pista de aterrizaje privada.

Ese intento de Bhagwan y sus seguidores por establecer una utopía moderna, sin embargo, tomó un rumbo más que siniestro.

El país salvaje al que se refiere el título del documental no es uno solo, sino varios. Con la llegada de los habitantes de Rajneeshpuram, los ciudadanos del pueblo anexo de Antelope -que por entonces solo tenía 40 personas- y el condado Wasco vieron su vida, una estadounidense y conservadora, amenazada. Así se entabló una serie de conflictos políticos y armados entre dos “naciones” que fueron, sencillamente, increíbles. Caos electorales, una guerra biológica, intentos de asesinato y deportaciones son solo algunos de los sucesos narrados en Wild Wild Country.

Chapman Way y Maclain Way, los directores del documental, lograron una pieza audiovisual de una realización excelente, con un trabajo de investigación notorio, un uso de archivo estupendo y una edición y musicalización cautivante. Sobre todo, los directores lograron las ganas de evitar todo texto histórico que narre el desenlace de ese extraño capítulo en la historia reciente de Estados Unidos. Es mejor conocerlo a través de una narración como la de Wild Wild Country.

Los responsables del documental parecen conocer muy bien la plataforma en la que se puede ver. Al formar parte de Netflix el documental, que está dividido en seis capítulos, maneja más que bien el relato que tiene entre sus manos, porque cada capítulo deja el paso inmediato al que viene después. Además, Wild Wild Country está repleto de figuras interesantes.

Allí se destaca la presencia de Ma Anand Sheela, secretaria personal de Osho y una de las caras más visibles del enfrentamiento entre los habitantes de Rajneeshpuram y sus contrincantes a lo largo de Oregon y el gobierno de Estados Unidos. Sheela, cuya presencia es fundamental para entender lo sucedido, está dispuesta a reconstruir sin tapujos una historia

que la ubica como una de las principales antagonistas de la historia. Entre los productores ejecutivos de Wild Wild Country figuran los hermanos Jay y Mark Duplass. Son dos exitosos cineastas independientes que han conquistado el corazón de sus compañías como HBO y Netflix con sus historias mínimas sobre personas disfuncionales. Su presencia en la pieza es fundamental para que el documental no se construya solo como una investigación hacia los cultos, sino como una experiencia humana que tomó cada rumbo desafortunado posible.

"Wild Wild Country" muestra un choque entre dos poblaciones con culturas e ideales diferentes, algo muy presente hoy en Estados Unidos y el resto del mundo. Es una realidad que supera a otras ficciones de la plataforma: no hay que perdérsela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)