TELEVISIÓN

Un director famoso cuenta la historia de un genio moderno

Con Ron Howard, director y productor de Genius que se estrena mañana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Howard: luego de 4 décadas dirigiendo películas, realiza si primer serie de televisión. Foto: Difusión

Ron Howard es un clase A en Hollywood. Estuvo nominado cuatro veces al Oscar, un premio que ganó en 2002 como Mejor director y productor por Una mente brillante, aquella de Russell Crowe como un genio de las matemáticas.

Mañana a las 23:00 se estrena en National Geographic su primera serie como director, Genius, sobre la vida del físico Albert Einstein.

La carrera de Howard abarca casi cinco décadas e incluye grandes éxitos como Splash (1984), Un horizonte lejano (1992), Apolo 13 (1995), toda la saga cinematográfica de El Código Da Vinci, El luchador (2005), Frost/Nixon la entrevista del escándalo (2008), Rush: pasión y gloria (2013) y En el corazón del mar (2015). Al igual que muchos directores clásicos de Hollywood, Howard se ha paseado por distintos géneros. Como director tiene un ojo comercial pero cierto pulso personal (y un buen olfato para la taquilla) que lo han elevado por encima de la media.

Howard logró dar dos pasos difíciles e importantes en la industria del entretenimiento: superar la transición de niño actor a adulto, y de actor a director. Siempre lo consiguió con éxito.

Hijo de la actriz Jean Speegle y del actor, escritor y guionista Rance Howard, se crió en los estudios de cine. Con cuatro años actuó en Rojo atardecer (Anatole Litvak, 1959) junto a Deborah Kerr y Yul Brynner. Ya era famoso en la década de 1960 con El Show de Andy Griffith, y luego de participar en series como M.A.S.H. y Bonanza, alcanzaría la cima con la serie Happy Days. Antes de cumplir los 20 años, George Lucas le ofreció el papel de Steve en American Grafitti.

Su carrera como director se inició en 1977 con comedias ligeras. Aunque un mojón en su carrera fue Apolo 13, la película que lo consagró como un director comercial maduro y donde, dice, aprendió a contar una historia dramática.

El año pasado culminó la saga del profesor de semiología Robert Langdon con Inferno (tras dirigir El código Da Vinci y Ángeles y Demonios, todas con Tom Hanks), y también dirigió el documental Beatles: Eight Days a Week, sobre esos cuatro años que cambiaron el mundo de la música.

Ahora en televisión.

Para su primera serie, Howard no eligió hacer la típica biografía de Albert Einstein (que será interpretado en su etapa adulta por Geoffrey Rush), sino una en la que conviven distintos momentos de la vida del físico más conocido de nuestros tiempos.

La serie de 10 capítulos de una hora que National Geographic estrena mañana, muestra al ser humano detrás del icono del "profesor loco" que está en la memoria colectiva.

El País charló con Howard, quien dijo que la serie le permitió "pensar a Albert Einstein como un icono global".

—¿Qué lo hizo decidirse a dirigir su primera serie de ficción?

—Como fanático, encuentro que la televisión es cada vez más un espacio interesante para trabajar. Además, siempre me pareció fascinante la figura de Albert Einstein. Había leído guiones sobre él, pero que no capturaban el espíritu y los detalles de su vida. Y esta fue una manera de poder hacerlo. Quedé tan entusiasmado con el proyecto que no quise ser solo el productor y por eso también dirigí el primer episodio. Un desafío cinematográfico que creí interesante y que me divertiría hacer, y estaba en lo cierto.

—Es su debut en la televisión, ¿qué diferencias hay entre hacer una serie y una película?

—En este caso, la mayor diferencia es la posibilidad de enfocarse en los detalles sobre la vida de Einstein. Tenemos una ventaja, National Geographic permite centrarse en una gran narración visual, lo que es muy cinematográfico y eleva el estándar. No encuentro grandes diferencias entre este proyecto para televisión y una película en términos de lo que quería mostrar y se grabó. En Genius pudimos contar muchos detalles de la impresionante, complicada, entretenida y dramática vida de Einstein.

Genius fue planteada como una serie antológica, ¿por qué comenzar por alguien como Albert Einstein?

—Antes de hacer la serie pensamos en toda una cantidad de genios, debería haber una medición para eso. En nuestra vida moderna, Albert Einstein es incuestionablemente el más importante genio de este tiempo. Y hay ciertos aspectos de la iconografía que necesitan ser explicados, como ¿qué significa E=mc2?, es parte de esa iconografía, como su imagen, su cabello salvaje, su imagen cómica, son todas las cosas que necesitábamos mostrar.

—La serie se basa en la novela de Walter Isaacson, escritor de la biografía de otro genio moderno, Steve Jobs. ¿Sobre quién será la próxima temporada?

—Nos ayudó mucho el libro de Walter Isaacson, que fue nuestro punto de partida, aunque preferimos concentramos más en el personaje que en el libro. Para la próxima temporada estamos buscando y discutiendo quién será el próximo genio. Estamos determinados en que sea alguien fascinante con una vida dramática que sorprenda a la audiencia, pero también estamos seguros de que será una elección inesperada. Estamos hablando con el equipo de National Geographic para determinar quién será, aunque todavía no tenemos permitido anunciar nada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)